Archivos para revestimientos techos Categoría

    Como hacer una cornisas de poliestireno

    Cornisas de poliestireno.
    Por muy neto que sea el corte, es probable que se desee disimular la junta en los ángulos entre techo y paredes. Las cornisas de poliestireno tienen esta finalidad. Se deberán fijar antes de la colocación de las baldosas o placas.
    Si se decide instalar cornisas al presentar la colocación en seco sobre el suelo, se incluirá en las medidas la superficie que tendrán que recorrer.
    Una cornisa posee un dorso enviajado para facilitar su colocación aunque el ángulo entre techo y pared rebase los 90″. El espacio constituido por el achaflanado sirve para pasar conductores eléctricos o tuberías entre el rincón formado entre cornisas y paredes y techo.
    Existen piezas de ángulo, pero si las paredes no están regleteadas perpendi-cularmente, se podrán cortar los ángulos realizando un corte de inglete en cada extremo del recorrido.

    Como colocar piezas de poliestireno

    Techos especiales.
    Los abolsamientos del techo pueden ocasionar dificultades al colocar las piezas de poliestireno; por tanto, conviene eliminarlas durante la preparación del soporte. En el caso de encontrarse con alguna, se tendrá que hacer frente a un efecto de irregularidad; en este caso no conviene intentar aplicar la baldosa. Se encola y se ajusta solamente aquella parte de la baldosa que ajuste sin doblarla, pero manteniéndola en su sitio hasta que adhiera perfectamente. Luego se encola la parte restante, se curva suavemente la baldosa y se aplica en el techo. Se sujeta así hasta que la cola haya secado. El éxito en esta técnica dependerá del tamaño y de la naturaleza del abolsado, así como del formato y el grosor de la baldosa.
    Los grandes elementos delgados son más flexibles y pueden emplearse para recubrir bolsas de cierta extensión. Pero no hay que emplear este método si los abolsados muestran mucho relieve.
    Se pueden colocar baldosas a lo largo de una sección curva del techo siempre que no sea muy acentuada. Se practican con precaución entallas superficiales en la baldosa en el dorso para una curva dirigida hacia el interior y en la cara para una curva exterior. Las marcas deben hallarse muy cerca (cada 20 mm aproximadamente) y no penetrar más de la mitad del grosor de la baldosa. Se rompe ésta de manera que se acomode a la curva y se aplica en el techo.

    Fijación de baldosas de poliestireno

    Fijación de las baldosas.
    Es esencial que las baldosas de poliestireno estén convenientemente fijadas en el techo. Aunque la mayoría de firmas suelen incluir un producto ignífugo, las baldosas mal fijadas podrían desprenderse bajo la acción del fuego.
    Se usará cola especial para poliestireno, siguiendo las instrucciones del fabricante. Hay colas en polvo que se transforman en una pasta de apariencia y consistencia similar a la de ciertas colas para papeles. Se encola el dorso de cada baldosa dejando un margen sin encolar por sus lados para que el exceso de cola se extienda al apretar las baldosas en el espacio comprendido entre baldosa y baldosa. No se debe utilizar la técnica de colocar puntos de cola en el centro y en cada esquina, como algunosx hacen en imitación de las antiguas técnicas de fijación de alicatados.
    Se ajusta la baldosa apretándola ligeramente, sin emplear las puntas de los dedos, pues dejarían huellas en la superficie del poliestireno. Se hará con la palma de la mano o se construirá un instrumento cuadrado o rectangular de contrachapeado, en el centro del cual se fijará un mango (fig. C). Otro instrumento adecuado es una llana de yesero. No conviene apretar excesivamente las baldosas al colocarlas, pues surtirá mejor efecto una junta ligeramente separada. Es difícil valorar desde arriba la precisión de la colocación. Por tanto, habrá que asegurarse de vez en cuando desde el suelo de que el trabajo se va desarrollando de manera correcta.
    Conviene conservar las manos y los utensilios limpios para no dejar huellas. Se elimina la cola que rezume por los bordes, sobre todo si no se van a pintar las baldosas. La cola de pegamento se vuelve amarillenta a medida que envejece y mancha la superficie. Será mejor, pues, descartar las baldosas que hayan resultado manchadas.

    Como cortar el poliestireno

    Recorte de las baldosas.
    Nos podemos encontrar con una sorpresa: la dificultad de conseguir en el poliestireno un corte neto. La estructura granulosa de este material da lugar a que se produzcan desmenuzamientos. El mejor sistema consiste en emplear un cútter bien afilado o una hoja de afeitar; para realizar el corte se apoya ésta última en una regla plana de metal. También se puede usar un cuchillo de cortar pan dentellado y con buen corte o bien una sierra para metales, cuyo manejo resulta menos peligroso que el de una hoja afilada de cuchillo o de afeitar. Un serrucho de dientes de pocos puntos por pulgada producirá unos cantos granulosos, mal cortados. Pero con buenos instrumentos de corte, el secreto de conseguir una partición limpia consiste muchas veces en no querer hacer las cosas con precipitaciones, sino en trabajar minuciosa y lentamente, empleando toda la anchura y longitud de una hoja cortante para evitar las irregularidades. Se puede practicar con trozos sobrantes, lo que permitirá elegir la herramienta más adecuada en cada caso.

    Techos metalicas

    Mientras la moquette se alia con sus rayas texturadas al diseño listado que introduce el revestimiento, los elementos del mobiliario asientos, planos de apoyo y mueble separador, almohadones, macetas y floreros- siguen el ritmo visual de las superficies pintadas que conservan la relación con el arreglo del hall de entrada. No sólo se ha logrado una composición “activa”, mediante el uso alternado de planos que funcionan como unidades cromáticas lisas y rayadas sino que se ha formalizado total y eficazmente la integración entre los ambientes.

    REVESTIMIENTOS DE CHAPA

    OTROS REVESTIMIENTOS DE CHAPA.
    Existen en plaza otros revestimientos de chapa standard que se proveen con el sistema de fijación y que se bcindan al juego decorativo con gran ductilidad de colocación y variedad de colores. Su aplicación en techos y paredes admite el diseño en chanfle o sentido vertical, como en las soluciones ya presentadas de madera maciza. El proyecto lo define un modo de obtener un arreglo de línea actual en el espacio destinado al estar, combinando el enchapado standard con superficies pintadas, en equilibrada distribución de contrastes.

    Techos de metal

    Como lo demuestra el proyecto se puede desarrollar con ellos una decorativa superficie que se moviliza con efectos de ondulación rítmica por encima del área de estar y que admite el color como complemento estético. Su aplicación y armado se efectuará teniendo en cuenta el esquema A: 1) techo; 2) revestimiento de chapa acanalada; 3) tacos embutidos en el techo; 4) tornillos para unir las chapas al techo.

    Techos metalicos

    TECHOS REVESTIDOS CON METAL O FIBROCEMENTO.
    El uso generalizado de las chapas de metal o de fibroce-mento como techados de balcones, terrazas y zonas ligadas directamente al plano exterior de la casa suele hacernos olvidar que el diseño acanalado de estos elementos se presta, también, para recomponer la fisonomía de un techo en el interior de la vivienda.

    Como hacer techos de madera

    Como hacer techos de madera
    La colocación de los paneles de aglomerado exige aquí un entramado (A) de listones de madera sobre el que se van claveteando todos los elementos.
    La solución operativa queda graficada en el esquema: 1) techo; 2) listones del entramado; 3) paneles de madera aglomerada.

    Fotos techos de madera

    En parte por las variaciones de medida que los hacen aptos para todos los espacios, aunque para este tipo de trabajo suele elegirse como mínima la de 50 cm x 50 cm, y en parte por la posibilidad de incorporar los enchapados en madera o en laminado plástico o pintados a la laca.
    El proyecto muestra la calidad de efecto diferenciado que puede alcanzarse con una distribución correcta de los paneles sobre un estar que resulta, así, valorizado, con la introducción de un desnivel aéreo.

←Anterior