Tapizado de asientos de sillas

Proyectos de Tapicería.
Los asientos tapizados de las sillas de comedor o de cocina a menudo se conocen como asientos sueltos y, como son muy fáciles de quitar y volver a tapizar, son una buena opción como proyecto para principiantes. Ya sea que estén desgastados o manchados, o que simplemente usted quiera cambiarles la tela para coordinarlas con la habitación, un grupo de cuatro sillas fácilmente puede retapizarse en un día. La mayor parte de los asientos sueltos están hechos de una tabla delgada, por lo general acolchada con hule espuma y guata de poliéster. Otro estilo de estos asientos consta de un armazón abierto de madera con un entramado superior, el cual queda cubierto con arpillera, y el asiento puede acolcharse ya sea con crin de caballo, con guata de algodón o con hule espuma y guata de poliéster. Si el acolchado se encuentra en buenas condiciones y el entramado todavía está tenso, los asientos de la silla pueden retapizarse simplemente retirando la cubierta externa y colocando una nueva tela, como se explica en la sección siguiente, pasos 4 a 10. Pero si el entramado está flojo, será necesario quitar el acolchado o almohadillado y volver a instalar el entramado en el asiento. Se puede agregar hule espuma y guata de poliéster nuevos, como explicamos más adelante.
Los asientos sueltos de algunos tipos de sillas caen dentro de un pequeño hueco hecho en la parte respectiva de la silla; en otros estilos descansan directamente en la superficie del asiento y pueden tener un ribete pegado alrededor de la orilla inferior. Todos los estilos quedan fijos en su lugar con tornillos que se insertan desde la parte baja del asiento. Pero, sin importar el estilo, si se va a retapizar más de una silla, lo importante es volver los asientos a sus sillas originales, a fin de asegurar un ajuste adecuado y una perfecta alineación con los orificios de los tornillos.
Instrucciones de corte:
Corte la tela 6″ (15 cm) más larga que el largo y ancho del asiento de la silla. Si va a requerir un nuevo acolchado, lo más conveniente es cortar el hule espuma 1″ (2.5 cm) más largo que el largo y el ancho de un asiento de silla. Corte la guata aproximadamente 4″ (10 cm) más larga que el largo y ancho del asiento de la silla, luego corte el cambray (o la batista) 2″ (5 cm) más largo que el asiento.
Para el ribeteado en la base del asiento de la silla, corte tiras de tela de 1 1/2″ (3.8 cm) de ancho al bies (o al sesgo), o en sentido transversal al hilo de la tela, tomando en cuenta que el largo combinado de las tiras es igual a la distancia alrededor del asiento de la silla, más un extra para la tolerancia de las costuras y la unión a tope.
Usted necesitará:
Destornillador; sacatachuelas o uñas para las grapas.
Hule espuma, de 1″ (2.5 cm) de espesor . Pegamento para el hule espuma. Guata de poliéster para tapicería, de 27″ (68.5 cm) de ancho, 3 yardas (2.75 m) bastan para cuatro asientos de silla. Bandas o cinchas para entramado y tensor para cinchas, para cambiar el entramado en el asiento, opcional. Tela para tapicería. Engrapadora y grapas de 3/8″ (1 cm). Cordel para ribeteado, de 5/32″ (3.8 mm) de diámetro, opcional. Cambray o batista, para el revés del asiento de la silla, opcional; 2 yardas (1.85 m) bastan para cuatro asientos de silla.

Deja un comentario

Tu comentario