Interruptor diferencial

El interruptor diferencial.
■ Naturalmente, si el aparato que causa la dispersión de la corriente está conectado a la instalación mediante un enchufe, basta con desenchufarlo para poder abrir de nuevo el interruptor diferencial y proceder luego, tranquilamente, a la reparación del aparato afectado.
■ Los interruptores diferenciales están provistos de un pulsador, que cuando se aprieta provoca un desequilibrio de corriente de 30 mA, que sirve para un control intermitente de su eficacia.
■ Por todo cuanto se ha dicho, es evidente que si con una parte del cuerpo se roza el conductor de fase y con otra el neutro, la corriente que atraviesa el cuerpo recorre en igual cantidad ambos conductores y, por tanto, el interruptor diferencial no tiene porqué intervenir. En cambio, sí que intervendrá cuando se halle en presencia de una simple dispersión de corriente (siempre y cuando corresponda a un valor superior al graduado) determinada por una deficiencia de aislamiento de la instalación o de un aparato conectado a ella.
■ Si la dispersión es ocasional (como la debida a un caso accidental de humedad excesiva) la intervención intermitente del diferencial no permitirá la localización de su origen. Pero si se repite la circunstancia, se puede intentar su localización desenchufando todos los aparatos que se tienen, conectándolos luego de uno en uno, hasta provocar el salto de interruptor diferencial.
■ Pero si la dispersión no ha sido ocasionada por alguno de los aparatos (electrodomésticos, lámparas, etc.), sino por al gún punto de la instalación y distribución del circuito, el diferencial intervendrá también cuando todos los aparatos estén desconectados. En este caso, habrá llegado el momento de llamar a un especialista para solucionar el problema.
■ Si se opta por la instalación de un interruptor diferencial, es preferible elegir el tipo de «sólo diferencial» en vez del combinado con un interruptor magnetotér-mico. Por otra parte, el interruptor mag-netotérmico resulta superfluo si en la instalación existe ya un limitador instalado adecuadamente.
■ El diferencial está tasado para intervenir en caso de que se produzca un desequilibrio superior a 30 mA, cualquiera que sea su máximo. El modelo de 25 A suele ser suficiente, salvo que se utilicen cocinas o estufas eléctricas, en cuyo caso se tendrá que acudir al tipo de 40 A y, al propio tiempo, realizar una instalación subdividida en varios circuitos, cada uno de los cuales estará protegido por un interruptor automático magnctolérmico del valor que convenga.

Comments (1)

[…] anexo al contador, se desempalman los conductores que salen del interruptor general. 2. El interruptor diferencial se aloja dentro del cuadro. Pueden existir varios tipos distintos de equipos que difieren en cuanto […]

Deja un comentario

Tu comentario