Humedad en las paredes

Informe sobre LA HUMEDAD.
Analizamos un comportamiento caprichoso del agua: sin causa aparente, escurría por los bordes exteriores del embudo, corría por el caño de bajada y la gota se desprendía sobre el cielorraso. Mancha de humedad sobre el yeso y posterior rotura del metal desplegado.
Lluvias y más lluvias. El Niño parecía descargar todas sus lágrimas en una sola noche. Por la mañana, la pared apareció con una sombra. Dos días después era el comienzo de un descascaramiento y a la semana, la pintura del área afectada se estropeó totalmente. El revoque también se vio alterado por la acción del agua y la mancha se fue multiplicando, apareciendo en varios lugares próximos.
COMIENZA LA INVESTIGACIÓN.
Aparentemente ningún caño de la red de agua pasaba por ese lugar (2m del piso, pared exterior, casi un imposible). Sin embargo, subir al techo nos puso en la pista: en las proximidades y en la misma dirección por donde apareció la mancha principal, había un embudo de descarga pluvial. Revisamos con mucho cuidado en busca de alguna grieta o un desprendimiento de la membrana asfáltica. Esta era relativamente nueva, no más de dos o tres años y estaba impecable. Ni grietas, ni aglobamientos. El embudo era de fundición de hierro y no presentaba quebraduras a la vista ni al tacto. Pasamos un alambre flexible por el interior del caño y la dirección en que se desplazó fue hacia el mismo sector por donde aparecía la mancha en la pared.

Deja un comentario

Tu comentario