Posts Tagged comprar losetas de vinilo

    Telas tapiceria

    El velero es un verdadero competidor de las cremalleras metálicas o plásticas, con la ventaja por su parte de que nunca se producirán atascos mecánicos tal como puede ocurrir con las segundas.
    Normalmente suelen utilizarse tiras del mismo ancho para la mayoría de aplicaciones (cierres de fundas, de prendas, de cojines, retenciones de alfombras, cortinas, etc.). Sin embargo, cabe además otra solución: emplear dos anchos para conseguir una misma línea de retención o fijación, con la ventaja de que debido a que una de las tiras es más ancha, siempre ofrece mayores posibilidades de quedar retenida en el caso de que por atirantar la tela ésta alargase y no hubiera coincidencia del velero y del astracán, debido al desplazamiento de uno de ellos. Este uso de dos anchos queda, por otra parte, compensado ya que es indistinto el que sea de mayor ancho el velero que el astracán. El metraje en longitud será el mismo, bastando alternar los anchos.
    El velero, además de su forma simple textil, puede ofrecerse con una capa de adhesivo reactivable con acetona o toluol. Este adhesivo es resistente a la acción del agua y del petróleo y soporta temperaturas hasta 120°. Este adhesivo será indicado para pegar sobre soportes rígidos, maderas pintadas o sin pintar, acero o metales pulidos, laminados plásticos, etc. Después de impregnar la cara donde va el adhesivo se dejan transcurrir unos segundos para que el adhesivo se reblandezca y pueda aplicarse sobre la superficie que lo ha de recibir (naturalmente, previamente limpiada y desengrasada).

    Perfiles plásticos especiales

    Perfiles plásticos especiales
    En otros países existen dos o tres variedades de estos sistemas los cuales no han conseguido lograr aquí una introducción y divulgación eficiente (salvo el sistema Velero cuyas tiras son bien conocidas, aún cuando su principal campo de aplicación parece hasta ahora haberse centrado más en la confección que en la decoración y el tapizado). Dejaremos para el final la aplicación del Velero en el terreno que ahora nos ocupa y pasaremos a dar una breve descripción de aquellos sistemas que hasta ahora no han logrado una buena acogida en nuestro país.
    Todos estos sistemas se fundan en el uso de unos perfiles plásticos, los cuales (según diversos procedimientos patentados) son aptos para admitir los bordes de las telas que han de cubrir todo un lienzo de pared.
    Estas tiras se disponen en los extremos de las paredes a recubrir, de manera análoga a los listones a los que nos hemos referido anteriormente.

    Textura paredes

    Proceder a la fijación del primer panel que debe ser precisamente el que se opone a la puerta de acceso a la habitación. El grapado se realiza siguiendo el método anterior pero cuidando de que en lugar de grapar la tela de los verticales sobre la superficie, ello se realiza en las paredes contiguas, junto
    al ángulo.

    Bricolage on line

    Encolado de la pared con uso de rodillo. En este caso, se utiliza una cola especial para revestimientos de pared con papel-moqueta.
    Una vez encolada la zona correspondiente a la primera tira se presenta en la parte superior, y una vez asegurados de su aplomado se deja caer
    el rollo. La tira de moqueta o papel-moqueta se fija sobre la pared de maner? análoga a como se realiza con una tira de papel, procurando que las dos superficies que entran en contacto mediante la cola queden adheridas pasando la mano sobre el revestimiento.
    Análogamente a como se realiza en un empapelado se tendrán que realizar los cortes necesarios para alojar los cuerpos salientes que puedan existir en la pared.
    Si hay que emplear cola de contacto es preferible utilizar una espátula dentada para repartir la cola sobre la pared o sobre el reverso de la moqueta.
    Los orillos de las tiras tienen que ser objeto de mucha atención para lograr una junta perfecta. Realizar un palmeado a lo largo de la línea de unión.

    Colocación de parqués

    El huelgo que pueda quedar junto a la pared se rellenará con tiras de corcho.
    Se utilizará el mismo procedimiento si hay zócalos de obra en las paredes.
    En cambio, cuando las baldosas lleguen a un junquillo o tapajuntas de puerta, resultará mucho más cómodo aserrar éste y pasar la baldosa por debajo que realizar un recortado del contorno del junquillo.
    La solución de continuidad a que da lugar el extremo de un parqué sobre el pavimento existente generalmente se soluciona con un listón que entregándose por un lado de su anchura con el parqué va disminuyendo de grosor hasta quedar a unos 4-5 mm del suelo por el otro lado. Su anchura puede ser variable. Cuando la diferencia de nivel se produce en el umbral de una puerta, lo más normal es que dicho listón tenga igual anchura que el grosor del marco y se encaje en los rebajos del mismo.
    Colocación de parqué en forma de baldosas recurriendo a un adhesivo para fijarlas definitivamente en el suelo.
    Momento en que se está colocando un panel de parqué para ir rellenando sucesivamente la superficie que hay que revestir.
    Taco provisto de una ranura gracias al cual será más cómoda la colocación de los elementos de parqué flotante y no se producirán daños en la lengüeta de la baldosa que se comprime contra el resto.
    Este taco se realizará fácilmente con ayuda de la sierra circular, ya sea utilizando el dispositivo de oscilación o bien, si se carece de él, realizando un par o tres de pasadas contiguas.
    Para facilitar el ensamblado de las baldosas y no dañar la lengüeta, es aconsejable utilizar un taco de madera o de plástico en forma de horquilla cuya abertura en grosor y profundidad corresponda en forma hembra con el resalto y rebajo de la baldosa que se vaya a emplear. La profundidad de la ranura es mejor que tenga 1 o 2 mm más que el saliente de la lengüeta.
    A título de orientación se acompaña un croquis de esta pieza que uno mismo puede realizar, ya sea con un trozo de aglomerado o de trozo de nilón o de PVC, llevando a cabo la ranura con una sierra circular oscilante (en una sola pasada) o con otra sierra circular normal (realizando varias pasadas consecutivas).

    Diversas muestras de corcho empleado para revestimientos

    Diversas muestras de corcho empleado para revestimientos. Además de utilizar el corcho con sus infinitasvariedades de presentación, según se lleve a cabo el aglomerado y el encolado de los diversos sistemas de obtención, existen también placas con caras chapeadas de maderas nobles y con metales. Esencialmente la obtención c aglomerado de corcho no es otra  sa que una trituración de las par de corcho y de la cocción de las pai culas obtenidas mediante vapor agua. Con ello se consigue una ag tinación de dichas partículas sin c haya que intervenir ningún otro p ducto conglomerante o adhesivo. I ello los conglomerados de core conservan sus propiedades originales.
    En función del tamaño de las p tículas, de la manera que se log: (por trituración o por cepillado), la parte de la pana de donde se ob nen (las más desmenuzables del terior o bien las más blancas y r compactas del interior) y asimis de la clase de corcho (de primer segundas extracciones) se log ahora una cantidad de produc que si bien continúan siendo est tamente corcho genuino, tienen aspecto y una presentación muy versos.
    La elaboración de ciertos productos de corcho en forma de placas l o menos gruesas dio lugar a un mer aprovechamiento con final des decorativas y de revestirme] aparentes, más allá de su utilizai como rellenos aislantes que lueg recubrían.
    Este primer aprovechamiento mo material de acabado no acab cuajar debido quizás a la reía monotonía de la textura aparent los aglomerados de poco grosor tono negruzco de las placas qu utilizaban para aislamiento. Por parte, la adhesión de las placas I suelos y paredes o techos no p conseguirse de manera eficaz y mismo los tratamientos superfic de protección quedaban circun tos a encáusticos o a barnices carecían de buen agarre sobr corcho.
    Quizás este relativo fracaso ii a los fabricantes y elaboradore: corcho los cuales han logrado unrie de productos que no pueden ser precisamente acusados de monotonía ya que existe ahora una gama muy variada y atractiva de derivados del corcho. Por otra parte y tal como ya se ha apuntado anteriormente, las colas de contacto y los barnices sintéticos han acabado de consolidar este nuevo relanzamiento del corcho y de todos sus productos.

    Colocación de revestimientos plásticos

    Es muy importante atenerse a las normas i¡ dicadas por los fabricantes en la colocación de revestimientos plásticos, cualquiera que sea s clase. Generalmente, los fabricantes suelen pn porcionar unos folletos en los que se indican l mejor manera de proceder a la fijación de su productos y asimismo, para conseguir una bus. na adherencia con cada tipo de suelo. Cada fa bricación posee unas características particuk res por lo que hace referencia al material básia y a las eventuales cargas que se hayan podick incorporar.
    Aun cuando el tipo de cola utilizado pertenecí al conocido vulgarmente como adhesivo de contacto, también de ellos hay muchas formulaciones con diferenes clases de disolventes, algunos de las cuales podrían ser nocivos para determinado tipo de material.
    Solicitar, por lo tanto, al vendedor las normas que para colocación y encolado ha preparado e! fabricante.