Posts Tagged de la loseta

    Telas tapiceria

    El velero es un verdadero competidor de las cremalleras metálicas o plásticas, con la ventaja por su parte de que nunca se producirán atascos mecánicos tal como puede ocurrir con las segundas.
    Normalmente suelen utilizarse tiras del mismo ancho para la mayoría de aplicaciones (cierres de fundas, de prendas, de cojines, retenciones de alfombras, cortinas, etc.). Sin embargo, cabe además otra solución: emplear dos anchos para conseguir una misma línea de retención o fijación, con la ventaja de que debido a que una de las tiras es más ancha, siempre ofrece mayores posibilidades de quedar retenida en el caso de que por atirantar la tela ésta alargase y no hubiera coincidencia del velero y del astracán, debido al desplazamiento de uno de ellos. Este uso de dos anchos queda, por otra parte, compensado ya que es indistinto el que sea de mayor ancho el velero que el astracán. El metraje en longitud será el mismo, bastando alternar los anchos.
    El velero, además de su forma simple textil, puede ofrecerse con una capa de adhesivo reactivable con acetona o toluol. Este adhesivo es resistente a la acción del agua y del petróleo y soporta temperaturas hasta 120°. Este adhesivo será indicado para pegar sobre soportes rígidos, maderas pintadas o sin pintar, acero o metales pulidos, laminados plásticos, etc. Después de impregnar la cara donde va el adhesivo se dejan transcurrir unos segundos para que el adhesivo se reblandezca y pueda aplicarse sobre la superficie que lo ha de recibir (naturalmente, previamente limpiada y desengrasada).

    Perfiles plásticos

    Estas tiras o perfiles plásticos se fijan a la pared por medio de encolado, grapado o por ambos sistemas a la vez.
    Toda la particularidad de estos procedimientos estriba en la mayor o menor facilidad para introducir la tela a lo largo de los perfiles en unos alojamientos que gracias a unos baquetoncillos o a que otro perfil insertado en el alojamiento principal logra la retención y el tensado de la pieza de tela desde cada uno de los lados.
    Acompañamos a título de orientación una sección de cómo en uno de estos procedimientos especiales se consigue la retención y tensado de la tela.
    Otro procedimiento logra este mismo propósito por inserción de los bordes de la tela en una ranura del mismo perfil que se halla provisto como de una especie de grapillas de retención.

    Vinilos paredes

    Recortada la tela que corresponde a la pared b) se retiene con unas cuantas grapas con la cara buena contra la pared ya tapizada, a). A continuación, se grapa a lo largo de toda una lista de 5 cm el nuevo lienzo por la parte del revés y junto al ángulo de la pared ya recubierta, a).

    Bricolage on line

    Encolado de la pared con uso de rodillo. En este caso, se utiliza una cola especial para revestimientos de pared con papel-moqueta.
    Una vez encolada la zona correspondiente a la primera tira se presenta en la parte superior, y una vez asegurados de su aplomado se deja caer
    el rollo. La tira de moqueta o papel-moqueta se fija sobre la pared de maner? análoga a como se realiza con una tira de papel, procurando que las dos superficies que entran en contacto mediante la cola queden adheridas pasando la mano sobre el revestimiento.
    Análogamente a como se realiza en un empapelado se tendrán que realizar los cortes necesarios para alojar los cuerpos salientes que puedan existir en la pared.
    Si hay que emplear cola de contacto es preferible utilizar una espátula dentada para repartir la cola sobre la pared o sobre el reverso de la moqueta.
    Los orillos de las tiras tienen que ser objeto de mucha atención para lograr una junta perfecta. Realizar un palmeado a lo largo de la línea de unión.

    Colocación de parqués

    El huelgo que pueda quedar junto a la pared se rellenará con tiras de corcho.
    Se utilizará el mismo procedimiento si hay zócalos de obra en las paredes.
    En cambio, cuando las baldosas lleguen a un junquillo o tapajuntas de puerta, resultará mucho más cómodo aserrar éste y pasar la baldosa por debajo que realizar un recortado del contorno del junquillo.
    La solución de continuidad a que da lugar el extremo de un parqué sobre el pavimento existente generalmente se soluciona con un listón que entregándose por un lado de su anchura con el parqué va disminuyendo de grosor hasta quedar a unos 4-5 mm del suelo por el otro lado. Su anchura puede ser variable. Cuando la diferencia de nivel se produce en el umbral de una puerta, lo más normal es que dicho listón tenga igual anchura que el grosor del marco y se encaje en los rebajos del mismo.
    Colocación de parqué en forma de baldosas recurriendo a un adhesivo para fijarlas definitivamente en el suelo.
    Momento en que se está colocando un panel de parqué para ir rellenando sucesivamente la superficie que hay que revestir.
    Taco provisto de una ranura gracias al cual será más cómoda la colocación de los elementos de parqué flotante y no se producirán daños en la lengüeta de la baldosa que se comprime contra el resto.
    Este taco se realizará fácilmente con ayuda de la sierra circular, ya sea utilizando el dispositivo de oscilación o bien, si se carece de él, realizando un par o tres de pasadas contiguas.
    Para facilitar el ensamblado de las baldosas y no dañar la lengüeta, es aconsejable utilizar un taco de madera o de plástico en forma de horquilla cuya abertura en grosor y profundidad corresponda en forma hembra con el resalto y rebajo de la baldosa que se vaya a emplear. La profundidad de la ranura es mejor que tenga 1 o 2 mm más que el saliente de la lengüeta.
    A título de orientación se acompaña un croquis de esta pieza que uno mismo puede realizar, ya sea con un trozo de aglomerado o de trozo de nilón o de PVC, llevando a cabo la ranura con una sierra circular oscilante (en una sola pasada) o con otra sierra circular normal (realizando varias pasadas consecutivas).

    Corcho empleado para revestimientos de paredes y suelos

    Otras muestras de corcho empleadas para revestimientos de paredes y suelos, cuyo aspecto, colorido y textura da lugar a un gran surtido de modelos.
    Máquina combinada de dos discos desierra con la cual se cortan perfectamente a escuadra las piezas o losetas de corcho.El corcho, además de ser un producto natural y de poseer extraordinarias cualidades de aislamiento térmico y de absorción acústico, acumula una gran resistencia mecánica, un comportamiento excelente frente a la humedad (del que carecen todos los otros materiales aislantes), tiene una extraordinaria estabilidad dimensional, muy buena resistencia al íuego, ausencia de gases tóxicos desprendidos por combustión, gran resistencia a los agentes químicos y por lo tanto a la mayoría de productos domésticos (álcalis, cáusticos, ácidos, etc.) y difícilmente atacable por insectos y microorganismos.
    Es comprensible que ante estas extraordinarias cualidades a las que hay que añadir el precio (inferior o equivalente al de cualquier otro producto de revestimiento o aislante), el no depender de productos de importación, ya que el corcho es precisa mente una de las riquezas naturales de los países mediterráneos, es comprensible, decíamos, que, el corcho goce de un apoyo estatal en lo que se refiere a su promoción y utilización.

    Colocación de revestimientos plásticos

    Es muy importante atenerse a las normas i¡ dicadas por los fabricantes en la colocación de revestimientos plásticos, cualquiera que sea s clase. Generalmente, los fabricantes suelen pn porcionar unos folletos en los que se indican l mejor manera de proceder a la fijación de su productos y asimismo, para conseguir una bus. na adherencia con cada tipo de suelo. Cada fa bricación posee unas características particuk res por lo que hace referencia al material básia y a las eventuales cargas que se hayan podick incorporar.
    Aun cuando el tipo de cola utilizado pertenecí al conocido vulgarmente como adhesivo de contacto, también de ellos hay muchas formulaciones con diferenes clases de disolventes, algunos de las cuales podrían ser nocivos para determinado tipo de material.
    Solicitar, por lo tanto, al vendedor las normas que para colocación y encolado ha preparado e! fabricante.

    Lugares en donde se puede colocar una moqueta

    No existe en realidad una respuesta taxativa o limitativa respecto a los lugares en los que se puede colocar una moqueta. Existe, por una parte, unos materiales, las moquetas, con unas condiciones de resistencia más o menos concretas ver más adelante las diferentes clases de moquetas homologadas, pero también hay, por otra parte, un usuario que no debe esperar milagros acabando, con un mal trato continuado, con aquellas condiciones de resistencia.
    Hay quien venciendo incluso pareceres disuasorios han instalado una moqueta en el cuarto de baño y han podido gozar durante toda la vida de la moqueta, el placer de pisar descalzo el suelo del mismo… habiendo tomado siempre una serie de precauciones para evitar que se produzcan salpicaduras sobre el suelo o que las eventuales e incluso las inevitables queden contrarrestadas.
    Evidentemente, una moquete se utilice en un cuarto de baño ser imputrescible, tanto en lo q refiere a las fibras de su haz co: los materiales que constituyen s vés. Debe ser una moqueta qu quede empapada en caso de que ga agua sobre ella. El soporte d puma debe ser compacto, secar damente y mantenerse insensib agua ya sea fría o caliente.
    Solamente las moquetas totah te hechas a base de materiales s ticos responden a estas exigen Por otra parte, y prudentemente rá preferible utilizar una coloca libre o ayudada por unas tiras.