Archivos para Empalmes electricos Categoría

    Instalacion interruptor

    INTERRUPTOR Y EMPALME.
    1. Dentro de la caja se introducen los cables que proceden del contador y se preparan los agujeros que tengan que utilizarse para los conductores que parten del cuadro.
    2. El interruptor automático se coloca sobre el accesorio que hay dentro de la caja. De esta manera se podrá operar con el interruptor ya montado.
    3. Los conductores que alimentan la instalación interior se introducen en la caja para empalmarlos al interruptor.
    4. Los cables se desnudan en sus extremos mediante tijeras de electricista o empleando unas pinzas especiales para desnudar cables.
    5. En el borne existente en la caja se empalma el cable de tierra, conectándolo al mismo tiempo con los otros conductores de tierra de la instalación.
    6. Los conductores de lase y neutro procedentes del contador o que parten del interruptor se insertan y atornillan en los respectivos bornes.
    7. Conviene que la caja empleada como cuadro pueda quedar cerrada. Se dejan espacios libres para ulteriores instalaciones.
    8. Después de haber empalmado los cables con los bornes del contador, se acciona el interruptor, con lo que se proporciona tensión al circuito interior de la vivienda.

    Uniones con soldadura

    Empalmes con soldadura.
    ■ Para alcanzar una unión mucho más estable y una transmisión eléctrica segura, lo mejor es soldar el extremo del conductor al accesorio terminal mediante una soldadura de estaño. Para ello, una vez realizado el empalme por entrelazado, se extiende el estaño a lo largo de la trenza obtenida y se aplica el calor necesario para que se funda. El estaño fundido se infiltrará entre las hebras del empalme y consolidará la unión al enfriarse. A continuación se puede proceder al aislamiento con la cinta adecuada.

    Como hacer empalmes electricos

    Forma de empleo:
    ■ El conductor tiene que marcarse en el punto a partir del cual hay que desnudarlo.
    ■ Para proceder al desnudado se utiliza la parte cortante y el calibre que corresponda al grosor del conductor metálico.
    ■ Se aprietan las pinzas y luego, sin abrirlas, se tira de ellas hacia afuera con una mano, mientras la otra retiene con fuerza el resto del cable.
    ■ Si se trata de un cableado, una vez despojado el conductor metálico de su aislamiento se retorcerán los hilillos que lo constituyen en el mismo sentido en que están arrollados.

    Empalmes entre cables

    APLICACIONES:
    1. Los conductores tienen que ser pelados siempre a una medida determinada. Para ello se usa la parte de la pinza destinada a «corte».
    2. El desnudado se realiza introduciendo el conductor en el agujero que forman las dos muescas del calibre adecuado. Luego, se aprietan las pinzas y se tira del cable.
    3. Los conductores que solamente tienen una capa de aislamiento se logran desnudar con una sola acción de las muescas correspondientes al calibre del hilo o cable conductor.
    4. Los terminales provistos de extremo aislado se empalman con el conductor y se aprietan en las muescas elipsoidales.
    5. Se puede conseguir un empalme perfecto entre dos conductores, introduciéndolos en unos tubos aislantes que se puedan deformar.
    6. Con el pelacables se pueden partir puntas o tornillos de poco diámetro. Para ello, se abre la pinza y se los introduce en el agujero adecuado. Para el corte se aprieta con fuerza.

    Pinzas desnudadoras

    Pinzas desnudadoras.
    ■ En la ilustración de la página anterior se representa uno de los pelahilos más corriente. Este tipo de pinzas está constituido, por regla general, por una especie de alicates de anchas platinas que terminan en sendos mangos convenientemente provistos de aislamiento. En cada una de las platinas hay una serie de mellas de distinta forma y aplicación.
    ■ Inmediatamente después de cada uno de los mangos aislados se encuentran las muescas que se utilizan para el desnudamiento. Cada par de muescas proporciona un agujero circular de diferente calibre, dotado de su número correspondiente. Las muescas están afiladas para permitir hender el aislarniento hasta llegar al conductor metálico sin afectarlo, es decir, sin cortar ninguna de sus hebras.
    ■ En la parte opuesta de las pinzas también hay otras mellas, que forman al reunirse unos agujeros de distintas secciones que sirven para apretar las aletas de los terminales en forma de platina, con ojal o en forma de U. Estos prensores de aletas terminales también sirven para sostener unos tubos aislantes en los que se introducen los extremos de los conductores y que se deforman por compresión.

    Alicates universales

    Alicates desnudadores.
    ■ Los alicates desnudadores (también llamados pelacables o pela hilos) se ofrecen en distintas versiones en el mercado. Naturalmente, los más sofisticados, y en cierta manera los más cómodos de manipular, son también los más caros. Pero hay otras herramienlas sencillas que, además de facilitar el trabajo de desnudamiento de los aislantes de conductores de varios grosores, permiten llevar a cabo muchas de las manipulaciones habituales cuando se trabaja con instalaciones eléctricas.

    Empalmes cables electricos

    El desnudamiento.
    El desnudamiento puede realizarse por distintos procedimientos, pero, cualquiera que sea la forma como se haga, es necesario tener en cuenta algo muy importante: durante la manipulación que se realice para el desnudamiento, el conductor no debe sufrir el más mínimo deterioro. De este modo, la superficie de los conductores macizos no quedará afectada y no se cortará ninguna de las hebras que constituyen un cableado (ni que sea uno solo de los pequeños hilillos).
    ■ Esta exigencia obliga a tener mucho cuidado al proceder a las acciones ten-denles a eliminar el recubrimiento aislante, pues generalmente dichas acciones suponen la realización de un corte alrededor de todo el conductor para arrancar limpiamente todo el aislante que se quiere eliminar.
    ■ Son muchos los profesionales que, muy seguros de su habilidad, no vacilan en realizar un corte con ayuda de una navaja. Desde luego, éste es un procedimiento al que también puede recurrir un aficionado, siempre y cuando proceda con muchísima atención para no ocasionar, como se acaba de decir, un daño irreparable en la continuidad del conductor. Los profesionales también saben sacar partido de su habilidad ejecutando el desnudamiento con unos alicates universales. Para ello aplican las mordazas cortantes y, sin haber llegado a apretar demasiado (sólo hasta alcanzar el conductor metálico), utilizan la misma herramienta para arrancar hacia afuera del conductor el tubito de aislamiento cortado.
    ■ El aficionado que carece de esta habilidad tiene dos caminos: proceder a una etapa de entrenamiento hasta alcanzar la soltura indispensable para llevar a cabo el desnudamiento de aislante sin que resulte consentido el conductor metálico, o adquirir, por un precio módico y que resultará rápidamente amortizado si se tiene que realizar un mínimo de manipulaciones, unos alicates desnudadores que luego se tendrán siempre a mano para desnudar con toda seguridad un conductor eléctrico cada vez que se produzca la ocasión. Evidentemente, estas ocasiones se presentarán a menudo si es uno mismo quien se encarga de los arreglos para el mantenimiento de la casa: las conexiones estropeadas de los aparatos electrodomésticos más corrientes, los puntos de luz, las lomas de corriente, la instalación de un portalámparas para una luz, etc.

    Empalmes instalaciones electricas

    PELAHILOS Y EMPALMES.
    Los conductores están protegidos en todo su recorrido por un material aislante. Es preciso eliminar parte de éste para conseguir una conexión correcta, eficaz y segura.
    Para preparar adecuadamente un conductor que se tiene que empalmar a otro o establecer una conexión correcta en un borne, terminal u otro dispositivo mecánico de los que se utilizan en electricidad, es ineludible sacar una parte más o menos importante del aislante que recubre el conductor. Esto comporta el desnudado del material de aislamiento que recubre el hilo macizo o el hilo cableado, es decir, compuesto por muchos hilos de pequeño calibre retorcidos entre sí.