Consejos para los suelos de piedra

■ Evita las grasas, aceites y los productos químicos agresivos.
■ Para limpiarlos, utiliza una bayeta húmeda y evita jabones, amoniaco, lejías y, sobre todo, ácidos.
■ Las baldosas de granito y cuarcita se limpian sólo con agua jabonosa. Las de caliza admiten lejía.
■ Las pizarras se frotan con un cepillo de raíces.
■ Si se aprecia alguna baldosa agrietada, rota o desprendida se repone. Hay que tener una reserva del 1 % del material colocado.

Deja un comentario

Tu comentario