Archivos para correa de persiana Categoría

    Cambiar la cinta de una persiana

    Sustitución de la cinta.
    ■ Si la cinta muestra señales de desgaste en las zonas de mayor uso conviene sustituirla, antes de que se rompa, ya que si se rompe de improviso puede ocasionar desperfectos a la propia persiana.
    ■ Para sustituir la cinta hay que acceder a la caja situada encima de ¡a ventana, donde se encuentra el rodillo que enrolla suspendido por sus dos extremos, en uno de los cuales se halla la polea en la que se enrolla la cinta.
    ■ El primer paso para sustituir la cinta es quitar el panel frontal, que suele estar fijado con tirafondos o simplemente encajado. Para ello, aflojar los tirafondos de retención o actuar según cual sea el sistema de retención. Se levanta el panel para desalojarlo de su asentamiento y luego separarlo.
    ■ A continuación, se levanta la persiana hacia arriba tirando del trozo de cinta que haya quedado en buen estado. Después de bloquearla, de modo que no se desplomen las lamas por uno u otro lado, se quita la cinta rota o deteriorada.
    ■ Es muy posible que para esta operación se tenga que solicitar ayuda, especialmente si la ventana da directamente a la calle.
    ■ La cinta vieja se quita desenganchándola de la polea; normalmente se tiene que aflojar un tirafondo, pero en algún caso está retenida por un anudamiento que impide que pueda salirse de una acanaladura existente en la misma polea.
    ■ Puesto que la persiana, una vez arrollada, impide la operación, para deshacer el nudo se tendrá que recurrir a un destornillador o a una llave de punta de loro que facilite su aflojamiento.
    Para intervenir en una persiana enrollable, lo primero que hay que hacer es abrir la caja situada en la parte superior de la ventana. Se aflojan los tornillos que la retienen y se desaloja de su asentamiento, tirando, generalmente, hacia arriba.

    Reparacion de persianas

    REPARAR LA PERSIANA.
    A menudo, las persianas enrollables presentan problemas de funcionamiento: cintas que se desgastan o desvían y
    que obligan a remplazar las plaquitas de unión entre lamas, por ejemplo. Estos inconvenientes tienen fácil solución,
    pero en algunos casos precisan la ayuda de otra persona.
    Una persiana enrollable está constituida por una serie de lamas (o láminas) cuyos cantos se acoplan en machihembrado, de modo que al cerrarlas queden perfectamente encajadas. Las lamas pueden ser de madera, acero, plástico, de madera y aluminio o de PVC y aluminio. También las hay de perfil metálico o de aluminio, rellenas de una espuma sintética que cumple una función aislante tanto térmica como acústica. El sistema de acoplamiento entre las lamas está constituido por una serie de ganchillos móviles, que las atraviesan y se ensamblan entre sí. Hay otros modelos en los que en vez de ganchos o plaquitas es el mismo perfil de las lamas el que logra la unión y articulación entre ellas.

    Reparar una persiana

    Reparar una persiana.
    Bloquee la correa con clavos galvanizados (de zinc) en las ranuras del marco. Coloque la ventana en su sitio y pruébela: los contrapesos no deben tocarse, al igual que las poleas ni la parte Inferior de los marcos, ya que esto indicaria que el cuadro no coincide en alguna esquina.
    Finalmente, vuelva a colocar las tajas de los compartimentos y las tapajunas.

    Como reparar persiana

    Como reparar persiana.
    Consiga una correa de buena calidad y ténsela antes de ajuslarla. Tome las medidas de la antigua correa como referencia. Engánchela al contrapeso.
    Con la ayuda del cordel, coloque la nueva correa en su lugar. En el caso de a extracción de la correa antigua, es conveniente utilizar una anilla del tamaño de un eslabón. Así se asegura de la caída del cordel que guiará a la nueva correa.

    Reparar persianas

    Reparar persianas.
    Extraiga las cuatro tapas de los compartimentos; señálelos con una marca para colocarlos después en su sitio. Seguramente deberá rascar la pintura en las juntas de la tapa y en las cabezas de los tomillos.
    Compruebe el estado de los contrapesos en los compartimentos. Antes de extraer las correas viejas, sujételas por la abertura superior con un cordel y estire por la parte inferior. Deje el cordel atravesado y podrá utilizarlo luego como guía.

    Reparar persiana

    Reparar persiana.
    Compruebe el cierre por medio de la cinta en la ranura del marco. Si ésta no está seccionada, apriete bien los clavos para evitar el roce en las juntas. Si una cinta estuviese desgastada, seria aconsejable que cambiara las cuatro bandas. Compruebe si el tapajuntas que separa los dos cuadors. Si fuese necesario, separe el marco superior para extraer la cinta.

    Cambiar correa de persiana

    Cambiar la correa de una persiana de guillotina.
    Utillaje y herramientas: Martillo, cincel para madera, tenazas, destornillador y clavos galvanizados de cabeza plana.
    El marco Inferior o interior (el chasis colindante que sostiene al vidrio) se sostiene por un par de tapajuntas interiores a cada lado de la ventana. Con la ayuda del cincel, levanta una cubierta por un lado para observar el chasis.