Archivos para Elección de una moqueta Categoría

    Moquetas adecuadas

    La clasificación T1 y T2 acoge moquetas aptas para el uso doméstico en hogares con moderado tragín e incluso en edificios públicos no afectados por mucha circulación.
    Las moquetas englobadas dentro de la clasificación T3 son las adecuadas para hogares en que se produzca un intenso movimiento y actividades profesionales, también en lugares públicos con bastante actividad y en donde tiene lugar la circulación de vehículos con ruedas.

    Hemos creído importante exponer al posible consumidor de moquetas esta homologación, para que pueda exigirla en el momento de ir a adquirir una moqueta.
    Dentro de la clasificación T4 están comprendidas las moquetas capaces de soportar un gran tragín, ser constantemente holladas y sufrir desplazamientos de mesas, sillas y archivos.

    Clasificación de moquetas

    Siempre y cuando se tengan en cuenta unas exigencias mínimas de calidad de las fibras, así como de los medios empleados para fijarlas y retenerlas, las moquetas no están completamente excluidas de cuartos de baño y de lugares en donde se producen humedades.

    Para conseguir esta clasificación se han sometido las moquetas examinadas a 14 pruebas:
    1.a Análisis químico de las fibras utilizadas.
    2.a Número de rizos o bucles por unidad de longitud y evaluación de los puntos.
    3.a Determinación del peso de la felpa y de su densidad.
    4.a Medida de la resistencia al arrancado del pelo o rizo.
    5.a Resistencia de los recubrimientos del soporte.
    6.a Resistencia a la exfoliación (de-laminaje) de dichos recubrimientos.
    7.a Solidez a la luz de los coló: empleados.
    8.a Solidez al desgaste (pisada o ce) de los colores.
    9.a Solidez de los colores al lava en seco, con agua y con det gentes.
    10.a Modificación de la estructi bajo la acción de un uso coi nuado.
    11 .a Modificación del aspecto baj< acción del uso.
    12.a Resistencia  a  la presión tática.
    13.a Resistencia a  la presión námica.
    14.a Estabilidad dimensional.

    Elección de una buena moqueta

    Elección de una moqueta
    Dejando aparte el gusto y las predilecciones personales por tal o cual color o textura, las exigencias decorativas con respecto al resto del lugar en donde debe incorporarse la moqueta, lo más importante es prestar atención al uso y al desgaste a que deberá ser sometida en función de las actividades y de la mayor o menor intensidad de las mismas que se producirán en el lugar en donde se coloquen.
    No es lo mismo lo que tendrá que aguantar una moqueta en un cuarto de niños que en una habitación solamente ocupada en ocasiones. Como tampoco será lo mismo en un pasillo o escalera o en un dormitorio.
    Es a partir de ese principio que una comisión internacional de expertos estableció una gradación de aquellos lugares en los que se pueden colocar moquetas y consecuentemente determinar una clasificación de las mismas en función de una respuesta adecuada a las exigencias de cada uno de aquellos lugares.
    Esta última clasificación está asumida por un label de garantía consistente en una T, acompañada de un subsigno: una primera serie numeral del 1 al 5 y otra con dos letras, la L (símbolo de lujo o de alta calidad) y la D (símbolo de decoración o de materiales no sometidos a criterios de utilización).