Cambiar la cubeta del inodoro

Se sobreentiende que la nueva taza será del mismo modelo que la anterior. Afiáncela bien en su sitio y marque unas señales en los lugares donde irán las tuercas.

Pulimente el suelo y proceda a agujerearlo con un berbiquí. En el caso de un suelo de madera, coloque un taco de plástico con la ayuda de un punzón.

Recubra el resto de esa superficie con una mezcla de 3 partes de arena y una de cemento. Atornille las tuercas con arandelas de plomo o de plástico, pero no las apriete todavía.

Coloque cuidadosamente la taza en su sitio y verifique su nivel de izquierda a derecha y de delante hacia atrás. Después de 24 h., apriete las tuercas.

En los suelos de madera no es necesaria la capa de cemento a menos que la utilice para nivelar la taza. Fíjela mediante los tornillos con arandelas.

Para suelos sólidos utilice juntas sólidas (un mortero de cemento – 2 medidas; y de arena — 1 medida). Comience por retirar la envoltura de papel de periódico para evitar que el mortero no se caiga en el tubo del desagüe.

Los suelos de madera suelen moverse un poco. Lo mejor es utilizar masilla de fontanería o cinta aislante. Comience y termine con la cinta aislante, aunque la masilla entremedio es lo mejor.

Recubra el tubo de la cisterna con un recubrimiento de caucho cónico. Vuelva a fijar el tubo a la reserva.

Vuelva a colocar la rosca y compruebe el buen funcionamiento del depósito de agua.

Si la juntura se encontrara en malas condiciones, utilice un revestimiento como el aquí dibujado. También lo puede utilizar (sólo si es necesario) para transformar un depósito alto en uno bajo y que haga desplazar la cubeta hacia delante para conseguir el espacio suficiente.

Deja un comentario

Tu comentario