Archivos para Empapelar paredes Categoría

    Galones decorativos de papel

    Las tiras o galones de papel impreso en colores se utilizan normalmente como remate de un empapelado, tanto si es a nivel de techo o cornisa como algo más abajo para delimitar una altura. También pueden utilizarse como objeto decorativo para destacar o dar énfasis a una solución decorativa sobre una pared pintada con un color monótono. 0 para subrayar el marco de una ventana o el reborde de una hornacina, proporcionando a una habitación un detalle de elegancia y de originalidad.

    Se colocan de la misma manera que el papel, pero será conveniente delimitar previamente su recorrido con un trazo de lápiz. De esta manera se realizarán eventuales reajustes antes del encolado.

    Para realizar los cortes en ángulo se reservan las longitudes de galón suficientes para las superposiciones necesarias.
    Se coloca un trozo de papel entre dos tiras y luego se recortan ambas a la vez según el ángulo deseado.

    Revestimiento de una cristalera

    La primera tira se ha recortado de manera que se pueda retornar sobre la otra cara de la pared.

    Se reviste la pared exterior que delimita la galería y se dejan colgando los extremos de las tiras.

    Se cubre la superficie superior de la galería. Se cortan las tiras de manera que se puedan retornar en la esquina. Se encolan las tiras de la pared exterior y se enrasan de acuerdo con la longitud adecuada. Se cubren normalmente las paredes restantes.

    Fijación de las tiras en la pared

    La fijación de las tiras.
    Se toma la tira por el extremo superior con los dedos de ambas manos y se deshace el doblez. Se aplica la parte de arriba de la tira contra la pared dejando que caiga desplegándose el resto. La parte superior de la tira se fija dejando que rebase la pared el excedente calculado, procurando conservar la verticalidad respecto al trazo de yeso o respecto al borde de la tira anterior. Se frota el papel con el cepillo de tapizar hasta llegar al segundo pliegue si éste no se hubiera desplegado. En todo caso se despliega y se continúa cepillando sobre toda la superficie de la tira hasta llegar al suelo.
    Se marca de nuevo el pliegue sobre el papel a lo largo del techo con el dorso de las tijeras, se levanta ligeramente el papel y se corta el sobrante siguiendo el pliegue que se ha vuelto a marcar. Se vuelve a fijar la tira en la parte alta (fig). Se procede de manera análoga en la parte inferior.
    Se colocan las otras tiras del mismo modo, procurando hacerlas coincidir lateralmente. Se comprueba si casan los motivos antes de cortar las tiras en los extremos para no desperdiciar papel teniendo que cortar una nueva tira.

    Los cuerpos salientes y accesorios eléctricos.
    Se alinea correctamente la tira sobre el trazo de tiza o sobre el borde adyacente pero cepillando solamente la parte superior, dejando que la tira caiga libremente.
    Se aprieta entonces ligeramente la tira contra la placa o cuerpo, de manera que deje una huella clara sobre el papel. Se levanta la tira hacia sí y se realiza un agujero con la punta de las tijeras, partiendo de este agujero se realizan unos cortes diagonales que vayan al encuentro de cada ángulo de la huella marcada (fig). Se recortan con un cúter los cuatro triángulos obtenidos (fig). Se procurará enjugar la cola que haya podido manchar la pared. Si la placa es redonda se realizan análogamente varios cortes radiales.

    Revestimiento de ángulos y esquinas.
    Un ángulo entrante se recubre en dos fases, de modo que las dos tiras cabalguen una sobre la otra. Se corta la primera tira de modo que 2,5 cm rebasen la arista del ángulo a cubrir. Al fijar el papel se pasa el dorso de las tijeras siguiendo dicha arista y se acaba de encolar el resto del papel sobre la pared adyacente (fig). Antes de fijar la segunda tira se marca una línea de referencia vertical con ayuda de la plomada. Se alinea la segunda tira sobre esta referencia superponiéndola a la tira anterior.
    Si se trata de una esquina o ángulo saliente se dejan asimismo 2,5 cm para que pueda quedar superpuesta la segunda tira sobre la primera. Se fija la primera tira y se retorna sobre la esquina. Se alinea la segunda tira vertical-mente sobre la parte que rebasa de la primera, procurando que se halle cerca de la arista. Se elimina el sobrante con las tijeras. Si la esquina está perfectamente escuadrada puede recubrirse directamente con una sola tira completa, sin necesidad de recortarla.

    Como empapelar paredes

    ¿Por dónde se empieza?
    Se parte de una ventana, de una puerta o de un rincón situado cerca de dichas aberturas, procurando que 1a juntas coincidan en los lugares menos iluminados para evitar que estas produz can sombras. Si el papel es muy vistos se elige el punto de la habitación en que resida el centro de interés, como por ejemplo, una chimenea, y partiendo de allí se procede hacia ambos lados para que el revestimiento quede simétrico.
    Si el papel tiene un dibujo geométric de grandes dimensiones se procurar que la última tira coincida con el lugar más sombrío de la pieza para que empalme del motivo pase desapercibide

    Corte de las tiras.
    Hay que cortar cada tira a la medid conveniente. La manera más sencilla d medir su longitud consiste en desplega el papel sobre la pared a revestir. Sil embargo, como la mayoría de parede no suelen ser rectas, es prudente marca una línea vertical con ayuda de la pío mada para definir la primera tira.
    Se marca con un lápiz la anchura de la tira a partir del punto de partida (fig). Se marca una referencia a 2,5 en menos (fig) y luego, tomando la pío mada en la parte alta de la pared, si ajusta a esta marca. Se pasa un trozo de tiza sobre el cordel, se extiende y se deja que golpee contra la pared (fig). De este modo se tendrá la línea vertical de seada.
    Para desplegar el papel contra la pared se parte desde el suelo hacia arri ba. Se debe procurar que el borde de papel coincida exactamente con la línea vertical trazada.

    No hay que pararse al llegar al techo: el papel debe rebasar unos 2,5 cm (fig). Se hace un pliegue en el papel en el punto de unión con el techo manteniendo el rollo firmemente. Se pliega igualmente el otro extremo del papel a nivel del zócalo o en su unión con el suelo. Se deposita el rollo sobre la mesa y se corta recto en el sentido de la anchura a unos 3,5 cm aproximadamente del segundo pliegue.
    Se procede de la misma manera con la segunda tira. El borde adyacente de la primera tira sustituye ahora la línea marcada con tiza. El rollo se presenta de manera que casen los motivos de ambas tiras antes de marcar el límite superior e inferior. A veces será necesario cortar el papel en sentido longitudinal para hacer casar los dibujos. Pero si se tiene que eliminar más de la mitad de la tira es preferible trabajar simultáneamente con dos rollos e ir cortando ahora una tira ahora otra respectivamente de cada rollo.

    Otras veces se tendrá que cortar la tira en sentido longitudinal al llegar al extremo de la pared.
    Para hacer esto resulta más sencillo encolar el papel y doblarso sobre él mismo. Se toma la anchura que debe tener la tira tanto arriba como abajo, se marca esta medida en el papel y se traza la línea de corte y se corta a lo largo de ésta con las tijeras (fig).

    Encolado de las tiras.
    Se desenrolla una parte de la tira sobre la mesa. Los bordes del papel deben rebasar los de la mesa para evitar desbordamientos de la cola sobre la mesa y que se manche la cara buena de la tira (fig).
    El papel se encola empezando por el centro y dirigiendo luego la brocha hacia los bordes. La cola se extenderá lo más uniformemente posible, asegurándose de que las zonas de los bordes queden impregnadas.
    Después de haber encolado dos tercios aproximadamente de la tira se toma ésta por el extremo y se dobla sobre ella misma haciendo coincidir los bordes. A continuación se saca esta parte doblada fuera de la mesa y se procede a encolar el resto de la tira, replegándola a su vez (fig).
    Si la tira es de una longitud media se lleva a cabo un primer doblado mayor que el segundo, pero si es muy largo es más práctico hacer los dos pliegues iguales. Para una tira muy corta bastará un solo doblado.
    Si se utiliza un papel adherente se dobla la tira en forma de acordeón después de haberla cortado a la medida necesaria y se sumerge a continuación en agua durante un minuto. Con ello se logra activar el adhesivo contenido en el dorso del papel. Se coloca el recipiente justamente enfrente del lugar que se va a cubrir. De esta manera se podrá colocar la tira a medida que se vaya sacando del agua. La colocación del papel se efectúa normalmente.

    Material necesario para empapelar paredes

    El material necesario.
    Para el corte y encolado de las tiras es necesario disponer de una superficie de trabajo cuya anchura ideal es la de unos 25 mm inferior a la anchura de las tiras. Se puede utilizar un trozo de tablero aglomerado o en su defecto de otra clase dispuesto sobre unos caballetes o sobre una mesa de cocina.
    Será necesario asimismo un taburete o escalera que permita llegar hasta la parte superior de las paredes. Se dispone todo lo necesario para poder trabajar de manera cómoda y con toda seguridad. La estabilidad del taburete o escalera es muy importante, ya que se necesitan ambas manos para la colocación del papel.

    Se ponen al alcance de la mano los útiles pequeños y otros elementos indispensables: plomada, tiza, cinta métrica, un lápiz, tijeras largas de buena calidad, cola, uno o dos cubos para preparar la cola y disponer de agua limpia, brocha para encolar (eventualmente un rodillo) y un cepillo de cerdas suaves para empapelar. Se coloca todo el material en el lugar más conveniente superficie de trabajo, taburete, banco de trabajo, etc. de la manera que resulte más funcional.

    Finalmente, al comprar el papel, se deben comparar las tintas de los diferentes rollos. Si forman parte del mismo lote, en principio no debe existir problema. Pero, en cambio, si carecen de número de serie de fabricación es muy posible que se presenten matices de tonalidad que resultarán muy evidentes durante la colocación. En todo caso se procurará que las diferencias se reduzcan al mínimo.

    Arranque del papel de una pared

    Un viejo empapelado puede desencolarse mojándolo con agua sola o añadiéndole a ésta decapante químico o bien sometiéndolo a vapor de agua.
    El primer método produce mucha suciedad y en algunos casos puede resultar ineficaz. Para despegar papeles gruesos y resistentes es conveniente mezclar un decapante químico, vinagre o ácido acético. De esta manera el agua penetra más activamente en la cola. Hay productos especiales en el mercado para este trabajo.

    Se moja el papel con una brocha de encalar. Si el papel es lavable se raspa previamente la superficie con un cepillo de cerdas metálicas para que pueda calar la humedad. Se deja que el papel se empape y después se arranca tirando de él desde abajo. Se puede utilizar una rasqueta en las partes que no se desprenden. Esta se usará procurando no producir daños en el soporte reblandecido por el agua. Es preferible volver a humedecer raspando la superficie con papel de lija.

    El método del vapor es muy lento pero no produce tanta suciedad y reduce en gran manera las posibilidades de perjudicar el soporte. Para desencolar el papel se aplica el aparato contra la pared con una mano y con la otra se va arrancando el papel de la parte sometida al vapor. Con un poco de práctica se logrará sincronizar las dos acciones sin dificultad. Los papeles gruesos necesitan varias pasadas de vapor.

    Como empapelar una pared sin problemas

    • Preparación de las paredes.
    • Cómo eliminar el papel viejo.
    • Material necesario para la colocación del papel.
    • colocación de las tiras.
    • Revestimientos de rincones, cuerpos salientes y accesorios eléctricos.

    Empapelar una pared no suele presentar dificultades, pero conviene observar las reglas del arte y adoptar ciertas técnicas sencillas si se quieren evitar sorpresas desagradables y conseguir un revestimiento mural impecable.

    La preparación de la estancia.
    Se libera la pieza de todos los muebles y se retira de las paredes todo lo que se pueda eliminar: cuadros, espejos, apliques, etc. Hay que eliminar asimismo los elementos utilizados para la suspensión o fijación de los objetos. Se señala el emplazamiento de dichos accesorios con unos alfileres o puntas descabezadas que atravesarán fácilmente el papel y marcarán el lugar de fijación anterior.
    Se extiende papel de periódico o de embalaje para proteger el suelo. El plástico no es recomendable pues si se moja es resbaladizo.

    Se puede colocar un nuevo revestimiento sobre un antiguo p¡. plastificado siempre que se puegKtm arrancar la capa de vinilo. El papel seguirá en cambio ado pared.

    Pasos:
    1 La aplicación de vapor facilita mucho la eliminación de un empapelado, especialmente si es grueso. Este aparato puede alquilarse por un precio módico.
    2 Para obtener un revestido de calidad es necesario tapar los agujeros y fisuras del escayolado antes de colocar el papel.
    3 Una capa de preparación retarda el proceso de absorción de la cola por el soporte, evitando a la larga que se desencole el papel.
    4 Para trazar la línea vertical que servirá de guía a la primera tira se transporta sobre la pared la anchura de un rollo de papel.
    5 Para asegurar el recubrimiento en el punto de partida se toma como precaución un margen de retroceso de 2,5 cm respecto a la marca anterior.
    6 Se fija en la pared una plomada que pase por encima de la marca anterior. Se pasa tiza por el cordel y, reteniendo el peso, se tensa y se suelta bruscamente.
    7 Se aplica la primera tira tomando como referencia la línea de tiza. La tira debe rebasar la línea de unión de la pared con el techo y de aquélla con el suelo.
    8 Al cortar las tiras se procurará que casen los motivos de una tira con otra. Para lograr un corte recto se dobla el papel sobre sí mismo.
    9 El papel debe desbordar la anchura de la mesa al encolar las tiras, para evitar manchas en la mesa y en la cara buena del papel.
    10 Se repliega sobre sí misma la parte encolada de la tira. Esto facilita la manipulación del papel. El extremo encolado en último lugar se pone arriba.
    11 Para cortar una tira en sentido longitudinal es preferible encolarla antes, doblarla sobre sí misma y marcar la línea de corte.
    12 Una vez colocada la tira, se pasa el dorso de las tijeras a lo largo del techo, se desencola la parte alta de la tira y se corta siguiendo el pliegue.
    13 Para revestir alrededor de un interruptor se deja el papel suelto en la parte inferior. Se presiona y se abre una ventana realizando cortes diagonales.
    14 Se elimina el papel sobrante con un cúter. Si el cuerpo saliente es redondo se practican varios cortes radiales.
    15 Al medir la anchura de la última tira se comprueba si tiene la misma dimensión arriba y abajo. Se añade 2,5 cm a dicha anchura.
    16 En los ángulos la tira se alinea con el borde de la precedente, se pasa el dorso de las tijeras por la arista y se encola el sobrante en la pared colindante.
    17 Se traza una segunda línea vertical con ayuda de una plomada antes de empezar a revestir un nuevo lienzo de pared.
    18 Si la pared no es muy ancha no es necesario usar la plomada. El sobrante de la tira se encola sobre la otra pared.

    Tecnicas para empapela paredes

    Unir las tiras de papel.
    • Lo más importante es colocar bien la primera tira, ya que será la referencia del resto.
    • Después, según el dibujo que lleven, se deben unir de una forma u otra que suele indicarse en la etiqueta del rollo de papel.
    Para principiantes:
    UNION LIBRE:
    Si es la primera vez, escoge un papel sin saltos, de tira continua, que pueda colocarse una tira al lado de la otra sin que deba encajar un dibujo o motivo concreto.
    Para casar dibujos:
    UNION RECTA:
    En papeles en los que se especifica que los dibujos se reproducen cada “x” cm alineados horizontalmente hay que ajustar así las tiras para que los motivos casen
    UNIÓN SALTEADA O ASPA:
    Cuando los dibujos se reproducen en oblicuo o salteados habrá que contar con desplazar verticalmente más arriba o más abajo cada tira para que los motivos concuerden.
    Para papeles de fibras:
    TIRAS INVERTIDAS:
    Cuando se empapela con materiales naturales (fibras japonesas), al invertir una tira cada dos, minimiza las diferencias de tonos y hace el final más homogéneo.
    1. Las tiras sin dibujos son las mejores para principiantes al permitir una unión libre.
    2. El gotelé debe rascarse: humedécelo y pasa una espátula o un estropajo.
    3. Los vinilicos permiten corregir la trayectoria sin romperse al retirarlos.

    Como colocar papel en la pared

    Colocarlo en la pared.
    Dibuja una línea de inicio perfectamente vertical con una plomada o una regla. Sujeta la parte superior de la tira por las esquinas dejando que se pliegue. Coloca el papel arriba, junto al techo, dejando plegada a tira por la mitad. Dobla la parte superior para que no se pegue al techo y luego extiende la primera mitad, del centro del papel hacia los bordes para expulsar el aire. Después continúa con la otra mitad de la tira.
    1 Aguanta la primera tira por las dos esquinas y alinéala con la línea hecha a lápiz. Alisa la parte superior y despliega después la otra mitad.
    2 Alisa la superficie de la tira de arriba abajo con un cepillo de empapelar de lado a lado y en zig-zag. Tras los recortes vuelve a pasarlo para eliminar burbujas, pliegues, etc.
    3 Marca la parte superior de latirá a lo largo del techo y despega un poco el papel para cortar lo que sobra con unas tijeras. Retira las rebabas de cola que queden.
    Trabaja en cadena:
    • Para colocarlo, pon un taburete entre la mesa y la pared, sobre el que pondrás las dos tiras ya encoladas. Cuando pegues la tira 2, la 3 y 4 estarán listas para encolarse; sigue encolando la 5, que dejarás junto a la 4 en el taburete: así se van impregnando mientras pegas la 3; se trata de seguir una cadena para que la cola no se seque o no actúe.

    Consejos para empapelar una pared

    Papel pintado sin preencolar.
    • Si el papel no lleva cola incorporada en el reverso, la tendrás que aplicar tú. Hay dos tipos: en polvo para hacer el engrudo con agua o ya preparada; y según sea papel pintado lavable (vinilo) o tradicional, también hay 2 variedades.
    1 Coloca bien plano  el rollo sobre una mesa amplia para trabajar con comodidad.
    2 Unta la cola desde el centro hacia los bordes de una mitad y volviendo al centro, encola la otra mitad.
    3 Pliega la tira encolada sobre si; dóblala en dos formando un paquete listo para empapelar.
    Cortar los pliegos:
    • Corta dejando 5 cm por arriba y por abajo para corregir techos irregulares.
    • Para casar motivos, numera cada tira por detrás según el orden de colocación. Con uniones salteadas, marca con una cruz la parte de arriba de cada tira para no equivocarte y colocarlas todas en la misma dirección.

←Anterior