Archivos para Preparación moquetas Categoría

    Preparación moquetas

    Actualmente uno de los tipos de forro de moqueta más empleado es la espuma de poliuretano, de celdillas abiertas y permeables al aire. Resiste las influencias atmosféricas (a diferencia de la espuma de látex natural, que se acaba desintegrando con el tiempo), aguanta el calor y el frío, es indiferente a los aceites y productos grasos, a la bencina, al petróleo y al agua de mar. No desprende polvillo (a diferencia de las arpilleras o fieltros), y aumenta la absorción acústica notablemente.
    Estos tipos de forros espumosos, tanto si van solos como si llevan una tela incorporada, se suelen encolar directamente sobre el suelo, cubriendo toda la superficie que ha de recubrir la moqueta. Sin embargo, se dejan unos cuantos centímetros, hasta llegar a las paredes, para poder compensar el repliegue de la moqueta en sus bordes.

    Se procurará en lo posible que las tiras de moqueta que se tengan que añadir sigan la dirección de circulación por dentro, para evitar la posibilidad de tropiezos con una parte de moqueta levantada.

    Las tiras situadas perpendicularmente a la visión dan una apariencia de mayor profundidad a la habitación. Compárese la impresión producida para unas mismas dimensiones entre el dibujo de la parte izquierda y el de la parte derecha. Hay que tener este detalle en cuenta para poder jugar con él según convenga.

    Preparación de las moquetas

    En principio, las moquetas deben disponerse de modo que la dirección del pelo se halle en el mismo sentido que el que tenga la luz que entra en una habitación. Asimismo, en el caso de que se utilizara una moque tiras de poca anchura, también tiras deberán disponerse a favt la luz, para de este modo atenu efecto de sombras en las juntas ( costuras).
    Hay que tener presente en este sos de moquetas a tiras y, asimi en aquellas moquetas con dibu motivos que tengan una dispos de líneas horizontales, que segí manera en que se orienten aqu líneas obtendremos un efecto p cular en cada estancia. Así, una 1 tación vista con las juntas o mo dispuestos en sentido perpendic a la visión parecerá más profunt más corta si las juntas se hallan puestas transversalmente.
    La moqueta se presentará de n que cargue sobre las paredes, ya es preferible proceder al recorte tra el ángulo que entregarla ya re tada contra la pared. Los entran salientes a los que haya que proc para salvar las irregularidadeí una pieza se recortarán asimi por defecto, es decir, de manera siempre nos sobre moqueta para derla cargar contra los parament lienzos de pared a los que se tí que ajustar.
    Después de haber presentad ajustado la moqueta con los reco necesarios, se procederá a la ui de las tiras o de los trozos conven tes para formar una sola pieza.
    La manera en que hay que pn der para realizar el perfecto cas de las tiras o de los trozos se inc más adelante. Hechos los cortes los trozos superpuestos se realiz. unión por medio de tiras adhesiv; por soldado con tiras termoplásti que se reblandecen y funden pas do una plancha caliente por enci de ellas. Al enfriarse el plástico brá quedado sólidamente adher en uno y otro lado de las piezas i se reúnen. Esta soldadura se llev cabo, naturalmente, por el envés la moqueta, habiendo colocado al vés los dos trozos que hay que u manteniéndolos juntos.

    Presentación y preparación de la moqueta

    Gracias a las moquetas de gran anchura que actualmente se fabrican, será muy posible que una habitación de proporciones corrientes pueda cubrirse de un extremo a otro, sobrando aún superficie de moqueta que deberá ajustarse y recortarse.
    En el caso de que la anchura de la moqueta no fuera suficiente se tendrá que realizar un añadido. Se procurará que este añadido se lleve a cabo en la pared opuesta a la puerta de acceso a la habitación, para evitar que la posible junta quede disimulada por un defectuoso rejuntado, cosa que prácticamente no se produce en las actuales moquetas siempre que se realice un corte en medio de los dos trozos convenientemente superpuestos.
    Esta presentación y ajustado en dimensiones es el trabajo más delicado en una moqueta de una sola pieza; también lo es cuando se tienen que rejuntar dos o más piezas. El trabajo será más fácil si el suelo corresponde a una habitación rectangular, pues se podrá partir de un ángulo y desplegar el rollo hacia el otro lado, a partir del cual se presenta.
    Es preferible trabajar directamente sobre el terreno que hacer el recorte de acuerdo con un plano que previamente se haya levantado del lugar a enmoquetar.
    Naturalmente, se tendrá que operar con la habitación despojada de muebles para que la presencia de ellos no dé lugar a desviaciones de la moqueta y se marquen cortes o entalles erróneos. En todo caso, y cuando se trata de habitaciones regulares, cabrá la posibilidad de realizar la presentación en una primera mitad, desnuda de muebles, y luego cambiar éstos de sitio sobre la parte de moqueta ya presentada para extenderla hacia la segunda mitad.