Posts Tagged cortina para oficina

    Cortinas para oficinas

    Cortina para oficina tapa-todo.
    El concepto de una cortina colgante es una buena ¡dea para poner en práctica en nuestro rincón de debajo de una escalera, una solución razonablemente económica y hecha a medida para nuestro ángulo. De hecho es una idea que se puede ver en algunas superficies y comercios que venden mobiliario de oficina y que sugieren aprovechar estos tipos de rincones para montar nuestra pequeña oficina o despacho en casa. Esta cortina deberá ser fácil de poner y quitar, ya que su gracia reside en la posibilidad de poder cubrir en cualquier momento esa zona de estar o ese despacho desordenado.
    La cortina en sí es un trozo de lona cortado a medida del hueco, y unos ojetes de metal que nos permitirán colgarla de los clavos colocados en la parte inferior de la escalera. La lona es de algodón de color natural, y hemos escogido utilizar este material porque es grueso, resistente y se mantiene liso y con cuerpo.
    Materiales:
    • Tejido de lona de algodón.
    • Ojetes de metal.
    • Hilo a juego.
    • Clavos de gancho para pared.
    • Tacos para pared.
    Instrucciones:
    1. Marca un triángulo en la pieza de tejido con una regla larga-a ser posible de metal- y un lápiz. Deja 2 cm de margen en los bordes del triángulo para poder coserla y corta la pieza.
    2. Coloca los ojetes de metal en la zona del triángulo que corresponde al tramo de la escalera. Nosotros hemos dejado una distancia entre uno y otro de 30 cm y 2 cm de borde.
    3. Coloca la pieza de tela de la misma forma como irá colgada en la escalera y marca con un lápiz el lugar donde coinciden los ojetes de metal, ya que allí será donde colocarás los ganchos. Haz los agujeros y coloca los tacos y los clavos de gancho. Este paso has de hacerlo con mucha paciencia y atención, ya que si no coinciden perfectamente, la cortina no quedará bien tensada y se verán pliegues.
    También puedes utilizar una tela a juego para decorar la cortina. Probablemete en este caso necesitarás dos o tres anchos de tela para darle más volumen o grosor. Cóselas por el reverso y, a continuación, les das la vuelta. El resto del proceso es idéntico. Otra idea puede ser hacer una cenefa en tonos muy contrastados, con retales, y añadirla a los bajos de la cortina.