Colocación de la solera

La obra de cobertura empieza por la colocación de las soleras en la parte superior de la pared o en el panel interior de un muro hueco. Serán necesarias dos cuando la construcción sea independiente de cualquier otro edificio y solamente una cuando se trate de un anexo de una construcción existente.
Lo mejor es prever el emplazamiento de la solera construyendo el panel interno un par de hiladas más abajo que el exterior. Cuando la solera se haya asentado sobre un lecho de mortero, su parte superior y la pared exterior deben quedar al mismo nivel.
Se prepara un mortero (1:3) y se aplica una capa gruesa con la paleta sobre el borde superior del panel interior, procurando que no caigan restos en el interior de la cavidad. Luego, y mientras el mortero está aún húmedo, se levanta la solera y se coloca en su sitio dándole ligeros golpes con el mango de la paleta o de un martillo hasta colocarla correctamente. Se comprueba la horizontalidad con un nivel de burbuja y luego se elimina el mortero sobrante con la paleta. Si se viera que la parte superior de la solera es inferior al panel exterior, se tendrá que sacar y añadir más cantidad de mortero.

Deja un comentario

Tu comentario