Colocación de parqués

El huelgo que pueda quedar junto a la pared se rellenará con tiras de corcho.
Se utilizará el mismo procedimiento si hay zócalos de obra en las paredes.
En cambio, cuando las baldosas lleguen a un junquillo o tapajuntas de puerta, resultará mucho más cómodo aserrar éste y pasar la baldosa por debajo que realizar un recortado del contorno del junquillo.
La solución de continuidad a que da lugar el extremo de un parqué sobre el pavimento existente generalmente se soluciona con un listón que entregándose por un lado de su anchura con el parqué va disminuyendo de grosor hasta quedar a unos 4-5 mm del suelo por el otro lado. Su anchura puede ser variable. Cuando la diferencia de nivel se produce en el umbral de una puerta, lo más normal es que dicho listón tenga igual anchura que el grosor del marco y se encaje en los rebajos del mismo.
Colocación de parqué en forma de baldosas recurriendo a un adhesivo para fijarlas definitivamente en el suelo.
Momento en que se está colocando un panel de parqué para ir rellenando sucesivamente la superficie que hay que revestir.
Taco provisto de una ranura gracias al cual será más cómoda la colocación de los elementos de parqué flotante y no se producirán daños en la lengüeta de la baldosa que se comprime contra el resto.
Este taco se realizará fácilmente con ayuda de la sierra circular, ya sea utilizando el dispositivo de oscilación o bien, si se carece de él, realizando un par o tres de pasadas contiguas.
Para facilitar el ensamblado de las baldosas y no dañar la lengüeta, es aconsejable utilizar un taco de madera o de plástico en forma de horquilla cuya abertura en grosor y profundidad corresponda en forma hembra con el resalto y rebajo de la baldosa que se vaya a emplear. La profundidad de la ranura es mejor que tenga 1 o 2 mm más que el saliente de la lengüeta.
A título de orientación se acompaña un croquis de esta pieza que uno mismo puede realizar, ya sea con un trozo de aglomerado o de trozo de nilón o de PVC, llevando a cabo la ranura con una sierra circular oscilante (en una sola pasada) o con otra sierra circular normal (realizando varias pasadas consecutivas).

Comments (1)

[…] Cuidados cotidianos del parquet. • Cada día: pasa el aspirador o la mopa para evitar que la suciedad se pegue y apelmace. Las manchas se retiran con la ayuda de una fregona húmeda, sin mojar demasiado la madera. • Cada quince días: debes fregar con agua limpia y la fregona bien escurrida. Un chorrito de vinagre le dará más brillo. • Dos o tres veces al año: revisa las protecciones de las sillas, muebles y puertas para prevenir arañazos. Más vale prevenir: • Para evitar arañazos inoportunos y un desgaste excesivo en las zonas de paso o de más uso, lo ideal es que las protejas con alfombras. • Si quieres que el parquet no pierda brillo, elígelo con acabado satinado. • Coloca humidificadores para evitar que se reseque demasiado y se deforme. Compártelo en: […]

Deja un comentario

Tu comentario