Elección de una buena moqueta

Elección de una moqueta
Dejando aparte el gusto y las predilecciones personales por tal o cual color o textura, las exigencias decorativas con respecto al resto del lugar en donde debe incorporarse la moqueta, lo más importante es prestar atención al uso y al desgaste a que deberá ser sometida en función de las actividades y de la mayor o menor intensidad de las mismas que se producirán en el lugar en donde se coloquen.
No es lo mismo lo que tendrá que aguantar una moqueta en un cuarto de niños que en una habitación solamente ocupada en ocasiones. Como tampoco será lo mismo en un pasillo o escalera o en un dormitorio.
Es a partir de ese principio que una comisión internacional de expertos estableció una gradación de aquellos lugares en los que se pueden colocar moquetas y consecuentemente determinar una clasificación de las mismas en función de una respuesta adecuada a las exigencias de cada uno de aquellos lugares.
Esta última clasificación está asumida por un label de garantía consistente en una T, acompañada de un subsigno: una primera serie numeral del 1 al 5 y otra con dos letras, la L (símbolo de lujo o de alta calidad) y la D (símbolo de decoración o de materiales no sometidos a criterios de utilización).

Deja un comentario

Tu comentario