Archivos para Bricolaje fontaneria Categoría

    Gritos actuales

    En los modelos de gritos actuales, el sislema tradicional de prensaeslopas medíanle un grosor de material de estanqueidad de fibras de cáñamo o amianto, ha sido remplazado, de modo general, por anillos tóricos (O-Ring) de goma que no necesitan cuidados y que sólo excepcionalmente hay que sustituir.

    Cómo está hecho un grifo

    Es conveniente, antes de intervenir en el grifo, tener una idea de cómo está hecho y de cómo actúa. Aunque haya en el mercado muchos modelos muy diferentes, aparentemente, entre sí, la estructura interna y su funcionamiento varían muy poco de uno a otro modelo.
    ■ El grifo tradicional está constituido por un cuerpo fijo principal, que se monta de modo estable en el sanitario, en la pared o en una repisa de obra, en el que se incorpora un cuerpo complejo que se puede extraer fácilmente del fijo. La reparación consistirá, precisamente, en extraer este cuerpo complejo, puesto que es el que lleva a cabo la obturación,  ■ Normalmente, el cuerpo móvil se po-drá quitar desenroscándolo del cuerpo fijo,  es decir dándole vueltas en sentido contrario a las aguas del reloj.
    ■ Los grifos tradicionales se desenroscan directamente con ayuda de una llave aplicada a uno de los resaltos del cuerpo móvil. Pero en la mayoría de los grifos modernos, antes de llevar a cabo dicha acción de desenroscado se tendrá que sacar previamente algunos dispositivos cuya finalidad es, precisamente, esconder todas las irregularidades y resaltos del cuerpo móvil para ofrecer un aspecto más neto y facilitar su limpieza. Generalmente, para quitar el sombrerete que esconde el cuerpo móvil se tendrá que sacar la manija de cerramiento o, como ocurre en otros modelos en los que manija y sombrerete se confunden en una sola pieza, quitar el elemento (posiblemente un botón roscado) que indica, en azul o rojo, si se trata del grifo de agua fría o caliente. Esto permite localizar la cabeza de un tornillo que retiene el capuchón al cuerpo móvil. El cuerpo móvil está constituido por un elemento vacío en forma de campana, en cuyo interior se puede desplazar, mediante una acción de apretado y aflojado de un juego de tornillo, un vastago terminado en una base cilindrica donde se dispone la zapatilla o elemento de obturación.
    ■ La zapatilla queda retenida en la base del vastago al quedar alojada por su parte central en una espiga que se halla en el centro de la base o en una corona que circunda esta base.
    ■ Al accionar con la manija el mecanismo de subida y bajada del vastago se logra que la zapatilla descanse plenamente sobre los bordes del conducto de salida hacia el exterior que tiene el cuerpo fijo, dando lugar a que el agua Huya sin obstáculo en el interior del cuerpo fijo o, por el contrario, impidiendo que se filtre líquido hacia el interior del conducto de salida del cuerpo fijo cuando la zapatilla queda apoyada.

    Arreglar un grifo

    CUANDO EL GRIFO PIERDE.
    Al cabo de mucho tiempo de utilizarlo, es comprensible que el grifo no quede obturado como es debido y gotee o… mane. Su arreglo es extremadamente simple y nos permitirá ahorrar mucho dinero.
    Con el constante abrir y cerrar la manija, pomo o elemento que actúa llevando a cabo la obturación en el paso del agua, no tiene nada de extraño que los mecanismos encargados de cumplir este cometido se desgasten, pierdan su eficacia e, incluso, se rompan. Según cual sea la importancia del daño, el grifo puede gotear o manar con un chorro más o menos intenso.
    Causa del goteo.
    La causa fundamental de esta pérdida constante es el mal estado de la zapatilla, compuesta de un material relativamente blando: cuero, en los viejos modelos: caucho duro o material plástico en los modelos que se suelen fabricar hoy en día.
    ■ Lo que procede, tan pronto como se comprueba que el goteo no se puede impedir ejerciendo con suavidad la acción de cerramiento, es cambiar la zapatilla o arandela de obturación.

    Reparaciones de fontaneria

    Reparar un roscado con Teflon.
    1. Dentro de la plomeria, es esencial que las junturas no tengan fugas. A la primera gota, actúe rápidamente.
    2. Las junturas de rosca no retienen, por naturaleza, el agua. Los líquidos y los gases se escapan por las irregularidades del rascador o aterrajador. Es necesario pues tapar sus intersticios.
    3. Antiguamente, se rellenaban las junturas de pintura o de un obturador especial.-Después se enrollaba con la estopa alrededor del roscado antes de rehacer la juntura. Era un trabajo fatigoso.
    4. Hoy en día, se emplea una tira de Teflon. Se enrolla esta tira muy delgada en el mismo sentido que el roscado, ciñén-dola bien antes de hacer la juntura.
    5. En general, cuatro vueltas son suficiente. Cuando las dos mitades de la juntura estén juntas, la tira de Teflon estará pegada y rellenará los intersticios del roscado.
    6. Otro uso de la tira de Teflon: las reparaciones del roscado. He aquí un ejemplo: la rosca del eje de un cerrojo de seguridad de una puerta está dañado a causa del uso constante.
    7. La solución es enrollar varias veces la tira de Teflon alrededor de la rosca macho. Una vez puesto en el lugar, estará suficientemente fuerte para su utilización.

    Como cambiar un lavabo

    Los grifos y el tubo del desagüe están unidos con plomo rojo y masilla: suelen estar bastante sucios en esta zona, utilice las arandelas de plástico, que son más modernas, o un sistema en «kit» para colocar los grifos.

    Vuelva a colocar el lavabo sobre las barras de fijación y/o del pie y conecte el tubo de entrada y el de salida. Entre el lavabo y el pie añada masilla para fijarlo mejor.

    Para modernizar la instalación, fije el pie (si es que tiene) en el suelo. En un piso de madera utilice los tornillos adecuados y arandelas flexibles para proteger al pie si el piso es de hormigón, agujeréelo con un berbiquí y coloque (as clavijas. Coloque después los tomillos de fijación con las arandelas flexibles como en el caso anterior.

    Es preferible cambiar la consola vieja. Solicite una base con pie, con entrada para grifería y para tubo de desagüe, elementos que habrá marcado en la nueva consola de lavabo.

    Con la ayuda del empotramiento podrá fijar sólidamente la consola a la pared. Verifique que está bien nivelada.

    Coloque el lavabo en su sitio. Fije la consola al tubo de alimentación y al sifón del desagüe. Como anteriormente, añada masilla de fontanería entre el lavabo y su pie.

    Cambiar un lavabo

    Utillaje. Llave, llave ajustable, berbiquí. Brocas y destornillador.
    Corte la entrada de agua de los grifos de agua fría y caliente. Si no se pudiesen ajustar los grifos, inmovilice la boya del depósito de agua fría y abra el grifo de agua fría para vaciar.
    Con la ayuda de una llave para lavabos, desatornille las tuercas manteniendo los tubos de entrada de agua fijos a los grifos. Le resultará bastante sencillo desenganchar los tubos, los cuales deberá sacudir un poco. De esta forma se asegurará de que no quede agua en su interior.
    Afloje la tuerca que fija el sifón con el tubo del desagüe del lavabo. Hay dos modelos de sifón: el tradicional, en forma de U, y el modelo en forma de botella, más moderno.
    También puede desenganchar el lavabo, aunque éste pesa bastante. Según la forma y la talla será más o menos difícil. Prepare un lugar donde dejarlo provisionalmente.
    Si el lavabo no sale será probablemente por ser un modelo moderno con un pie y dos patas de lijación detrás. Desatornille las tuercas para poder levantar el lavabo.
    Si intenta cambiar su viejo lavabo, no intente cambiar los grifos, tubos ni instalación en general. No es necesario. Desatornille las tuercas de fijación y limpie las piezas.

    Cambiar la cubeta del inodoro

    Se sobreentiende que la nueva taza será del mismo modelo que la anterior. Afiáncela bien en su sitio y marque unas señales en los lugares donde irán las tuercas.

    Pulimente el suelo y proceda a agujerearlo con un berbiquí. En el caso de un suelo de madera, coloque un taco de plástico con la ayuda de un punzón.

    Recubra el resto de esa superficie con una mezcla de 3 partes de arena y una de cemento. Atornille las tuercas con arandelas de plomo o de plástico, pero no las apriete todavía.

    Coloque cuidadosamente la taza en su sitio y verifique su nivel de izquierda a derecha y de delante hacia atrás. Después de 24 h., apriete las tuercas.

    En los suelos de madera no es necesaria la capa de cemento a menos que la utilice para nivelar la taza. Fíjela mediante los tornillos con arandelas.

    Para suelos sólidos utilice juntas sólidas (un mortero de cemento – 2 medidas; y de arena — 1 medida). Comience por retirar la envoltura de papel de periódico para evitar que el mortero no se caiga en el tubo del desagüe.

    Los suelos de madera suelen moverse un poco. Lo mejor es utilizar masilla de fontanería o cinta aislante. Comience y termine con la cinta aislante, aunque la masilla entremedio es lo mejor.

    Recubra el tubo de la cisterna con un recubrimiento de caucho cónico. Vuelva a fijar el tubo a la reserva.

    Vuelva a colocar la rosca y compruebe el buen funcionamiento del depósito de agua.

    Si la juntura se encontrara en malas condiciones, utilice un revestimiento como el aquí dibujado. También lo puede utilizar (sólo si es necesario) para transformar un depósito alto en uno bajo y que haga desplazar la cubeta hacia delante para conseguir el espacio suficiente.

    Sustituir la cubeta del inodoro

    Utillaje y herramientas: cubeta nueva, juntas de caucho, tornillos, arena y cemento, masilla de fontanería, triscador, destornillador, martillo, cortafríos, nivel y paleta.
    Extraiga la tuerca que une la taza con el tubo del depósito. No vale la pena en esforcarse por vaciar el depósito. Extraiga la junta.
    Extraiga el tubo de la taza. Éste está sujeto por una junta de caucho o una vieja junta de masilla que deberá seccionar.
    Desatornille las tuercas que fijan la taza al suelo. Vacíe la cubeta.
    Si la taza se encuentra en un piso, el sifón será seguramente en forma de P, como por lo contrario se tratará de un tubo flexible del que sólo deberá estirar un poco para desengancharlo.
    Si los tubos de los lavabos suelen tener doble curva, el sifón tomará en este caso forma de S, y la junta deberá cubrirse con arena y cemento.
    En algunos casos deberá romper la junta con un martillo, con cuidado de que no caigan trozos en el interior del tubo.
    En algunos casos también deberá tapar el tubo con papel de diario humedecido y sacar la juntura. Para las juntas del tipo que hemos dibujado, utilice un martillo y un cortalríos.

    Repara la válvula de los lavabos

    Cambiar la válvula de los lavabos.
    Extraiga la tuerca que conecta el tubo de desagüe con el depósito. Haga lo mismo con la tuerca que lo une con el tubo de toma de agua.
    La palanca que acciona el mecanismo es generalmente un árbol de levas ajustado a una cadena. Desengánchelo.
    También puede sacar el mecanismo de la reserva y cambiar la chapaleta.
    Retire la chapaleta usada del eje y extraiga la capa calcárea. Intente colocar ahora la nueva chapaleta.
    Vuelva a montar las piezas, siguiendo el orden prioritario para las arandeias de fijación y los anillos después. Compruebe que el cierre entre el tubo de desagüe y el depósito cierra perfectamente.
    Suelte la boya y abra el paso de agua. Cuando el depósito esté lleno, pruebe la cadena.

    Cambiar la válvula de los lavabos

    Utillaje: Llave grande y pequeña, tijeras y una válvula nueva.
    Si el agua no baja bien cuando tira de la cadena, la causa está generalmente en la válvula (el disco de caucho). Arriba hay dibujado el corte esquemático del típico depósito.
    La válvula recubre una rejilla. Cuando se tira de la cadena, la rejilla se eleva para accionar el sitón. Hasta que no recobra su posición inicial, el agua va entrando en el depósito.
    Cuando la chapaleta esté usada, no obturará el orificio y provocará un mal funcionamiento de la cadena.
    Prepare una nueva chapaleta (lo más grande posible). Para adaptarla al mecanismo, recórtela con una tijeras.
    Inmovilice la boya y vacíe el depósito de forma que no se vuelva a llenar. Seque el agua que haya quedado dentro.