Colocación de tablas o tablillas de un entarimado

Colocación de tablas o tablillas de un entarimado
Salvo disponer de un pavimento de madera perfectamente regular y liso, la colocación de los elementos de un entarimado no hay otro remedio que llevarla a cabo sobre unas viguetas o ristreles que previamente se habrán fijado en el suelo. Las únicas excepciones a esta norma las constituyen el uso de superparqué de gran longitud o bien el revestido previo del pavimento con un plafón continuo de tablero aglomerado. No insistiremos sobre estos procedimientos a los que ya se ha hecho alusión anteriormente. No hay que olvidar, sin embargo, el rejuntado y restauración del suelo si se halla en mal estado, especialmente con rejuntador be-túnico si el pavimento que se va a cubrir es de madera.
En función del material que se utilice (tablas o tablillas) se tendrán que fijar más o menos cantidad de ristreles y guardar una separación entre ellos que garantice una buena fijación del entarimado y también para que las tablas no pandeen al recibir un peso.
Ya se ha dicho que esta colocación de un entarimado es mucho más complicada que la de las baldosas. No solamente requiere un buen estudio de los ristreles que hay que disponer sobre la superficie, realizar el trabajo de fijación, sino también, en muchos casos tener que realizar el pulido y tratamiento final del entarimado, ya que no es tan fácil hallar tablas o tablillas prefabricadas que estén cepilladas y pulidas. Por otra parte, las contingencias de trabajo que pueden dar lugar a una irregularidad superficial solamente se subsanarán con un lijado superficial, que destruirá el acabado en caso de que ya viniera hecho. El trabajar con tablas o tablillas va acabadas requiere mucha atención y meticulosidad en la labor.
Es interesante, en todo caso, que tanto un material como el otro estén por lo menos cepillados para reducir el trabajo de lijado posteriormente.
Las tablas largas pueden ser de cantos lisos o bien machihembrados.
En función de su grosor, los ristreles se colocarán a mayor o menor separación. Así por ejemplo una tabla de 20 mm de grosor podrá ser fijada sobre ristreles que se hallen distanciados entre sí a 50 cm. Esta separación deberá reducirse a 35 cm si la tabla solamente tiene 12-14 cm de espesor.

Deja un comentario

Tu comentario