Archivos para Conservación de la moqueta Categoría

    Colocar revestimiento

    Se realiza una incisión a todo lo largo del panel en la lina media y se dobla el panel en un ángulo de 90°.  Ir con cuidado en no cortar la moqueta al practicar la incisión.

    Manchas solucion en las moquetas

    Hay que actuar inmediatamente que se haya producido una mancha.
    De una manera general, hay que tamponar sin restregar y procurar eliminar la parte más importante de la mancha utilizando papel absorbente o un trapo limpio.
    Actuar luego con los medios adecuados para contrarrestar, de la manera más eficaz, la mancha en función de su origen.
    En los arpiculos siguientes se ofrece un cuadro bastante exhaustivo de las principales clases de manchas que se pueden producir en la vida doméstica, indicando los medios y la manera de proceder para conseguir su eliminación.
    Téngase presente que muchas bebidas (café, té, coca-cola, jugos de frutos, etc.) contienen taninos que si se oxidan con el aire y con el calor toman una coloración parduzca que será indeleble, sino se contrarresta rápidamente.
    Actuar asimismo rápidamente contra orines y vómitos, los cuales provocan con el tiempo una decoloración de las fibras.

    Mantenimiento para las moquetas

    La barredera mecánica sirve para eliminar las motas, partículas, hilos, etc., depositados en una moqueta, constituyendo una especie de preparación al desempolvado a fondo que se obtiene mediante un aspirador.

    Los aspiradores para limpieza de moquetas conviene que sean poderosos ya que deben eliminar el polvillo y pequeñas partículas que se han infiltrado en el fondo del terciopelo. Un aspirador con escasa capacidad de absorción no conseguirá arrastrar estas partículas del fondo y se limitará a limpiar las que hayan quedado en la parte superficial y más externa.

    Conservación de la moqueta

    De vez en cuando (cada mes) se puede proceder a una limpieza más a fondo pasando una bayeta limpia y frecuentemente enjuagada en agua clara, y luego escurrida a fondo. Esto proporciona un desempolvado superficial que aumenta el brillo de los pelos. Por otra parte, esta acción contrarresta en las moquetas sintéticas no tratadas la producción de electricidad estática.
    El uso de champús especiales para moquetas se llevará a cabo dos veces por año: preferiblemente al final del invierno y a primeros de otoño. Pueden emplearse indistintamente champús líquidos o en espuma, después de haber procedido a un desempolvado. Realizar una prueba en un rincón antes de dar como bueno el champú…
    No rebasar las dosis prescritas por el fabricante. Lo más eficaz y cómodo es pasar el producto al atardecer y dejarlo secar durante toda la noche (sin transitar por el lugar tratado). Al día siguiente se pasa el aspirador.
    Póngase mucha atención en la adquisición de los champús y preferié-ranse los que hayan pasado por un control de calidad, claramente indicado en el envoltorio.
    Un análisis realizado por un Instituto europeo al servicio del consumo ha puesto en evidencia que una gran parte de los champús que había en el mercado provocan un más rápido enmugrecimiento de la moqueta…
    Queda también el recurso de acudir a un profesional para que realice una vez al año una limpieza a fondo. Aquél puede llevar a cabo una labor mucho más contundente debido a los medios de que dispone que un aficionado con los instrumentos y los productos que se detallan. Sin embargo, esta intervención es muy onerosa.
    Una recomendación: utilizar un aspirador potente. Su costo, muy superior a los simples aspiradores domésticos, quedará compensado con creces por su eficacia y mayor duración.

    Primeros cuidados moqueta

    Inmediatamente después de su colocación, cualquier alfombra y moqueta pierde pelo y produce mucha pelusa. No hay que alarmarse, esto es completamente normal. Durante este período (unos dos meses) no hay que utilizar ni el aspirador ni ninguna clase de champú. Simplemente se barrerá con suavidad, siempre haciéndolo en dirección del pelo. Puede utilizarse, en cambio, con gran ventaja la barredera mecánica a la máxima altura que se pueda graduar, en el caso de que se disponga de un instrumento que permita esta graduación.
    Si sobresale algún tufo o penacho no deben arrancarse tirando de ellos, solamente se enrasarán utilizando unas tijeras.
    No hay que preocuparse si durante los primeros días aparece como un efecto superficial de reflejo, que será tanto más acentuado cuanto más espesa sea la moqueta. No se trata demanchas de fábrica. El espejismo irá desapareciendo con el tiempo.
    Mantenimiento periódico. Pasado el período de pruebas la moqueta será barrida regularmente, preferiblemente con una barredora mecánica con acción de vaivén reiterado.
    Complemento de esta acción es el empleo del aspirador, cuidando que la última pasada se haga siempre en dirección del pelo. Utilizar bases lisas en lugar de las provistas de pelos hirsutos. Atención a los embudos de material plástico pues son frágiles y su rotura puede dar lugar a un pinchado de pelos o tufos.
    Lo ideal sería pasar diariamente la barredera mecánica en aquellas piezas muy transitadas: comedores, pasillos, escaleras. Después de comer en aquellas habitaciones donde se efectúen las colaciones. En las otras habitaciones bastará realizar el barrido dos o tres veces por semana.
    Se intercalará una pasada de aspirador entre cada dos o tres pasadas de barredera. Es decir, según la cadencia expresada anteriormente, dos veces por semana en los lugares muy frecuentados y cada semana en los dormitorios y otras piezas.

    Mantenimiento y conservación de la moqueta

    Está perfectamente demostrado que un entretenimiento regular prolonga la duración de las moquetas. El polvillo que se acumula en los pelos de la moqueta contiene partículas duras, abrasivas e incluso cortantes que si permanecen durante tiempo sin ser extraídas perjudican gravemente las fibras textiles al ser pisada la moqueta.
    Por otra parte, los vahos depositados (humos grasos, gases liquidados o sublimados de hidrocarburos empleados como combustibles, etc.), hacen que aquellas partículas se consoliden, siendo entonces ineficaz la acción de los aspiradores corrientes domésticos. No hay qué decir que las manchas, particularmente las de productos orgánicos, favorecen la proliferación de microorganismos que atacan aquellas fibras, también de origen orgánico (lana, yute, algodón, etc.). También la polilla halla un excelente sistema nutritivo en estas impregnaciones orgánicas.