Instalación electrica residencial

De los transformadores a las acometidas.
Los transformadores intermedios situados en las redes de distribución suelen estar alimentados con corriente trifásica de media tensión, que se transporta a través de tres conductores. Pero desde el punto donde se reduce la tensión media hasta conseguir unos valores útiles para el consumo salen cuatro conductores: el nuevo que se ha añadido es el «neutro». Entre cualquiera de los otros tres conductores principales (o de «fase») existe una diferencia de potencial de 330 voltios, en tanto que la existente entre cada uno de estos conductores de fase y el neutro es de 220 voltios.
■ Los puntos terminales del suministro eléctrico son las «acometidas», a partir de las cuales parten las líneas útiles para el consumidor. Las acometidas, que según la importancia del suministro que tengan que asistir están alojadas en sitios más o menos grandes o en simples cajas subterráneas o empotradas en edificios, no son otra cosa que un puente de enlace entre la línea de suministro y la línea de servicio.
■ Las acometidas suelen estar situadas cerca del punto de consumo y disponen de todo un sistema de seguridad semejante al que hay en todas las estaciones intermedias, aunque de menor escala. Disponen de unos fusibles adecuados para proteger las líneas contra posibles eventualidades, como, por ejemplo, sobrecargas en el consumo o cortocircuitos. Gracias a este sistema reiterado de fusibles, repartidos en sectores, suburbios, polígonos, barrios, edificios urbanos singulares o colectivos y viviendas aisladas, se logra una serie de protecciones fragmentadas que si se produce algún percance aislan un sector determinado o un grupo de viviendas sin afectar a los demás.
■ A partir de las acometidas y mediante las convenientes líneas de distribución, dispositivos de protección y contadores individuales, se puede utilizar la corriente eléctrica dentro de la casa. Existen unas normas, establecidas por las compañías suministradoras, a las que hay que atenerse no solamente porque son nuestra propia salvaguardia, sino también porque representan la de nuestros vecinos, ya que un abuso o mal uso de la energía elélrica puede ser causa de importantes desgracias.
■ No hay que olvidar que de la acometida hasta el último punto de consumo doméstico es el usuario el máximo responsable de todo lo que pueda ocurrir. Así pues, es importante conocer y ser conscientes de todo lo que puede hacerse con la electricidad y de todo aquello que la concierne para usarla correctamente y no abusar de ella.

Deja un comentario

Tu comentario