Archivos para Humedad en paredes Categoría

    Si los problemas son grandes

    Si los problemas son grandes, no por eso las soluciones deben ser difíciles. Hicimos especial desarrollo del tema: “Humedad en los cimientos”.
    Hoy incorporamos a la lista un producto que en el momento de cerrar esa nota no conocíamos. Se trata del bloqueador hidrostático KIESEY, uno de los impermeabilizantes no convencionales de la firma HEY DI. Dijimos en nuestro artículo que por degradación, falta o rotura de la capa aislante horizontal, el agua del suelo comenzaba a trepar por capilaridad. Para evitarnos el laborioso corte de la pared, metro a metro para rehacer la capa hidrófuga, lo mejor era recurrir a una técnica y un producto fiable capaz de obturar los capilares, impidiendo el paso del agua. El Bloqueador hidrostático KIESEY está formulado a partir de silicatos no orgánicos de larga vida útil y no contiene siliconas. La condición imprescindible para que esta solución sea efectiva es que las paredes deben ser de ladrillos macizos. Con una herramienta adecuada (taladro o martillo percutor y mecha de widia de 13 mm de diámetro como mínimo) se prforan agujeros cada 20 cm en una línea a una altura igual al ancho del muro (30 cm pared de 30 o 15 cm en pared de 15).

    Una segunda fila de agujeros irá 10 cm más arriba de la primera y en ubicación alterna. En ambos casos la inclinación debe ser a 45°. Siempre será conveniente picar el revoque hasta unos 40 cm de altura y cerciorarse de que no hay caños de agua, luz, gas, telefonía, en las inmediaciones. (Aunque no sean medidas convencionales algún distraído pudo pasar algún caño más abajo). Al “pelar” el revoque suele verse, si hay caños, un listón de concreto que ponen los buenos albañiles para protección de los mismos. Los agujeros, libres de polvo, se llenan de agua. Esta operación es importante ya que KIESEY trabaja aprovechando la capilaridad del aparejo. Cuando se haya absorbido se vierte el producto hasta volver a llenar los agujeros, (tres o cuatro aplicaciones hasta que los ladrillos queden saturados) Si el tratamiento se suspende convendrá pasar la mecha al reiniciar el trabajo para quitar los cristales que se forman de un día para otro. La cantidad óptima de producto depende de la humedad de la pared, del espesor de la misma y de cuánto “chupa” (grado de absorción). El mínimo aconsejado por la firma HEY DI es de 1 litro por metro en pared de 15 y 2 litros por metro en paredes de 30 cm.

    Los pisos deben ser protegidos porque las manchas del producto son muy penetrantes y tenaces.
    Estos trabajos de impermeabilización no convencional pueden ser encarados por Ud. mismo, siempre y cuando se asesore, lea bien las instrucciones y ponga cuidado en la realización.
    Si no tiene un taladro potente, recuerde que hay casas que lo alquilan, pero esto hágalo cuando tenga todo a punto para hacer la impermeabilización.

    Como combatir la humedad

    Como combatir la humedad

    DECISIÓN TOMADA.
    Al raspar el alambre en las inmediaciones de la mancha el sonido nos indicó que no había dudas sobre el origen del problema.
    Los caños de descarga pluvial, en construcciones viejas son motivo frecuente de pérdidas que dan lugar a la aparición de este tipo de manchas. Generalmente se usó el caño de hierro fundido con excelentes resultados por su alta resistencia a la corrosión y la rotura. Pero no son eternos y en algún momentos se parten o se agrietan. Se usa también el caño de fibroce-mento que en ningún caso es agredido por el óxido pero es más sensible a las vibraciones y la temperatura. Por último hay que nombrar a los de plástico PVC que debido a su costo más bajo y a la facilidad de manejo, van ganando terreno. Los empalmes y acoplamientos son su punto más débil, y si tienen que estar a la intemperie suelen degradarse y volverse quebradizos.
    La decisión estuvo tomada y en minutos, maza y cortafierro, donde la humedad era más evidente se comenzó a calar.
    LA GRAN SORPRESA.
    Por debajo del revoque fino y grueso, la placa de ceresita. (hidrófugo), con pequeñas estrías por donde filtraba el agua hacia el exterior. Ahondando más nos encontramos con la pared de ladrillo totalmente empapada. Pero eso no fue lo que nos sorprendió: era natural que al no tener por donde evaporar el agua, la pared estuviera mojada. Lo que sí fue sorpresivo fue encontrar un caño de chapa galvanizada, totalmente podrido que con la sola presión de los dedos se deformaba y hundía. Más sorpresa, este caño empalmaba con el original de fibro-cemento que aparecía en la parte más baja, y con el cuello del embudo de hierro fundido en el extremo superior. Estos caños de chapa galvanizada no debieron ser usados nunca en interiores de paredes. En muchos casos se usó el zinc que era mucho menos corruptible que la chapa. Después, por una cuestión de costos, la chapa galvanizada vino a reemplazarlos pero éstos no soportan la agresión de la cal y por lo tanto, deben ser usados sólo en exteriores.

    Humedad en las paredes

    Informe sobre LA HUMEDAD.
    Analizamos un comportamiento caprichoso del agua: sin causa aparente, escurría por los bordes exteriores del embudo, corría por el caño de bajada y la gota se desprendía sobre el cielorraso. Mancha de humedad sobre el yeso y posterior rotura del metal desplegado.
    Lluvias y más lluvias. El Niño parecía descargar todas sus lágrimas en una sola noche. Por la mañana, la pared apareció con una sombra. Dos días después era el comienzo de un descascaramiento y a la semana, la pintura del área afectada se estropeó totalmente. El revoque también se vio alterado por la acción del agua y la mancha se fue multiplicando, apareciendo en varios lugares próximos.
    COMIENZA LA INVESTIGACIÓN.
    Aparentemente ningún caño de la red de agua pasaba por ese lugar (2m del piso, pared exterior, casi un imposible). Sin embargo, subir al techo nos puso en la pista: en las proximidades y en la misma dirección por donde apareció la mancha principal, había un embudo de descarga pluvial. Revisamos con mucho cuidado en busca de alguna grieta o un desprendimiento de la membrana asfáltica. Esta era relativamente nueva, no más de dos o tres años y estaba impecable. Ni grietas, ni aglobamientos. El embudo era de fundición de hierro y no presentaba quebraduras a la vista ni al tacto. Pasamos un alambre flexible por el interior del caño y la dirección en que se desplazó fue hacia el mismo sector por donde aparecía la mancha en la pared.

    Problemas de humedad

    HUMEDAD: A GRANDES PROBLEMAS, GRANDES SOLUCIONES.
    Es muy frecuente que las membranas asfálticas ofrezcan algún punto por donde el agua se filtra.
    Aún cuando sean nuevas y de reciente colocación. Los puntos críticos, salvo roturas evidentes por golpes, caída de objetos punzantes, etc, suelen estar en el solapeado entre paños o en el encuentro de la membrana con la pared. Plavicón desarrolló un producto de máxima adherencia sobre el aluminio o asfalto envejecido que se comercializa bajo el nombre de REPARADOR DE MEMBRANAS PLAVICON. Sus virtudes destacables son: Gran elasticidad soportando las variaciones de temperatura invierno – verano, impermeabilidad total y larga vida útil.
    Se aplica a pincel sobre la zona a tratar previa limpieza a fondo con agua y lavandina por lo que no requiere mano de obra especializada. REPARADOR DE MEMBRANAS PLAVICON se presenta en envases de 1,250 k.