Trabajos de rejuntado

Si se emplean paneles de yeso para realizar cualquier clase de trabajo con el fin de evitar la difícil operación de acabado, la tarea más delicada consistirá en saber disimular las juntas entre placas. Por otra parte, si luego solamente se da una capa de pintura encima de las placas, se deberá prestar mucha atención al rejuntado.
Para realizarlo convendrá disponer de una tira de calicó (o una tira microperforada especial para juntas), un producto para relleno y otro para el acabado. En los ángulos salientes se suele utilizar una tira reforzada. También se necesitará una espátula para enmasillar rígida de 200 mm y una rasqueta estrecha (de 50 mm) para facilitar la colocación de la tira sobre la junta. Un tampón o esponja de espuma sintética circular montada sobre un mango de madera será también muy útil, ya que servirá no sólo para sacar el producto de relleno sobrante sino también para nivelar los bordes y para aplicar un acabado final completamente liso.
La técnica del rejuntado suele depen der del perfil de los bordes de las placas.
Los paneles achaflanados suelen empalmarse para formar una junta característica en forma de V, junta que se rellenará con un poco del producto de acabado.

Las juntas de paneles con aristas vivas utilizadas sobre todo cuando se desea realizar un enyesado de acabado, suelen taparse simplemente con una tira de calicó utilizando una cola apropiada.
El procedimiento de rejuntado suele asociarse muchas veces a los paneles de bordes biselados, gracias a los cuales es posible obtener una junta perfecta y, por asi decirlo, invisible.
Antes de comenzar esta operación, se completa el atornillado de los paneles y se limpian las superficies que entran en contacto para retirar la suciedad y el polvo que se hubiera depositado. Se preparan los productos de rejuntado, respetando las proporciones indicadas en el envoltorio.
Se vierte el polvo espolvoreándolo sobre el agua al mismo tiempo que se va agitando ésta constantemente hasta conseguir una mezcla que tenga una consistencia cremosa.
Generalmente, esta dilución tiene una duración de media hora aproximadamente. Por lo tanto, se tendrá que ir preparando las cantidades a medida que se vayan necesitando, para evitar que endurezcan. Se desechará la preparación si se nota que empieza a endurecer; se procurará además mantener los utensilios limpios antes de proceder a realizar una nueva mezcla.
Con una hoja rígida se extiende una capa continua a lo largo de la línea de unión entre dos paneles. Si hubieran quedado unos intersticios demasiado grandes, se rellenan antes, asegurándose de que el aparejo ha quedado bien apretado.

Se corta el calicó a la longitud adecuada y se aplica sobre la masilla dada anteriormente, ayudándose con la rasqueta (o con un instrumento análogo). La tira de calicó cabalga encima de ambos paneles y refuerza la estabilidad y homogeneidad de la junta. Por eso, conviene que el producto de rejuntado tenga una consistencia espesa, de modo que se logre una adhesión importante. Por otra parte, se evitará que se produzcan burbujas de aire o que, si se producen igualmente, queden aprisionadas, ya que ello podría dar lugar, más tarde, a resquebrajaduras y ampollas. Inmediatamente después de haber aplicado la tira de calicó, se da una segunda capa de producto de rejuntado sobre toda la superficie que rodea la junta hasta lograr igualar la superficie de los paneles. Antes de que la pasta seque, se impregna el tampón de espuma y se emplea el mismo para sacar el material excedente. Se lava continuamente el tampón mientras dure la operación y se deja a punto, completamente seco, después de haberlo usado. Si se daña la capa de rellenado, se deja secar del todo antes de proceder a una segunda aplicación. Si durante el secado se comprueba que la capa de rellenado se hunde en algunos sitios, ello se deberá a haberla empleado demasiado diluida o a no haber dejado suficiente tiempo de secado entre una y otra capa. Este defecto puede corregirse aplicando una nueva capa en donde sea necesario. Cuando el rejuntado esté completamente seco (aproximadamente al cabo de una hora) se aplica una última capa de acabado en toda la zona rejuntada.
Deben seguirse las instrucciones indicadas en el envoltorio. Este producto tiene la consistencia de una crema espesa. Para compensar la eventual evaporación y devolver a la mezcla la consistencia original, se puede ir añadiendo agua poco a poco. Pero, sin embargo, no es conveniente guardar la mezcla de un día para otro.
Con ayuda de la rasqueta se sacan las imperfecciones que se hubiesen producido. Con la hoja rígida se extiende este producto de acabado sobre una banda de 200 mm de anchura y luego se nivelan inmediatamente los bordes con la ayuda de un tampón de espuma humedecido. Se deja secar bien antes de aplicar una segunda capa de 250 mm de anchura aproximadamente, procurando rebajar los bordes todo lo posible.

Deja un comentario

Tu comentario