Presentación y preparación de la moqueta

Gracias a las moquetas de gran anchura que actualmente se fabrican, será muy posible que una habitación de proporciones corrientes pueda cubrirse de un extremo a otro, sobrando aún superficie de moqueta que deberá ajustarse y recortarse.
En el caso de que la anchura de la moqueta no fuera suficiente se tendrá que realizar un añadido. Se procurará que este añadido se lleve a cabo en la pared opuesta a la puerta de acceso a la habitación, para evitar que la posible junta quede disimulada por un defectuoso rejuntado, cosa que prácticamente no se produce en las actuales moquetas siempre que se realice un corte en medio de los dos trozos convenientemente superpuestos.
Esta presentación y ajustado en dimensiones es el trabajo más delicado en una moqueta de una sola pieza; también lo es cuando se tienen que rejuntar dos o más piezas. El trabajo será más fácil si el suelo corresponde a una habitación rectangular, pues se podrá partir de un ángulo y desplegar el rollo hacia el otro lado, a partir del cual se presenta.
Es preferible trabajar directamente sobre el terreno que hacer el recorte de acuerdo con un plano que previamente se haya levantado del lugar a enmoquetar.
Naturalmente, se tendrá que operar con la habitación despojada de muebles para que la presencia de ellos no dé lugar a desviaciones de la moqueta y se marquen cortes o entalles erróneos. En todo caso, y cuando se trata de habitaciones regulares, cabrá la posibilidad de realizar la presentación en una primera mitad, desnuda de muebles, y luego cambiar éstos de sitio sobre la parte de moqueta ya presentada para extenderla hacia la segunda mitad.

Deja un comentario

Tu comentario