Posts Tagged bricolage tele 5

    Accesorios y cuerpos salientes

    Accesorios y cuerpos salientes. Desmontar (si ello es factible) el accesorio. Presentar la placa al lado de la caja o del cuerpo saliente y determinar los lados horizontales del
    agujero que habrá que practicarse. A continuación, proceder a fijar las líneas verticales, cuidando que la baldosa quede alineada con
    la hilada a la que corresponda. Recortar la parte marcada y encolar la baldosa de manera que correspondan los agujeros. Volver a colocar la placa del accesorio si se ha sacado previamente.

    Bricolage profesional 2d

    Cualquiera que sea el método elegido para la colocación de la tela, el tapizado siempre resulta más acabado y con efectos complementarios de absorción acústica y de aislamiento si antes se ha recubierto la zona a revestir con un material absorbente (moletón, espuma de poliuretano, placas de poliestireno expandido, etc.). Según el sistema adoptado para fijar la tela, este material podrá ser más o menos espeso.
    Así, por ejemplo, si se utiliza el método de listones de madera enmarcando todo el lienzo de pared, el grosor del material de aislamiento podrá ser igual o ligeramente superior al propio grosor de los listones, usando en este caso, el que más convenga (desde 2 hasta 5 cm o más).
    Frente a los trabajos preparatorios que requiere toda colocación de moqueta por encolado, para el tapizado, en principio no es necesaria ninguna operación. Basta con desempolvar la superficie. Los pequeños desconchados o desportillados, fajas o grietas existentes en el yeso pueden dejarse tal cual, ya que quedarán escondidos por el revestimiento.

    Bricolage pc

    En esta ilustración se muestran los materiales y productos que suelen necesitarse para la colocación de revestimientos encolados sobre paredes, tanto si se trata de auténticas moquetas como si son tiras a base de papel, imitándolas.
    Habrá ocasiones que será conveniente de una tira de una anchura especial para que se pueda recubrir todo el cuerpo saliente sobradamente. Hay que tener esto presente cuando se procede al marcado de la anchura de las tiras, antes del recortado de las mismas.
    Marcado de las tiras del revestimiento en su sentido longitudinal. El marcado se lleva a cabo por el revés y así se pueden dejar también indicados los números sucesivos de las tiras que se irán aplicando.
    Recortado de las tiras por medio de una regla metálica y un cúter bien afilado. Obsérvese que para facilitar el recortado de la tira se opera sobre un cartón que hace las funciones de «mártir».
    Las tiras dispuestas una al lado de otra y convenientemente marcadas según el orden en que se irán colocando. Como las tiras están dispuestas por el reverso, los números marcados corresponderán a la derecha (d) cuando se presenten sobre la pared correctamente.
    Marcado de las zonas en las que se utilizará cola de contacto en la parte superior de las tiras. El resto puede ser encolado con cola vinílica corriente. También puede emplearse cola blanca de secaje rápido, según la clase de moqueta o papel-moqueta que se use.
    Presentación de la primera tira y trazado de una línea vertical que determine la zona de encolado que se ha de cubrir con la tira.

    Maneras de colocar las moquetas

    Las maneras normales de colocar una moqueta sobre el suelo son:

    Suelta
    La moqueta suelta, es decir, simplemente depositada sobre el suelo, sin más retención que la de su propio peso y natural adherencia sobre el pavimento existente, reforzada por el de los muebles que existan en la habitación. Gracias al peso de estos muebles, la moqueta se mantiene por sí sola y puede ser fácilmente levantada, para limpiarla, para sacarla durante los meses de calor, o simplemente para cambiar el ambiente decorativo.
    Los problemas que puede plantear una moqueta suelta se concretan en los accesos a la habitación; especialmente en las puertas. En estos sitios, la moqueta puede adquirir dobleces que podrían dar lugar a tropezones y deterioro del recubrimiento. En estos casos, lo más conveniente es proceder a la fijación de la moqueta en estos sitios. La moqueta, puede retenerse, en estos casos, y tal como veremos más detalladamente luego, por medio de fijaciones empotradas en el suelo, con el consiguiente clavado o atornillado; o bien mediante unas tiras acanaladas que cubran toda la anchura del vano en que se produce la discontinuidad del suelo.