Posts Tagged centro de bricolage

    Revestimiento de paredes con corcho

    Revestimiento de paredes con corcho
    El corcho es un material decorativo muy apreciado para el revestimiento de paredes y su colocación nc presenta en principio dificultades al neófito que quiera llevarla a cabo.
    No hay que confundir el corche propiamente dicho en forma de placas más o menos gruesas con los papeles que tienen un recubrimiento de una delgadísima chapa de corcho. Este papel de pared adornado con corcho no es otra cosa que una variante más de material para empapelado y su fijación en la pared se lleva a cabo como tal a base de tiras encoladas sucesivamente con una cola celulósica, puesto que el soporte del material es un papel.

    Colocar las moquetas encoladas

    Encolada

    Pero, para poder realizar esta sustitución, es preciso que el aficionado haya tomado la precaución de haber adquirido, en el momento que realizó la colocación, material sobrante para cubrir esta emergencia. Esta previsión es muy importante, ya que no siempre nos será posible lograr una misma entonación de la misma clase de moqueta, una vez haya transcurrido cierto tiempo. Por más garantías que nos pueda ofrecer un suministrador, no podemos ser tan candidos de creer que las tonalidades y tintes serán idénticos al cabo de un tiempo largo (el de la duración normal de la moqueta).
    También es importante señalar que si se tiene que efectuar una sustitución parcial de una moqueta, una vez haya transcurrido un determinado tiempo en que se ha producido mucho desgaste, incluso el pedazo que previsoramente hayamos reservado será distinto del ya gastado, pues el nuevo conservará toda su integridad y lozanía, e incluso el color será más brillante que el de la moqueta usada.
    Para evitar esta dificultad, puede recurrirse a un procedimiento simple y eficaz: usar desde el principio a manera de alfombra el trozo que reservemos para la posible sustitución. De este modo, el trozo evolucionará, tanto en desgaste como en decoloración, con la moqueta colocada, y será más fácil que se identifique si llega el caso de tener que recurrir a él para un apaño. Este trozo, a manera de alfombra, se puede ir colocando alternadamente sobre distintos puestos, de modo que su desgaste corra parejas con el de la moqueta. Así pues, sería desaconsejable emplear tal alfombra permanentemente en un sitio donde hubiera lugar a un mayor desgaste que en otros sitios. Por ejemplo, reforzando una sala de estar.como base de una mesa, etcétera.
    Las moquetas encoladas, sobre todo si esta operación de encolado se ha llevado a cabo eficazmente, presentan un inconveniente en el caso de que por cualquier motivo tengan que ser reemplazadas por otras. El arranque es dificultoso y en algunos casos se tiene que recurrir a disolventes que reblandezcan la cola. Asimismo es difícil y enojoso eliminar los restos de cola que pudieran quedar en el suelo, para cuya eliminación se tiene que recurrir asimismo a un disolvente y auxiliarse de la rasqueta, procurando evitar el que queden restos de cierto grosor, pues éstos se traslucirían a través del nuevo revestimiento. En algunos casos resulta más cómodo extender la cola una vez reblandecida con el disolvente.