Archivos para Productos de corcho Categoría

    Colocación de revestimientos de corcho sobre suelos

    Revestimiento de pared con losetas biseladas de corcho aglomerado con las que se consigue un efecto similar a una fábrica de material pétreo.
    La colocación debe realizarse sobre una superficie, lisa, sana y rígida. Las mismas exigencias que requieren los revestimientos a base de moqueta y los plásticos, son válidas para los de corcho.
    No volveremos a insistir sobre los trabajos de adecuación de suelos defectuosos ya que se ha hablado suficientemente en el capítulo que se ha dedicado a estas operaciones.
    Antiguamente los revestimientos de corcho solían realizarse sobre una capa intermedia de fieltro. Actualmente este procedimiento ha queda do superado con la colocación directa de las losetas o planchas sobre el mismo suelo mediante cola de contacto. Preferible a todo el trabajo complejo de tener que colocar una capa intermedia y luego sobre ella encolar las baldosas, es utilizar una baldosa de mayor grosor si se quiere conseguir un mayor aislamiento. En realidad, el uso del fieltro era una especie de compromiso para facilitar una buena adherencia del fieltro sobre el suelo y a su vez de las baldosas sobre el fieltro. Desaparecidas estas exigencias gracias a las colas de contacto no hay por qué multiplicar las manipulaciones.
    El recurrir a un primer recubrimiento con fieltro sólo es aconsejable en aquellos pisos de madera en los que se teme o prevé un eventual movimiento por contracción o dilatación. Pero incluso en estos casos, tal como ya se ha dicho, resultará más eficaz realizar un previo revestido con tablero aglomerado.
    Igualmente, han quedado prácticamente arrinconadas las baldosas que se juntaban por medio de rebajos o de ranuras (machihembrados) en los cantos. Las losetas vienen perfectamente recortadas de canto y permiten llevar a cabo juntas precisas. Con ello no sólo se logra un trabajo rápido y eficaz, sino que se evitan las roturas de las lengüetas y rebabas de las baldosas con labrados laterales que inevitablemente se producían.

    Principales productos de corcho

    Principales productos de corcho
    Las placas de aglomerados. Pueden consistir en baldosas o placas constituidas por partículas de mayor o menor tamaño. Según el grosor de ellas, la combinación de grandes y pequeñas y de calidades diferentes de corcho se logran unas apariencias muy diferentes. Contrariamente, a la antigua producción de partículas monocromas ahora hay una muy variada oferta de colores: tonos amarillos, marrones, ahumados o pardos e incluso verdosos.
    Las tiras y chapas naturales. Generalmente de muy débil espesor. Su color puede ser más pálido o más intenso según a que zona exterior o interna de la pana corresponden. En tanto que las zonas interiores proporcionan chapas continuas, las más externas pueden ofrecer vacíos y partes huecas.
    Con tiras encoladas a manera de alistonados se logra otro tipo de material el cual puede emplearse para losetas cuadradas o reqtangulares pero también pueden constituir el soporte de otro material (madera, aluminio, cobre, etc.).
    El papel-corcho no es otra cosa que una sutil película de corcho encolado sobre papel para poder ser utilizado como recubrimiento de pared, siguiendo las técnicas tradicionales del empapelado normal. En las chapas irregulares y con lagunas el color del papel que sirve de soporte desempeña una función decorativa de contraste, con efectos muy interesantes. Se vende como el papel normal en rollos.
    Además de estos productos que directamente nos conciernen, dentro de los revestimientos hav tubos, bolas, cubos y muchos otros productos a base de corcho.
    Para revestimientos de suelo suelen fabricarse baldosas o losetas de conglomerados diferentes y baldosas revestidas con chapas de madera imitando parquet. Por regla general, tienen forma cuadrada (lo más normal de 30 x 30 cm o de 30 x 60 cm) y grosores de 3,2 o 4 mm.
    Puede adquirirse las baldosas en bruto o bien ya tratadas en fábrica con un barnizado o recubrimiento plástico, muy resistente. También para el suelo pueden ser utilizadas planchas de 60 x 30 cm o de 90 x 30 cm.