Depositos de inodoros

La campana aventaja al flotante ya que no se pincha y por lo tanto no se inunda como suele suceder muchas veces. El cierre para dejar el aire entrampado lo produce el líquido mismo, algo así como tratar de hundir un vaso boca abajo en el agua.
Las partes que pudieran sufrir desgaste o rotura son insignificantes y la ventaja de este mecanismo es que al llenar la mochila a un ritmo parejo (porque no cierra gradualmente) elimina el ruido del goteo y caída del agua.
Además con este sistema la cantidad de agua que almacenará el depósito en cada carga se regula con sorprendente facilidad: una varilla roscada, desplaza al conjunto de cazoleta y campana hasta la altura que se desee.
Para evitar cualquier desviación, el conjunto sube y baja guiado por una abrazadera sujeta al tubo de descarga. La regulación puede hacerse en forma precisa con solo girar con los dedos la varilla roscada. En el sentido de las agujas del reloj el conjunto sube y por lo tanto el nivel de agua es superior.

Deja un comentario

Tu comentario