Archivos para Materiales cerámicos Categoría

    Baldosas ceramica

    Sustituir las baldosa de cerámica.
    Nunca intente extraer una baldosa de una pieza, ya que se arriesgaría a romper las baldosas adyacentes. Rómpala primero.
    Para instalar accesorios sobre una pared de cerámica se precisa un berbiquí. Coloque un trozo de papel engomado donde desee agujerear y evitará que la punta resbale sobre la supericie.

    Revestimientos ceramicos

    Sustituir baldosas de cerámica.
    Coloque el adhesivo para la cerámica con la ayuda de un rastrillo. Centre la baldosa y presione.
    Después de 24 horas podrá cubrir las juntas con un mortero de cerámica. Cuando esté seco, púlalo con papel de diario.

    Materiales cerámicos

    Los materiales cerámicos que se pueden emplear para suelos, además de las diversas cualidades intrínsecas que pueden ofrecer, tienen asimismo una gran cantidad de presentaciones que van desde las formas regulares cuadradas, rectangulares, hexagonales, octogonales, a otras con irregularidades de contorno que están perfectamente estudiadas para que puedan casar entre sí las diferentes piezas que han de formar un pavimento. En otros casos, los ladrillos de tamaño grande requieren unas piezas pequeñas que rellenan los huecos que pudieran dejar los grandes.
    Contrariamente al parqué y al corcho en que las baldosas se comprimen las unas contra las otras durante la colocación, los materiales de gres y análogos suelen acoplarse dejando entre sí una junta, por lo menos de 6-8 mm, la cual se rellena posteriormente con el mismo material de colocación.
    Pese a haber hecho mención en este volumen de los materiales cerámicos como recurso a un revestimiento de suelo, la manera de proceder a su colocación es igual a la que se opera cuando se utiliza como pavimento propiamente dicho, es decir, sobre un solado de hormigón.
    Para evitar duplicaciones, remitimos al lector al tomo de ALBAÑILE-RIA en donde se explica más a fondo la manera cómo hay que proceder para la colocación de embaldosadosde todas clases, siendo el de material cerámico otro más de ellos. Para resumir rápidamente, digamos aquí que la colocación se lleva a cabo de manera tradicional, marcando unas líneas maestras que sirvan de referencia para la repartición de las piezas y que luego a partir de un ángulo se va realizando sistemáticamente la cubrición del resto de la pieza para acabar frente a la puerta de acceso.
    Los mismos vendedores del material podrán aconsejar respecto al mejor tipo de aglomerante que haya que utilizarse en función del pavimento existente. Quizás, en algunos casos, será recomendable un escardado de la superficie para facilitar el agarre del ligante.