Archivos para Reforzado de la moqueta Categoría

    Forrado o reforzado de la moqueta

    Análogamente a lo que ocurre con el papel de pared, cualquier moqueta tendrá mejor acabado si se la dota de un forro, soporte o refuerzo por su envés o parte inferior. En algunas moquetas, este forro no sólo contribuye a una mayor duración y resistencia, sino que es casi imprescindible su empleo, so pena de acortar su duración. Un forro reduce los efectos abrasivos, como de lima, de cualquier suelo contra el envés de la moqueta, cuando se anda por ella. Aumenta el aislamiento acústico, térmico y aumenta la absorción del ruido de pasos.
    Como forro o refuerzo de moquetas se emplean diversas clases de telas, especialmente las arpilleras afelpadas o recubiertas de espuma, que se destinan va a este fin. También
    hay telas plastificadas, con o sin espuma incorporada, que pueden cumplir esta función. Las casas destinadas a la venta de alfombras y moquetas, así como las casas especializadas en artículos para carrocería ofrecen un surtido de forros para moqueta.
    Estos forros pueden incorporarse a la moqueta, durante su confección, o ser empleados como capa intermedia durante su colocación.

    Es muy importante estar seguros de la dirección del pelo. Siempre deberá estar inclinado en la misma dirección de la luz que entre en la habitación. También se habrá oé tener en cuenta al empalmar dos o más trozos de moqueta, pues si se contraponen en dirección del pelo resultarán muy visibles las líneas de unión.

    En el caso de tener que componer una moqueta a base de tiras, se procurará disponerlas longitudinalmente y en la misma dirección de la luz para que no se noten las juntas.