Embaldosados para el jardín

Contrariamente a los ladrillos, las baldosas suelen ser de tonos neutros o pasteles; la mejor manera de sacarles partido es buscar una disposición informal de las mismas. Constituyen el material ideal para pavimentar jardines pequeños y patios; dispuestas como muestra la fotografía que aparece abajo a la derecha, permiten el crecimiento de la hierba, aun en espacios reducidos. Mediante la utilización de césped entre las baldosas se logrará romper la monotonía de una extensión gris y fría y conseguir al mismo tiempo un patio que resulte más atractivo.
La calle que atraviesa el césped, arriba a la derecha, habría podido trazarse en línea recta, pero con la disposición irregular, en una especie de intervalos en progresión geométrica, se logra una vía de acceso sinuosa y armónica sin necesidad de tener que elaborar curvas complicadas.

Deja un comentario

Tu comentario