Archivos para Como pintar paredes Categoría

    Como pintar exteriores

    Aplicación de la pintura.

    Para pintar en el exterior se elegirán días templados y secos. Si hace un frío intenso o con heladas, puede cambiar la pintura hasta el punto de quedar completamente alterada de color.
    La lluvia sobre una pintura que no haya acabado de secar puede diluir la capa exterior dando lugar a un efecto desastroso. Para dar una primera capa sobre un soporte poroso se podrá diluir la pintura de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Pero no se debe diluir excesivamente, pues se podría debilitar su poder cubriente, lo que obligaría a dar más capas suplementarias. Se carga la brocha o el rodillo con una cantidad suficiente de pintura y se efectúan pasadas en varios sentidos. Sin embargo, se procurará no estirar demasiado la capa de pintura, ya que una aplicación correcta requiere un grosor dos veces superior al de las pinturas corrientes. Cualquier mancha o salpicadura tendrá que ser lavada inmediatamente con agua limpia; hay que tener en cuenta que la pintura de emulsión seca con mucha rapidez. Durante las pausas cortas, se envolverá herméticamente la brocha o el rodillo en una bolsa de plástico para impedir que la pintura seque en los instrumentos. No es conveniente sumergirlos en agua, ya que la primera aplicación sería desigual.
    Cuando se haya acabado una sesión de trabajo, se limpian inmediatamente los instrumentos con agua y detergente. Al hacerlo hay que procurar no producir atascos con los restos de pintura en el fregadero o en las tuberías. Se evitará igualmente que las partículas de cuarzo o de fibra de vidrio rayen los esmaltes o las cubetas de acero inoxidable.

    Cuando haya que pararse en plena sesión de pintura, se envolverá la brocha o el rodillo con una bolsa de plástico con el fin de conservar la humedad.

    Como pintar una fachada

    Pinturas para fachadas.
    Por regla general, son del tipo sintético, similares a las de emulsión pero con la incorporación de otros materiales, como cuarzo en polvo, mica o, en ciertos casos, finas partículas de fibra de vidrio. La incorporación de estos productos da mayor estabilidad y solidez a la pintura, mejor resistencia a la humedad y evita las grandes grietas superficiales, al mismo tiempo que proporciona una textura muy agradable. El poder cubriente equivale a la mitad de una pintura de emulsión: 6 m2 por litro, aunque el resultado depende mucho del grado de absorción del soporte. Serán necesarias una o dos capas. Todo depende del color anterior y del tipo de superficie.

    Aplicación de la pintura.
    Para dar las pinturas de exterior se puede emplear la brocha o el rodillo. Este último garantiza un trabajo más rápido, pero la brocha será insustituible para alcanzar sitios de difícil acceso. Para superficies planas es preferible la textura del rodillo a la de la brocha. Sobre las superficies en relieve, como revocos toscos y granulosos o paredes de ladrillos vistos, es recomendable buscar un rodillo de pelo largo para penetrar en todas las depresiones. Hay que tener en cuenta que no resulta cómodo manipular el depósito con rejilla de enjugado cuando se está encaramado en una escalera. En estos casos resultará más eficaz proveerse de un recipiente que pueda suspenderse en un barrote de la escalera o en un andamiaje.
    Si se usan brochas, se procurará que sean grandes: de 10 a 15 cm de diámetro. Las de nailon o de una mezcla de cerdas naturales y sintéticas resistirán mejor el desgaste abrasivo de las paredes exteriores. Por otra parte, la masa compacta de las cerdas retendrá poca cantidad de pintura habida cuenta de la consistencia de la pintura exterior.

    Acceso a las superficies altas.
    En la mayoría de los casos las fachadas suelen ser siempre más altas que las correspondientes paredes del interior. Por lo tanto, habrá que Utilizar anda-mios y un método de trabajo que permita poder recubrir uniformemente la pared en fases sucesivas. La construcción de un andamio se detalló anteriormente en las páginas anteriores. Habrá que asegurarse de que el andamio quede a una distancia cómoda tanto para realizar los trabajos de preparación como de pintura de la fachada. Si se levanta el andamio demasiado cerca de la pared, se verá que quedarán zonas a las que no se podrá llegar con facilidad, lo que obligará a retoques que se notarán posteriormente. Si no es necesario cubrir una gran superficie, será suficiente una escalera. Se usará un sistema estabilizador para operar a gran altura con el objeto de conseguir que la escalera resulte más estable y facilitar el emplazamiento del cubo de pintura de manera que resulte fácil su acceso con la brocha o con el rodillo. Se coloca la escalera desplegándola hasta alcanzar la parte superior de la pared. Conviene recordar, sin embargo, que hay que dejar cuatro escalones, como mínimo, por encima de donde se apoyen los pies si se quiere disponer de un buen punto para agarrarse. Finalmente, se coloca la escalera de manera que se pueda alcanzar el extremo derecho -o izquierdo si se es zurdo- de la pared.
    De todos modos, y admitiendo que se utilice la mano derecha habitualmente, se cubre por completo el panel situado a la derecha de la escalera y luego se desplaza la escalera hacia la izquierda y se continúa trabajando en la zona siguiente, como se muestra en la figura.
    Se prosigue horizontalmente a lo largo de la fachada hasta alcanzar el extremo de la izquierda y luego se ajusta la escalera a la nueva altura, y así sucesivamente.
    Si anochece o empeora el tiempo de modo que obligue a suspender el trabajo antes de haberlo acabado, se procurará pararse en un punto en el que luego pase desapercibido el empalme: a lo largo de un bajante, dé un margen de ventana o de una arista cualquiera.

    Para repintar la fachada hay que organizarse de manera metódica, subdividiendo la superficie en zonas. Se empieza por arriba y se va descendiendo. Se procurará acabar cada zona en una arista.

    Como pintar paredes con humedad

    Soportes húmedos.
    Las paredes que presentan signos de humedad o de enmohecimiento necesitan un tratamiento antes de volver a ser cubiertas con pintura. Las paredes muy expuestas a la humedad (en el jardín, en el sótano, etc.) se recubrirán con un producto bituminoso, que habrá que dejar secar por completo a continuación.

    Soportes enmohecidos.
    Los mohos son muy frecuentes en paredes exteriores muy expuestas a la humedad, tanto si ello se debe a las condiciones atmosféricas o a errores constructivos. También pueden ser debidos a una avería de fontanería. Para eliminar el moho se da en primer lugar una capa fungicida en las zonas afectadas y luego se elimina todo lo que salte con una rasqueta. No es aconsejable emplear un cepillo metálico, ya que las partículas que pudieran producirse podrían dar lugar a manchas de herrumbre posteriormente. Se acaba dando una segunda capa de producto fungicida y se deja secar.
    Estas soluciones contienen productos muy activos, por lo que es recomendable aplicarlos protegiéndose las manos con guantes de caucho y utilizando gafas para evitar salpicaduras. Es necesario aplicar este tratamiento antes de proporcionar una capa de producto hidrofugante.

    Como pintar superficies pintadas anteriormente

    Superficies pintadas anteriormente.

    La regla general consiste en preparar los soportes pintados anteriormente antes de repintarlos. Si se trata de trabajos en el exterior, esta precaución es imperativa para asegurar la efectividad del nuevo recubrimiento.

    • Para una pintura al aceite. Se lejía o se limpia con un detergente potente del tipo de cristales de sosa y se aclara con agua limpia. Se rascan los puntos en donde la pintura muestre desportillados, se rellenan las grietas profundas y los agujeros con una mezcla de cemento y arena y se alisan las grietas finas con un producto de relleno para exteriores. Hay que tener en cuenta que los productos de enmasillado para el interior no son adecuados para el exterior, ya que se deterioran rápidamente, se desprenden y originan el desmenuzamiento de la nueva pintura.

    • Para una pintura de emulsión. Se lejía con un producto preparado para ello que podrá encontrarse en las droguerías. Deben evitarse los cristales de sosa, pues son demasiado agresivos. Si hay alguna infiltración de agua, habrá que dejar secar por completo antes de pintar. Se rascan, como se ha dicho antes, los puntos en que la pintura haya agarrado poco y se reparan las fisuras.

    • Enjalbegados con cal. Fueron muy utilizados antes, así como’otros tipos de pinturas al agua no lavables, en grandes superficies de albañilería exteriores debido a su bajo precio. Sin embargo, la mayoría de estas pinturas a base de agua acaban resultando polvorientas con el tiempo, por lo que el lejiado quizás no resulte aconsejable. Por otra parte, el agua contenida en el nuevo revestimiento (tipo emulsión) puede reblandecer el antiguo y, por tanto, impedir una buena adherencia. Debido a ello convendrá cepillar cuidadosamente y, si es necesario, rascar a fondo hasta obtener la superficie original del paramento. Para acabar, se aplica sobre las paredes ya limpias una capa de un producto impermeabilizante de dos componentes que calará en el soporte antiguo y lo fijará proporcionando una superficie carente de poros y resistente al agua.

    Pasos para pintar una pared con ladrillos

    1 Para empezar, se eliminan todos los elementos murales, como las persianas, y se separan todo lo que sea posible las plantas trepadoras.
    2 Se raspa la suciedad con un cepillo o con una brocha de cerdas duras. No conviene usar cepillos metálicos, pues podrían dejar restos de herrumbre.
    3 Se prepara una solución concentrada de lejía y se extiende en todos aquellos puntos en donde haya moho para destruirlo. Se enjuaga con agua limpia.
    4 El resultado final dependerá de la calidad del soporte. Se examina cuidadosamente la superficie y se corrigen los defectos, como juntas desguarnecidas.
    5 Es mejor, en general, aplicar una capa de imprimación sobre una pared de ladrillos. Se darán varias manos con la brocha para impregnar el ladrillo.
    6 Antes de pintar, se cubrirán todas las plantas que se hallen cerca, así como los escalones o los dinteles para evitar mancharlos con salpicaduras.
    7 Con el fin de evitar las diferencias de tonalidad, se prepara de una sola vez el color de todo el volumen de pintura que se necesitará.
    8 El estabilizador es un accesorio muy útil cuando es necesario trabajar a gran altura. Se puede colgar en él un bote o un depósito de pintura.
    9 Cuando las superficies que hay que pintar resultan de difícil acceso, no es cómodo emplear un rodillo. En estos casos se acaban los detalles con brocha.
    10 Se trabaja siempre a un lado de la escalera. Si se quisiera operar en ambos lados al mismo tiempo, ésta constituirá siempre un obstáculo.

    Pintar paredes con tecnica de difuminado

    Paredes a la última: TÉCNICA DEL DIFUMINADO.
    El acabado difuminado consiste en aplicar una pintura de un tono sobre otra de tono similar, más claro o más oscuro. Después de aplicar la segunda mano hay que trabajar la pintura fresca. Para ello, pueden utilizarse varios accesorios: una brocha plana y ancha, un cepillo como el de la foto grande, una brocha redonda de pelo corto, una manopla…
    Tienes dos opciones de aplicación: dar la pintura más oscura y después la más clara, o al revés. Nosotros hemos escogido la primera opción, pero en cualquier caso la técnica es la misma, sea cual sea el orden de las capas de pintura.
    A rayas cruz:
    Nosotros hemos realizado un dibujo en aspa, utilizando para ello un cepillo de raíz de mango largo. Dependiendo del movimiento de la herramienta, el acabado será más o menos regular.
    Así se pinta la base:
    1. Para empezar, extiende la primera mano de pintura con el rodillo de pelo corto. Aprovecha para pintar las cuatro paredes de una vez y que se vayan secando.
    2. La mezcla se da abarcando zonas no superiores a 1 m2 y de forma que cubra bien, para luego difuminar la pintura aún fresca con el útil escogido.
    Y así se consigue el acabado:
    3. El difuminado lo puedes llevar a cabo también con brocha redonda; la textura resulta así algo más compacta que si lo haces con el cepillo.
    4. Con la manopla se obtiene un efecto parecido al de las nubes. Es ideal para hacer diseños en círculo.

    Como hacer acabados rústicos de pintura

    Estilo rústico: TÉCNICA DEL ENLUCIDO.
    • Este acabado oculta las imperfecciones de la pared y es fácil de hacer. Necesitarás pasta de emplastecer (de la que se usa para tapar grietas, o pasta específica para este tipo de efectos) y una mezcla de barniz y pintura o pigmento (o bien una cera coloreada especial).
    • Extiende una imprimación blanca sobre la pared, para evitar que las manchas se vean a través del enlucido. Si pintas sólo el zócalo, el efecto será menos agobiante que si cubres toda la pared y te cansarás menos.
    La pasta se da con la llana:
    1 La pasta ¡ene preparada, pero también se vende en polvo para mezclar con agua. La mezcla lleva barniz acrílico incoloro y pintura o pigmento.
    2 Coge la pasta con la llana y aplícala por la pared en zonas de 1 m2. Ve moviendo la llana para que el acabado vaya en distintas direcciones.
    3 Puedes lijar las zonas más sobresalientes para suavizar el acabado. Después tendrás que aplicar la mezcla de barniz y pigmento o pintura con una brocha ancha, bien extendida.
    EL RESULTADO:
    Este acabado es perfecto para ambientes rústicos, aunque también coordina con materiales de última generación, como el acero o el cristal. Una buena opción es decorar así sólo una pared y dejar las demás blancas; evitarás recargar en exceso las estancias.
    Muy práctico:
    • Las líneas de pintura decorativa suelen ofrecer acabados en muchos tonos. Algunos, como el nuestro, se aplican en blanco y se colorean con cera o barniz. Otros vienen en polvo para ser mezclados con pigmento: la pasta se aplica ya coloreada.

    Acabados de pintura en paredes

    Los acabados mas bonitos con PINTURA.
    MUY FÁCILES DE HACER, PASO A PASO:
    Si quieres personalizar tus paredes con “efectos especiales”, sólo tienes que aplicarlas técnicas de este reportaje.
    Con el paso del tiempo, los útiles de pintura como los rodillos para crear efectos decorativos, la esponja y la brocha han evolucionado de manera que cada vez resultan más fáciles de utilizar. Si tus paredes ya están blancas y Ubres de irregularidades, no hay nada que impida que des rienda suelta a tu creatividad. • Todas estas técnicas constan de dos fases, así que debes planificar bien el tiempo. Además, tendrás que proteger las superficies que no van a pintarse; no te olvides de comprar plástico para el suelo y cinta de carrocero ancha.
    Las pinturas y las mezclas.
    • Como base, emplea una pintura plástica satinada; para el acabado, mezcla la pintura con fijador de látex (2 vol. de pintura por 1 de fijador). Añade un poco de agua y haz pruebas.
    • También puedes utilizar productos especiales: Fine Maccie, de Hempel; Les Décoratives y Murs d’Orient, de Lakeone; Tierras Florentinas, de Osaka; Blatem-Art, de Pinturas Blatem; Efectos Decorativos, de Bruguer.

    Como pintar una pared nueva

    Preparar una pared antes de pintar.
    Lija y da un producto fijador.
    Voy a pintar la habitación de mi hija. Está en color blanco y sin estrenar, y quiero darle un tono azul a la pared del cabecero. ¿Tengo que lijar primero? ¿Qué pintura me recomiendas?

    Aunque se puede pintar directamente sobre un acabado liso y regular, es mejor tomar determinadas precauciones antes, si quieres que te quede perfecto. Te recomiendo que lijes la superficie con una lija del n° 280 sin insistir demasiado, para después aplicar una mano de fijador de látex diluido con agua al 50%. El fijador se aplica bien extendido y con rodillo y debes dejarlo secar por lo menos tres horas. Con esto evitarás que la siguiente mano de pintura se “pele” y no agarre bien, y el acabado te quedara toral mente liso.
    Las pinturas más indicadas para interiores son las plásticas (el temple es difícil de manejar; es mejor dejarlo para los profesionales). Hoy día hay pinturas especiales que sólo necesitan una mano para cubrir, otras que no desprenden olor, e, incluso, algunas que repelen os insectos. Aplica la pintura con un rodillo pequeño de pelo corto; es más lento, pero queda mucho mejor que con los grandes.

    Consejos para pintar paredes

    CON TITÁN.
    ¡pinta y estrena!
    Pora decorar y proteger cualquier superficie, utiliza TITANLUX. Una pintura brillante de secado rápido que permite múltiples aplicaciones, tanto en interior como en exterior. Con una amplia gama de colores entremezcladles para crear la tonalidad que desees.

←Anterior