Decapado de pintura

Acción con medios químicos.
■ Existen varios productos que sirven para el decapado. Los más tradicionales se fundamentan en la acción cáustica y requieren en cuidadoso manejo: protegerse las manos con guantes y gafas. El producto se aplica, se aguarda a que actúe y, luego, según la rapidez de su poder cáustico, se elimina con una rasqueta la pintura que se haya logrado destruir.
■ Otros productos que pueden utilizarse, según el tipo de pintura, son los que actúan como disolventes. En este caso se va aplicando el decapante e, inmediatamente que se logra el reblandecimiento, se arranca la pintura con la rasqueta.
La pintura muy deteriorada debe removerse antes de aplicar otra nueva. En este caso, se aplica un decapante cáustico con las medidas de protección adecuadas contra posibles daños ocasionados por salpicaduras u otros accidentes inesperados.

Deja un comentario

Tu comentario