Archivos para Aislamiento térmico Categoría

    Buhardilla parcialmente equipada

    Se puede reducir aún más la pérdida de calor recubriendo las vigas y los cabrios con paneles colocados sobre el aislante. Resulta más práctico el aglomerado para el suelo y el contrachapado o el tablero de fibras para el techo.
    Antes de recubrir los cabrios se grapan o se clavan unas tiras de aislante sobre la madera y listones que hayan quedado a la vista. En caso de dificultr se puede ir poniendo el material aisla debajo de los paneles a medida que van colocando. Si el suelo y el techo la buhardilla han quedado recubierto parcialmente, se intenta rellenarlos con material granulado procurando retirar ei menor número de paneles posible.

    Colocación del aislante

    Para desenrollar el aislante se seguirá simplemente el sentido de las bovedillas o tramos entre vigas. En el caso de utilizar un aislante a granel se extenderá mediante una plantilla de cartón o un tablero de fibras. Para conseguir el grosor requerido se dará a la plantilla una forma de T que corresponda a la separación existente entre las vigas. Del misino modo que los materiales en rollo, los granulados se colocan partiendo desde la periferia hacia el centro del local. La nivelación se hace en el medio, o sea, en aquel punto donde el añadido o la recuperación no plantean ningún problema. Se emplearán unas tijeras recias o bien un cúter para cortar los rollos. Los cortes se harán de manera que permitan realizar un retorno en los extremos. Cada vez que se empieza un rollo se superpone unos 10 cm sobre el anterior.

    También se pueden unir a tope los extremos de dos tiras comprimiéndolos con fuerza. Los intersticios entre cortes se rellenan con retales sobrantes. Hay que dejar un espacio vacio en todo el contorno de la buhardilla para evitar un posible fenómeno de condensación. Este colchón de aire no eliminará las grandes corrientes; para conseguirlo se recubre el techo con material aislante entre los cabrios (se reservarán para ello algunos centímetros de más). Pero generalmente bastará con aislar hasta llegar al muro.
    Finalmente se aisla la trampilla de acceso con retales que se podrán encolar o clavar sobre la placa de madera. Se procurará que el acolchado rebase el perímetro de la tapa para evitar corrientes de aire.

    Calefacción y ventilación en casas

    En las viviendas antiguas, en las que la separación entre vigas suele ser inferior a la empleada actualmente, resulta más difícil colocar los rollos de anchura estándar ya que es necesario adaptarlos a los bordes. En este caso resultará más sencillo emplear un aislante que se pueda comprar a granel. Este último se sirve en sacos ya sea en forma de granos o de fibras. Entre otros se utiliza el poliestireno, la vermiculita (mica expansible) y la lana mineral. Esta existe también en rollos.

    Los productos aislantes granulados no sólo resultan muy prácticos cuando la anchura entre vigas es estrecha sino también cuando se trata de rellenar rincones de difícil acceso. Sin embargo, en las buhardillas de tejados expuestos a los cuatro vientos se tendrá que proceder a forrar las vigas para poder efectuar el relleno con granos de poco tamaño. La mejor manera de resolver el aislamiento consiste en muchos casos en alternar materiales diferentes: rollos para los trabajos de gran extensión y granos para los bordes o lugares donde aquéllos no lleguen. La presentación en rollos facilita la colocación cuando el espaciado entre vigas es grande.

    Cualesquiera que sean los materiales y el sistema de colocación, el condicionante decisivo será el grosor del aislante. Se considera, en líneas generales, que un valor de 10 cm proporciona un rendimiento que satisface las exigencias de coste y eficacia. Existen rollos de 7,5 a 8 cm de anchura que se pueden colocar sobre el aislante existente y rollos de 10 cm de grosor a los que se recurre normalmente cuando no hay ningún elemento aislante.

    Doce maneras de conservar el calor

    Trabajos por encargo.
    1. Si no se utiliza la chimenea se cegará en la cúspide y en la base para reducir las llamadas de aire.
    2. La colocación de algunas clases de aislante, en paneles o rollos, exige mucho cuidado (se pueden producir riesgos de daños en los recubrimientos o de condensación excesiva).
    3. El aislante a granel propulsado a presión sobre un muro con doble pared es muy eficaz pero resulta bastante caro.
    4. Se puede aislar por debajo de un falso techo, lo que resultará muy práctico cuando no se pueda acceder desde arriba.
    5. Una ventana con doble acristalado exige técnicas especiales; es un trabajo de especialistas.
    6. Es preferible aislar los cimientos en el momento de construir o de realizar unas obras de reparación, ya que se trata de un trabajo muy importante y delicado.

    Trabajos que puede hacer el bricolador:
    7. Ciertos aislantes en rollo se pueden grapar directamente sobre la madera de vigas o cabrios. Luego se podrán revestir con paneles duros o blandos.
    8. El aislamiento entre las vigas de un techo (las bovedillas) y el enchapado de recubrimiento del mismo así como la protección de depósitos y cañerías, se pueden realizar fácilmente.
    9. Para cortar las corrientes de aire se aislan con burletes las puertas, ventanas y chimeneas que no se usan. Resulta barato y muy eficaz.
    10. El aislamiento de una pared doble por relleno interior resultará más difícil y mucho más caro que aislar la pared desde el interior.
    11. Existen armazones para realizar dobles acristalados adaptables a la mayoría de ventanas existentes.
    12. Un revestimiento de suelo no solamente se apreciará por su estética sino por su eficacia aislante.

    Los materiales aislantes

    La manera más sencilla y económica de aislar la buhardilla o las habitaciones bajo tejado consiste en colocar un material aislante entre las vigas o simplemente encima de ellas. Existen diferentes clases de materiales, naturales y sintéticos, en forma de rollos o a granel. Dado que la eficacia de los mismos es muy similar, la elección dependerá de sus precios así como de las posibilidades de abastecimiento en el mercado.
    Los aislantes a base de fibra mineral o de fibra de vidrio suelen venir preparados en rollos cuya anchura corresponde a la separación estándar entre vigas. Suelen ser suficientes para el aislamiento de un techo. Los retales y trozos sobrantes servirán para rellenar rincones.

    Pérdidas de calor y aislamiento

    Una casa sin aislamiento pierde aproximadamente las 3/4 partes de su calor, la mayor parte áél mismo por el tejado. Una manera económica de luchar contra esta pérdida y de disminuir sensiblemente los gastos de calefacción consiste en aislarla térmicamente.
    A pesar de que el aislamiento contra el frío o el calor constituye actualmente un imperativo esencial para cada casa, la mayoría de viviendas no cuentan con un sistema de aislamiento que satisfaga las necesidades de comodidad y economia al mismo tiempo. Se olvida frecuentemente que una casa aislada se conserva más fresca durante el verano. Por otra parte, siempre es posible aportar mejoras a cualquier aislamiento existente.

    Cubiertas techos

    De ello se deduce que no son recomendables para cuartos de baño o lugares en donde se produzca una concentración muy densa de vapores de agua, como pueden ser algunas cocinas o cuartos de limpieza, salvo que estén dotados de sistemas de ventilación con extractores que eliminen” automáticamente el vapor de agua que se puede producir.
    Las suspensiones de los perfiles se consiguen por medio de armellas, hembrillas o simplemente con alambres suspendidos de otros medios de fijación.

    Estructura techos

    De todos modos y para mayor facilidad de los trabajos es preferible acomodarse tanto como sea posible a esta altura de un vano, salvo en aquellos casos en que en estancias de concepción antigua hay unos grandes ventanales que llegan hasta el techo.
    Estos falsos techos pueden instalarse en cualquier habitación, con una sola limitación: no es procedente emplearlos en aquellos locales en dónde el grado higrométrico es superior al 75 %…

    estructuras techos

    Ejemplo de un recubrimiento de techo con placas de insonorización, las cuales se suspenden de unos perfiles colocados en las paredes laterales y de unos perfiles intermedios entre aquéllos, suspendidos a su vez del techo mediante candelas de alambre.

    Materiales aislamiento

    En la secuencia fotográfica que se acompaña se dan las normas más importantes a tener en cuenta para la colocación de esta clase de techos, los cuales pueden estar colocados en pocas horas de dedicación, consiguiendo un nuevo y, totalmente acabado, techo.
    La altura del nuevo techo será la que prácticamente interese pues hay una manera muy fácil de salvar mediante un rebajo las alturas que puedan corresponder a la parte superior de un vano.

←Anterior