Como combatir la humedad

Como combatir la humedad

DECISIÓN TOMADA.
Al raspar el alambre en las inmediaciones de la mancha el sonido nos indicó que no había dudas sobre el origen del problema.
Los caños de descarga pluvial, en construcciones viejas son motivo frecuente de pérdidas que dan lugar a la aparición de este tipo de manchas. Generalmente se usó el caño de hierro fundido con excelentes resultados por su alta resistencia a la corrosión y la rotura. Pero no son eternos y en algún momentos se parten o se agrietan. Se usa también el caño de fibroce-mento que en ningún caso es agredido por el óxido pero es más sensible a las vibraciones y la temperatura. Por último hay que nombrar a los de plástico PVC que debido a su costo más bajo y a la facilidad de manejo, van ganando terreno. Los empalmes y acoplamientos son su punto más débil, y si tienen que estar a la intemperie suelen degradarse y volverse quebradizos.
La decisión estuvo tomada y en minutos, maza y cortafierro, donde la humedad era más evidente se comenzó a calar.
LA GRAN SORPRESA.
Por debajo del revoque fino y grueso, la placa de ceresita. (hidrófugo), con pequeñas estrías por donde filtraba el agua hacia el exterior. Ahondando más nos encontramos con la pared de ladrillo totalmente empapada. Pero eso no fue lo que nos sorprendió: era natural que al no tener por donde evaporar el agua, la pared estuviera mojada. Lo que sí fue sorpresivo fue encontrar un caño de chapa galvanizada, totalmente podrido que con la sola presión de los dedos se deformaba y hundía. Más sorpresa, este caño empalmaba con el original de fibro-cemento que aparecía en la parte más baja, y con el cuello del embudo de hierro fundido en el extremo superior. Estos caños de chapa galvanizada no debieron ser usados nunca en interiores de paredes. En muchos casos se usó el zinc que era mucho menos corruptible que la chapa. Después, por una cuestión de costos, la chapa galvanizada vino a reemplazarlos pero éstos no soportan la agresión de la cal y por lo tanto, deben ser usados sólo en exteriores.

Deja un comentario

Tu comentario