Baldosas autoadhesivas

Frente a la problemática de la colocación que anteriormente se ha descrito, en el revestimiento de un suelo que está en buenas condiciones de admitir el adhesivo incorporado en este tipo de moquetas, la operación resultará casi como un juego de niños.
Ya hemos dicho que esta clase de moquetas autoadhesivas suelen venderse en forma de baldosas (de 40 x 40 cm, de 50 x 50 cm; pero también en forma rectangular, de 40 x 60 cm o de 40 x 80 cm).
Además de poder utilizar baldosas de color unilorme cabe jugar con dos o más tonos para realizar escaques o bien un centro monocolor enmarcado dentro de una zona de otro color. Esta solución puede llegar a ser eficaz para conseguir una «rectificación» óptica de habitaciones irregulares, disminuir sus proporciones, etc.
Por regla general, en el mismo papel protector del adhesivo está indicado el sentido del pelo. Es importante atender a esta indicación, incluso en moquetas del tipo agujeteado que a primera vista parece que carecen de dirección del pelo por tener una apariencia afiebrada y carente de velludo.

Deja un comentario

Tu comentario