Parqué con las tablillas dispuestas en sentido recto

Parqué con las tablillas dispuestas en sentido recto, unas junto a otras y entregadas contra la pared. La solución de continuidad con ella se ha corregido mediante un zócalo de la misma clase de madera del parqué.
Una manera de ayudar a evitar el pandeo al hollar la tabla entre ristrel y ristrel es la de colocar entre los listones un aislante a base de fieltro de fibra de vidrio que ayudará a repartir la carga dimensionalmente.
Las tablas suelen colocarse en toda la extensión a que vienen suministradas empalmando en su extremo el trozo que sea necesario para llegar al otro lado de la habitación. Por regla general, se procura que no haya coincidencia en las juntas de empalme de una y otra tira de entarimado, sino que queden desfasadas. Aparte de que así se conseguirá un mejor efecto decorativo operando de este modo es casi seguro que se aprovechará al máximo el material de revestimiento. Las juntas de empalme deberán coincidir siempre sobre un ristrel.
Para la fijación de las tablas por medio de puntas existen dos soluciones: la de un clavado diagonal por el canto (válido en este caso para tablas de cantos lisos o machihembrados), o la de recurrir a unas planchetas metálicas.
Intercalación entre 1 ristreles y el suelo de una capa de i material aislante (o no) que sea re] tivamente elástico.
Variante del 4 y del que se utilizará con éxito en los pa’ mentos de hormigón.
Sobre un lecho de beti continuo en aquellos pavimentos donde hay que temer la humed por capilaridad ascendente. El bet se extiende sobre una capa de are suelta.
Sobre un revestimk to de tablero de fibras o de agióme] do que descansa a su vez sobre lecho de betún. Muy apto para suel húmedos.

Deja un comentario

Tu comentario