Archivos para Bricolaje cocinas Categoría

    Para qué sirve el vinagre?

    Es un producto imprescindible para el aderezo de distintos platos y ensaladas, en el que no se debe regatear. Eso sí, ten siempre a mano uno económico, para estos otros usos:
    • Para eliminar los restos de cal en los grifos, envuélvelos en un trapo impregnado de vinagre y déjalo toda la noche.
    • Si tienes un resto de fruta en un tejido y has probado todas las fórmulas, recurre al vinagre.
    • Para limpiar la plancha, disuelve sal en vinagre y frota con la mezcla la superficie metálica. También puedes aplicarle simplemente un trapo empapado en vinagre.
    • Los cercos de humedad que se forman en los zapatos de cuero desaparecen si se limpian con una mezcla de vinagre y leche a partes iguales.
    • Para quitar olores de la nevera, lo mejor es poner un platito de vinagre.

    Variedad de modelos para cocinas

    Virina.
    Está a la venta en color blanco, amarillo, vainilla y verde. El revestimiento Corian, a base de resinas de cuarzo, cubre toda la encimera del mobiliario. La tela del interior de los armarios es del K.A. y se llama Boulogne azul.
    Clásica.
    Diseño de Rocío Zubiaga. Mesa de comedor y sillas de madera de olivo, similares en La Huerta de San Vicente.
    Rural.
    Diseñada por Rocío Zubiaga, incluye una zona de office con mesa redonda y sillas de madera de pino envejecido, de la tienda Cañas y Barros.

    Un estor superfácil

    Sigue nuestras instrucciones y comprobarás lo fácil y barato que resulta hacer un estor. El que te mostramos mide 150 cm x 100 cm. Para realizarlo necesitas un sistema de estor que venden en tiendas de bricolaje. Lleva incluido: el contrapeso, las varillas, el velero, los cordoncillos y los ganchos que pliegan. Busca una loneta, la nuestra es de 1,60 m de largo y de 1,10 m de ancho y deberás emplear 4 ra de greca, también de loneta.

    1 Después de lavar todas las telas, por si encogen, cose la greca al borde de la loneta y haz los ingletes doblando en las esquinas.
    2 Cada 25 cm cose las tiras para las varillas. Deja, al menos, cuatro puntadas sueltas en cada extremo para poder introducirlas.
    3 Remata los laterales con dos dobleces de 2 cm cada uno. Haz un dobladillo superior de 4 cm para poder coser el velero.
    4 Antes de introducir el sistema, plancha la tela. En la parte inferior, haz un vivo de 8 cm para el contrapeso y coloca las varillas.
    5 Para terminar, sujeta los ganchitos a las tiras de las’varillas y pasa el hilo que servirá para plegar el estor entre ellos.

    Caja de escalera y rellanos

    Por regla general, las ventanas situadas a medio camino o en la parte superior de un tramo de escalera no necesitan protección contra las miradas ajenas. Por lo tanto se podrán recubrir de modo decorativo, sin llegar a taparlas del todo.
    Para salirse de lo habitual se puede inventar un motivo decorativo y pintarlo sobre el vidrio, empleando pinturas transparentes idóneas. O bien colgar hileras de perlas o bolas de madera pintadas de vivos colores, ensartadas en una varilla sujeta en la parte superior de la ventana.

    Revestir ventana en una cocina

    Para una ventana de cocina es preciso buscar un material de fácil mantenimiento. Dentro de esta exigencia hay materiales con una gran gama de coloridos y motivos decorativos.
    Para dar mayor profundidad a una galería se puede emplear un juego de cortinas en doble carril, apoyado en la pared junto a la moldura que encuadra el vano.
    Se puede conservar la sensación óptica del espacio y aprovechar el calor del radiador mediante cuatro cortinas que cubran sólo la altura de la ventana.
    Lo más indicado para una ventana con antepecho y derrames laterales es un carril recurvado, para poder correr las cortinas a los lados dando paso a la luz.

    Las ventanas altas y estrechas conservan mejor su caudal de luz y al mismo tiempo parecen más anchas si el carril y las cortinas sobresalen del marco. Las telas con motivos horizontales acentuarán aún más la impresión de anchura.
    En una ventana pequeña se puede elevar el carril por encima del marco y prolongarlo hacia ambos lados; así resultarán más anchas las cortinas. Puede colocarse una cortina que cubra la parte inferior, disimulando así la altura de la ventana.
    Se pueden reducir las diferencias de dos ventanas adyacentes cubriéndolas de la misma manera. Para ello se coloca el carril por encima del marco de la ventana más pequeña y al nivel de la mayor conservando la misma longitud para ambas.
    Un tragaluz se puede disimular con barras, carriles, cortinas, etc.; se busca una tela con motivo vertical y se prolongan las cortinas hacia los lados para ganar profundidad.

    Las cortinas de plástico vinílico de color vivo que venden en las tiendas son muy resistentes y sólo es necesario pasarles un trapo húmedo para conservar su brillantez. Si se prefiere confeccionarlas a partir de un kit, se elige un plástico PVC o bien un algodón de hilo muy retorcido o una tela de lino, que se puede enrollar regularmente sin deformarse.
    Si la ventana se halla situada sobre el fregadero pueden surgir dificultades para manejar los cordones de una cortina. En este caso, una persiana de lamas verticales, versión más moderna de la veneciana, será una buena solución, ya que posee un sistema de graduación y corrimiento lateral de fácil acceso. Por otra parte este tipo de persiana deja penetrar más luz que una persiana enroilable.
    En aquellos lugares donde se considera apropiado el uso de cortinas, se puede instalar una guinga de algodón, tradicional decoración de las cocinas, que nunca pierde actualidad.

    Evaluación de las necesidades

    El dispositivo más económico de ventilación de las cocinas es un pequeño ventilador de material plástico colocado en la ventana que se pondrá en marcha al más leve soplo de viento. Es de fácil colocación pero no da cumplida satisfacción a todas las necesidades de una cocina, por lo que resulta indispensable un aparato provisto de motor.
    Si se trata de eliminar al mismo tiempo humedad y vahos de cocción se puede colocar el ventilador en la ventana o bien en la pared.
    Los extractores expulsan al exterior el aire viciado del interior. El aire de la estancia se renueva inmediatamente por aspiración a menos que el aislamiento de las rendijas de las ventanas sea muy eficaz, cosa improbable. Se considera que la atmósfera de una cocina debería cambiarse de diez a veinte veces por hora, menos cuando la pieza está caliente y los tiempos de cocción son breves y más cuando la pieza está fría y los desprendimientos de calor, de humo o de vapor empiezan a ser molestos. Un cambio total de atmósfera equivale al volumen de la pieza. Por lo tanto se tendrá que proceder al cálculo del mismo (longitud x anchura x altura) y multiplicarlo por una cifra comprendida entre diez y veinte para determinar la capacidad horaria necesaria. En caso de duda se eligirá un aparato más potente.
    Si el aislamiento de rendijas es muy eficaz el extractor puede hacer bajar la presión del aire hasta el punto de poner a prueba su propio rendimiento. La existencia de una calefacción de fuel en la pieza puede agravar más la situación. Para contrarrestarlo se preverá una toma de aire del exterior situada lo más lejos posible del extractor.
    Si solamente son los vahos de cocción los que plantean el problema, éste quedará resuelto con una campana aspirante situada encima de la cocina, que proporcionará la ventilación adecuada. Existen dos clases: unos modelos ponen el aire en circulación después de haber filtrado las grasas en suspensión y las humaradas. Otros aspiran y expelen al exterior un aire parcialmente filtrado. El segundo modelo se considera más eficaz, pero su instalación resulta mucho más compleja. El extractor aleja también el calor, lo que no constituye ningún inconveniente cuando se está cocinando. Resulta indispensable limpiar las campanas con mucha frecuencia y cambiar regularmente los filtros para lograr un resultado eficaz.

    Ventilación de la cocina

    No sólo es desagradable sino malsano penetrar en una cocina cuyo ambiente está recargado e impregnado por los olores de la cocción. Una ventilación adecuada evita este inconveniente y conserva el calor y la comodidad.
    Con el reciente perfeccionamiento de la calefacción, la mejora en el control de fugas mediante aislamiento de rendijas y el uso frecuente del doble acristalado, una estancia (cuando no toda la casa) se convierte en una especie de bloque precintado en el que resulta imposible la evacuación de los humos y vahos.
    Cuanto más alta sea la temperatura más alto será el grado de humedad y las posibilidades de que se produzcan condensaciones de vapor de agua. Esto puede perjudicar a la larga los elementos decorativos e incluso atacar los escayolados. La condensación puede provocar en una cocina mohos sobre los que se depositarán partículas grasas, propiciando la formación de un caldo de cultivo bacteriológico.
    Si se eleva la temperatura aumentará la capacidad de humidificación del aire. Pero ello no impedirá la condensación. La única manera de evitarla consistirá en sacar el aire recargado mediante ventiladores y extractores de aire.

    Consejos de seguridad para la cocina

    Consejos de seguridad:

    La seguridad tiene una gran importancia en la cocina. Para evitar accidentes se deben observar las normas siguientes:
    1. Cerrar siempre las puertas de los armarios. Es fácil dar contra ellas.
    2. No proyectar jamás vapor de agua sobre una toma de electricidad.
    3. No poner los cuchillos al alcance de los niños.
    4. No tirar latas de conserva en un cubo al alcance de los niños.
    5. Los mangos de los cazos y cacerolas no deben sobresalir de la cocina.
    6. No situar la cocina cerca de la ventana. Si hay visillos pueden mancharse e incendiarse.
    7. Secar rápidamente cualquier líquido derramado sobre el suelo.
    8. No utilizar prolongaciones eléctricas de un recorrido muy largo.
    9. No dejar las especias más utilizadas al alcance de la mano.
    10. No sobrecargar las tomas de corriente múltiples (ladrones) con demasiados aparatos al mismo tiempo.
    11. Colocar los instrumentos cortantes, una vez usados, en su lugar.
    12. Colocar los productos tóxicos fuera del alcance de los niños.

    Hacer una cocina con barra

    Una cocina con barra.
    Abrir un pasaplatos en el tabique.
    Necesitarás
    MATERIALES:
    • Tablero de pino de listones encolados, preferiblemente barnizado.
    • Espigas de 8 mm y adhesivo de montaje resistente a la humedad, e Yeso para remates.
    • Escuadras metálicas, tomillos de acero y pintura plástica.
    HERRAMIENTAS:
    Plomada trazadora,
    sierra manual, taladro atornillador, brocas de widia y de madera, espátula, lija de grano medio y rodillo de esmaltar.
    Practicar una abertura entre el salón y la cocina hará que ésta se vuelva más acogedora. Si, además, aprovechas el hueco para instalar un barra, ampliarás el espacio a ambos lados.
    Amenudo, los tabiques que separan las estancias de una vivienda son simples paneles de escayola o yeso (o tabiques de ladrillo) que no tienen ninguna función sustentadora, sino que simplemente sirven para dividir los espacios. En el caso de una pared divisoria entre cocina y salón, puede aprovecharse la circunstancia para abrir un amplio vano en dicha pared y así comunicar las dos estancias, sin llegar a unirlas en su totalidad.
    Las barras estilo americano, además de resultar muy decorativas, son muy prácticas para hacer comidas rápidas, desayunos, aperitivos… o, simplemente, para disfrutar de la compañía del que está cocinando sin tener que ocupar espacio en la cocina. En nuestro caso, hemos optado por instalar una barra de madera sobre el corte de la pared, con una pequeña balda inferior (que puede servir como especiero, para tazas, servilletas, trapos…) que hace las veces de refuerzo a la hora de sujetarla.
    Si el muro que quieres “recortar” es de carga (también llamado “pared maestra”), antes de hacer nada, no olvides consultar a un profesional sobre la viabilidad de la obra y los permisos necesarios. En el caso de que la pared no supere los 7 cm de grosor y no albergue ninguna viga de carga, es una pared de distribución y puedes modificarla sin riesgo.

    Instalación de una nueva pileta

    Antes de empezar esta tarea, conviene asegurarse de que no falta nada en la instalación de las cañerías conductoras y de desagüe. Fijarse que haya tomas de agua para todos los artefactos en los lugares adecuados y conexiones o posibilidades de realizarlas para que cada uno desagote convenientemente. Ha llegado el momento de presentar todo. Presentar en este caso significa poner provisoriamente cada cosa en su lugar. El mueble bajo mesada, la mesada, la pileta, los demás artefactos, etc. Medir y observar no serán pérdida de tiempo sino por el contrario, ganancia. Las mesadas de mármol o de mármol reconstituido vienen con el agujero donde calzar la bacha mientras que las de aglomerado revestido con laminados plástico suelen venir “ciegas” para que quien va a instalarlas pueda hacer el agujero en el lugar más conveniente. Esta tarea parece complicada pero no lo es, sobre todo si se cuenta con herramientas apropiadas. Primero se marca el contorno de la bacha en el lugar donde irá instalada. Con una mecha de 10 a 15 mm se realizan cuatro agujeros, uno en cada ángulo, para saber donde empezar y terminar el corte. Con la ayuda de una sierra caladora se realizan los cuatro cortes uniendo los cuatro agujeros y una vez finalizado este trabajo se escofinan los bordes, se coloca una porción abundante de silicona o masilla plástica y se calza la bacha en su lugar, presionando con fuerza y se limpia el excedente con un trapo húmedo. Es el momento de atornillar o calzar los clips de sujeción por la parte interior de la mesada. Con taladro y sierra de copa se practican dos agujeros en el lugar donde se instalará la mezcladora si es del tipo para mesada. Hay que tener cuidado de medir bien para que las canillas entren en su sitio sin demasiada holgura, pero sin esfuerzo. Estos grifos vienen con tuercas y arandelas apropiadas para evitar que el agua escurra hacia abajo. También se acompañan unas arandelas embellecedoras cromadas que disimularán pequeñas imperfecciones de los agujeros. Coloque el mueble en su lugar y proceda a armar el sistema de desagote y conéctelo al caño correspondiente. Si el mueble tiene respaldo será necesario hacerle un agujero para poder realizar la conexión. Con los flexibles apropiados conecte la boca de agua fría a la canilla derecha y la caliente a la izquierda. Si hubiera alguna duda sobre la posibilidad de que la cañería estuviera algo sucia, conviene abrir la llave de paso y dar un golpe de agua para expulsar restos de material. Esto es mejor hacerlo antes de conectar las canillas mediante los flexibles.
    Limado de bordes para el calce de la pileta. Sierra de copa. Un agujero para monomando.
    Colocación de la pileta sobre un cordón de silicona. Rellenado de imperfecciones en los bordes para evitar filtraciones.
    Tubería y salida de desagüe, juntas y clips. Encaje del grifo y ajuste por la parte de abajo de la mesada.
    Trabajo terminado, con accesorio.

←Anterior