Posts Tagged bricolage

    Preparación para un revestimiento de tablas en una pared

    La fijación directa de tablas o tableros de mayor anchura sobre la pared está totalmente desaconsejada por varias razones:
    1. Sería muy difícil lograr que las juntas no pusieran de manifiesto los defectos de la pared que recubren.
    2. Forzando las tablas o tableros a seguir las inflexiones de la pared no solamente se traslucirían todas sus ondulaciones, sino que es muy probable que los ensamblados entre piezas se hallasen forzados y acabasen desgajándose o rompiéndose.
    3. Si una pared es húmeda, aunque sólo lo sea ligeramente, transmitirá esta humedad a la madera sobrepuesta y ésta quedará sometida a todos los trabajos que por absorción y pérdida de agua se efectuarán en el curso de las estaciones: encogimientos, dilataciones, agrietados, combados, alabeados, ataques de hongos, etc.

    Revestimiento de paredes con corcho

    Revestimiento de paredes con corcho
    El corcho es un material decorativo muy apreciado para el revestimiento de paredes y su colocación nc presenta en principio dificultades al neófito que quiera llevarla a cabo.
    No hay que confundir el corche propiamente dicho en forma de placas más o menos gruesas con los papeles que tienen un recubrimiento de una delgadísima chapa de corcho. Este papel de pared adornado con corcho no es otra cosa que una variante más de material para empapelado y su fijación en la pared se lleva a cabo como tal a base de tiras encoladas sucesivamente con una cola celulósica, puesto que el soporte del material es un papel.

    Tiras de velero variante

    Una variante recién aparecida de Velero es la que aquí se presenta, en la cual los minúsculos ganchos de anclaje se han sustituido por una especie de púas provistas de una cabeza en forma de seta.
    Tiras de Velero cosidas a una y otra pieza de tela que se tienen que mantener
    unidas.

    bricolage herramientas

    Equipo de herramientas y productos adhesivos que serán útiles para el tapizado de paredes.
    Es conveniente realizar una prueba de grapado sobre la pared que se pretende revestir con tela para comprobar si con este procedimiento sencillo se consigue una buena retención de la tela.

    Blog de bricolage

    Ejemplo de uso de moqueta para revestimiento de paredes. Su colocación no es difícil y logra una gran absorción acústica en el local donde se instala.
    En el caso de que la moqueta fuera de una anchura superior a la altura no se “debe querer aprovechar nunca una eventual tira longitudinal que pudiera sacarse de lo que sobre. La diferencia de orientación del pelo de la moqueta, se acusaría inmediatamente desde cualquier sitio que se viera.
    Transportar las medidas de las tiras sobre la pared y numerar también sucesivamente cada una de las zonas a revestir. De este modo se tendrá siempre una comprobación de que se utilizará la tira que corresponda.
    Encolar la pared con una cola apropiada (requerir el consejo del suministrador de la moqueta) haciendo recurso a una espátula dentada.
    Extender la cola abundantemente salvo en la parte superior de la pared en donde se reservará una faja de unos 5 cm (marcada con lápiz y regla) en la que se aplicará una cola de contacto.
    Impregnar también la parte alta de la tira con cola de contacto pero en una zona de unos 10 cm, puesto que todas las tiras habrán sido cortadas 5 cm más largas por cada extremo para poderlas ajustar luego, tanto por arriba como por abajo.
    Este doble encolado con cola de contacto, en tanto que se procede a la fijación del resto, tiene por objeto mantener sólidamente la tira de moqueta en posición. La fortaleza de la cola de contacto permitirá retener el peso de la tira y evitará que se deslice hacia abajo durante la fijación de toda la tira contra la cola acrílica previamente dada a la pared.
    Estas colas acrílicas de retención de moquetas suelen tener un tiempo de secado de aproximadamente una media hora, variando según clases y marcas en más o menos tiempo.

    Pavimentos de ladrillo

    Pavimentos de ladrillo de forma rectangular. Con ellos pueden hacerse muchas combinaciones para dar animación al suelo.
    Esta solución que, por lo tanto, viene a ser casi como la de un emparquetado de poco grosor, representa únicamente un poco más de peso. Detalle que evidentemente convendrá tener en cuenta si es muy grande la superficie que se quiere revestir.
    Los materiales cerámicos que se fabrican y se producen responden a muy diferentes calidades y naturalmente a precios también diferentes.
    La calidad es lo más importante a tener presente, sobre todo si se quiere utilizar un material resistente, in-manchable y que aguante los avata-res en una habitación de mucho tránsito. Es muy diferente adquirir un ladrillo cerámico para un pasillo que para una cocina. Las resistencias al desgaste que pueden exigirse al primero deberán ir acompañadas de otras a las grasas, a los ácidos, etc., cuando se quiera hacer un revestimiento de cocina.
    Si bien también dentro de esta clasificación de materiales cerámicos, se hallan los azulejos, no son un material adecuado para suelos. Los productos a base de bizcocho y luego decorado con vidriado no resisten la pisada y se desportillan fácilmente si sobre ellos cae un cuerpo duro.
    Hay que descartarlos pues para esta función de revestimiento de suelos y reservarlos, como luego se verá, para paredes.
    En cambio sí pueden constituir un valioso elemento higiénico de fácillimpieza como base de un armario de obra.
    De igual modo que de los azulejos se puede hablar de los barros vidriados de alfareros cuyas presentaciones en forma de ladrillos son más bien para cumplir funciones decorativas en lugares donde no tengan que soportar fatigas, pisadas ni esfuerzos.

    REVESTIMIENTOS CERÁMICOS PARA SUELOS

    REVESTIMIENTOS CERÁMICOS PARA SUELOS
    os materiales cerámicos (ladri-os y rasillas industriales y de alfarero, productos de gres de mediana y alta cochura, etc.) además de hacerse servir para pavimentos y paramentos en obras, y en acabados de las mismas, pueden igualmente ser utilizados sobre antiguos pavimentos y paramentos que se hallan en mal estado o simplemente cuya apariencia se desea cambiar.
    Frente a los materiales hidráulicos de un gran espesor los cerámicos que pueden emplearse para estos casos no llegan al grosor de una baldosa de parqué, y por otra parte el aglutinante que se emplea para consolidarlo tampoco no es preciso usarlo a base de morteros con gruesas capas de solado. En realidad, para su fijación bastan cementos, colas o masillas e incluso en algunos casos también puede lograrse su adhesión con colas de contacto o de otro tipo.
    Por lo tanto, los revestimientos cerámicos constituirán una gran solución en lugares en que el pavimento existente está deteriorado, manchado y es irreparable. Así se evita una obra mayor con arranque del pavimento y todo lo que este trabajo supone de derribo y polvo. Simplemente se procede a un revestido con ladrillos cerámicos corrientes o de gres. Especialmente esta restauración será idónea en cocinas y despensas cuyos suelos han sufrido las diferentes acciones de grasas, ácidos cáusticos y líquidos domésticos.
    Con los nuevos materiales de gres se logra una resistencia perfecta a todas las manchas domésticas que se producen habitualmente en una cocina.
    Y esta reparación solamente representará el tener que sacrificar un poco de espacio en el suelo. Según la clase de material cerámico que se utilice podrá variar entre 12 hasta 20 cm, incluyendo el espesor del cemento o masilla utilizado para la fijación.

    Mantenimiento para las moquetas

    La barredera mecánica sirve para eliminar las motas, partículas, hilos, etc., depositados en una moqueta, constituyendo una especie de preparación al desempolvado a fondo que se obtiene mediante un aspirador.

    Los aspiradores para limpieza de moquetas conviene que sean poderosos ya que deben eliminar el polvillo y pequeñas partículas que se han infiltrado en el fondo del terciopelo. Un aspirador con escasa capacidad de absorción no conseguirá arrastrar estas partículas del fondo y se limitará a limpiar las que hayan quedado en la parte superficial y más externa.

    Preparación del suelo o soporte de las moquetas

    El feliz resultado en la colocación de una moqueta dependerá principalmente de que el suelo sobre el que se asiente esté en perfectas condiciones. Cualquiera que sea la naturaleza del suelo, éste debe estar perfectamente limpio, plano y sin humedad. Estas son unas condiciones fundamentales para cualquier sistema de colocación y para cualquier tipo de moqueta. Aun cuando la moqueta posea un soporte reforzado y de mucho espesor, aunque se supla y forre la moqueta con otro material (arpillera, una espuma de látex natural o sintético) no hay que descuidar aquellas condiciones, pues en un plazo más corto o más largo la moqueta revelará los defectos que pueda tener un suelo irregular o húmedo. Asimismo, la perfecta limpieza del sof será la garantía básica para qu las moquetas encoladas se logre adhesión perfecta. Hay que teñe cuenta que muchas de las colas se emplean son muy sensibles al vo y pierden toda eficacia si se d sitan sobre un suelo polvorientc Los trabajos a efectuar serán tintos según la clase de suelo sob que se quiera colocar la moquel

    Colocación de moquetas

    La colocación de la moqueta es fácil, pero no …………

    Se ha dicho que la colocack las moquetas no tiene dificultac tá al alcance de cualquier pe: aficionada a los trabajos domes No obstante, la colocación debe tuarse con cuidado, ya que dependerá la vida más o meno¡ longada de la moqueta.

←Anterior