Archivos para Mantenimiento del hogar Categoría

    Reformas de albañileria

    Empleo del taco:
    ■ Si el taco se ha sellado con yeso, es muy probable que ya esté en condiciones de recibir las fijaciones a las que se destina al cabo de una hora. Con otros aglomerantes hay que aguardar el tiempo necesario para su faguado total.
    ■ En el taco se podrán hincar clavos, tirafondos e, incluso, tacos de expansión. No obstante, según el calibre del elemento de fijación es recomendable realizar un agujero previo (un taladrado de calibre algo menor que el del elemento que se hinque o atornille). De esta manera se evita que la madera del taco se hienda y pierda eficacia.

    Bricolaje albañileria

    El agujero en la pared.
    ■ La superficie del agujero corresponde a la base mayor del taco más 2 o 3 cm; su profundidad es igual a la del taco pero aumentada también 2 o 3 cm.
    ■ El agujero se realiza con un cincel después de haber marcado el contorno en la pared. Por poco que se pueda, se intentará que los lados del agujero no sean perpendiculares a la superficie de la pared, sino algo enviajados hacia dentro para resistir mejor los esfuerzos de tracción.
    ■ Si se tiene un tabique en vez de una pared gruesa, hay que ir con cuidado para no traspasarlo al hacer el agujero. En cualquier caso, puede reducirse el grosor del taco y no profundizar tanto (por ejemplo, usar un taco de 15 mm de grosor y profundizar en el tabique sólo 30 mm).
    ■ En caso de que se note que la pared no tiene consistencia, agrandar el agujero hasta encontrar un material resistente.
    Consolidación del taco:
    ■ En primer lugar, humedecer el interior del agujero. Preparar luego un poco de pasta de yeso de escayola o, en su defecto, de cemento rápido, y cuando el aglomerante empieza a fraguar, y rellenar el agujero desde el fondo extendiendo la pasta por todos los lados.
    ■ Presentar el taco y procurar que se halle bien asentado sobre el fondo y bien rodeado por sus cuatro lados, de manera que la base pequeña quede enrasada con la pared.
    ■ En caso de que sobresalga algo por haber puesto demasiado aglomerante, aplique un trozo plano de madera y golpee con fuerza hasta lograr que quede bien encajado -y enrasado con la pared-, haciendo rezumar el material sobrante que se irá retirando poco a poco con la paleta o espátula.
    ■ Por último, se procede a un alisado superficial con la paleta mojada y se deja que el aglomerante fragüe.

    Reformas albañileria

    EMPOTRAMIENTO DE UN TACO DE ALBAÑIL.
    1. Obtención de un taco de madera mediante una sierra circular. El taco tiene forma de tronco de pirámide. La cara menor debe ser plana y exenta de nudos.
    2. Realizar un agujero en la pared, algo más grande y profundo que el mismo taco. Aplicar sobre el fondo una capa de aglomerante (yeso o cemento) pastoso de fraguado rápido.
    3. Colocar el taco en el agujero, de manera que la base mayor se apoye contra el fondo. Proceder al relleno de los lados.
    4. Puede contribuir al afianzamiento del taco la inserción de unos cascajos que suministrarán un anclaje mejor. Otra solución es hincar unas puntas en los lados del taco.
    5. Rellenar o eliminar, según convenga, los lados del taco, procurando que la cara menor del mismo quede enrasada con la pared. Alisar la superficie con la paleta húmeda.
    6. Una vez el aglomerante ha fraguado, se procede a aplicar el recubrimiento que convenga para igualar toda la pared. Fijar sobre el taco los tirafondos de retención del objeto.

    Aprender albañileria

    Técnica:
    En síntesis, la operación consiste en practicar en la pared un agujero de tamaño regular, preparar el trozo de madera que hará de taco, fijarlo en el agujero y revocar la pared.
    El taco.
    El taco consiste en un trozo de madera maciza de pino, abeto u otra madera blanda pero resitente, de forma troncopirami-dal, que se fabrica de las medidas adecuadas para cada caso mediante un serrucho.
    Las bases del tronco de pirámide que se utilizará como taco dependen del elemento que se quiera fijar. Su altura (profundidad) depende de las características de la pared en la que se empotra. Sin embargo, en la mayoría de los casos basta un taco cuya base mayor sea de 6 x 6 o de 8 x 8 cm y el grosor de 3-4 cm. La base menor, que es la que queda enrasada ex-teriormente con la pared, debe ser perfectamente plana y carente de nudos.

    Tacos de albañil

    LOS TACOS DE ALBAÑIL.
    Cuando por distintas razones el taco normal de expansión no se puede colocar con las garantías suficientes, cabe recurrir al taco tradicional, empleado durante mucho tiempo y que conserva aún toda su eficacia.
    Aunque hoy día existen tacos de expansión para casi todos los tipos de fijaciones, por difíciles que sean, en ocasiones éstos no son eficaces. Por ejemplo, los tacos de expansión no se pueden utilizar cuando la pared tiene un revoco viejo que carece de compacidad, cuando el revoco es de cal sobre piedra natural (lo que suele encontrarse en muchas casas rústicas viejas), cuando los ladrillos se han degradado o son huecos, etc. Si se presenta uno de estos casos, se puede solucionar la fijación mediante un taco de madera recibido con escayola o con cemento.
    Vista en sección de un taco de albañil recibido en un alojamiento hecho en la pared. Los lados del agujero están inclinados hacia el fondo. Abajo, a la izquierda: es muy conveniente realizar un taladrado previo en el taco antes de introducir un tirafondos o un clavo de calibre algo grueso para evitar que la madera se hienda. De no hacerlo así (abajo a la derecha), se puede producir una grieta en el taco.

    Tacos de pared

    FIJAR UN TACO:
    1. Se marca una cruz en el punto donde se quiere hacer la perforación. Trazar una linea si hay que realizar varias perforaciones a un mismo nivel.
    2. Con un gramil o punzón, marcar, apretando un poco, el centro de la cruz para apoyar la broca sin que se deslice.
    3. Para realizar un agujero de profundidad igual a la longitud del taco, se fija con su ayuda la posición del limitador de profundidad. También puede utilizarse, como en este caso, un tope fijado en la misma broca.
    4. Manteniendo la máquina firmemente y en sentido perpendicular a la superticie. ponerla en marcha empujando contra ella.
    5. Cuando el extremo del limitador de profundidad llega a la pared, parar el taladro. Si la pared es de piedra, dejar girar el taladro unos segundos.
    6. Limpiar el interior del agujero, preferentemente con un aspirador. Éste puede acoplarse a la máquina mientras se taladra.
    7. Introducir el taco en el agujero de manera que sus bordes queden enrasados con la superficie donde se aloja. Hacer girar el tornillo.
    8. Proceder con firmeza y seguridad durante la fase final del apretado del tirafondos o del tornillo. En este caso, se emplea un destornillador.