Suelos de madera

El suelo crujiente.
Los crujidos se deben a movimientos y a rozamientos. Los clavos pierden su juego, las tablas se mueven y transmiten el movimiento a sus vecinas, produciendo asi un crujido.
Eliminar el rozamiento es algo muy sencillo. Esparza talco entre las tablas afectadas con la ayuda de una brocha: los tablones se moverán con más facilidad sin chirriar.

Deja un comentario

Tu comentario