Posts Tagged estructuras

    Accesorios y cuerpos salientes

    Accesorios y cuerpos salientes. Desmontar (si ello es factible) el accesorio. Presentar la placa al lado de la caja o del cuerpo saliente y determinar los lados horizontales del
    agujero que habrá que practicarse. A continuación, proceder a fijar las líneas verticales, cuidando que la baldosa quede alineada con
    la hilada a la que corresponda. Recortar la parte marcada y encolar la baldosa de manera que correspondan los agujeros. Volver a colocar la placa del accesorio si se ha sacado previamente.

    Materiales plasticos

    La ventaja de operar con perfiles plásticos es la de que cabe la posibilidad de conseguir desarrollos curvados en el caso de convenir. Basta con proceder al recorte de los bordes formando una especie de dentellado.
    Generalmente, la colocación del lienzo de tela empieza por la parte cercana al techo, luego se procede al tensado en la parte opuesta cerca del suelo y finalmente la pared izquierda y a continuación la pared derecha.
    No hay que decir que los espacios entre perfiles pueden rellenarse con un material aislante, el cual protege al propio tiempo la tela en el caso de existir humedades en la pared por infiltración o por condensación.

    Paredes interiores

    La tira de cartón o plástico se grapa a su vez sobre la tela procurando que su lado quede lo más cerca posible del ángulo que forman las dos paredes. Fijar una grapa a través de cartón y tela cada centímetro. Siempre al sesgo.

    Parqué con las tablillas dispuestas en sentido recto

    Parqué con las tablillas dispuestas en sentido recto, unas junto a otras y entregadas contra la pared. La solución de continuidad con ella se ha corregido mediante un zócalo de la misma clase de madera del parqué.
    Una manera de ayudar a evitar el pandeo al hollar la tabla entre ristrel y ristrel es la de colocar entre los listones un aislante a base de fieltro de fibra de vidrio que ayudará a repartir la carga dimensionalmente.
    Las tablas suelen colocarse en toda la extensión a que vienen suministradas empalmando en su extremo el trozo que sea necesario para llegar al otro lado de la habitación. Por regla general, se procura que no haya coincidencia en las juntas de empalme de una y otra tira de entarimado, sino que queden desfasadas. Aparte de que así se conseguirá un mejor efecto decorativo operando de este modo es casi seguro que se aprovechará al máximo el material de revestimiento. Las juntas de empalme deberán coincidir siempre sobre un ristrel.
    Para la fijación de las tablas por medio de puntas existen dos soluciones: la de un clavado diagonal por el canto (válido en este caso para tablas de cantos lisos o machihembrados), o la de recurrir a unas planchetas metálicas.
    Intercalación entre 1 ristreles y el suelo de una capa de i material aislante (o no) que sea re] tivamente elástico.
    Variante del 4 y del que se utilizará con éxito en los pa’ mentos de hormigón.
    Sobre un lecho de beti continuo en aquellos pavimentos donde hay que temer la humed por capilaridad ascendente. El bet se extiende sobre una capa de are suelta.
    Sobre un revestimk to de tablero de fibras o de agióme] do que descansa a su vez sobre lecho de betún. Muy apto para suel húmedos.

    Variada oferta de productos de corcho

    Actualmente cabe elegir entre una muy variada oferta de productos de corcho, todos los cuales serán excelentes materiales de revestimiento (de suelos, paredes y techos) y que ofrecen al propio tiempo una gran simplicidad de colocación y de acabado superficial para contrarrestar uno de los pocos inconvenientes del corcho: el ser afectado por manchas (grasas, tintas, etc.) si carece de una protección eficaz.
    Esquina de una pared en uno de cuyos lados se ha utilizado un aglomerado de granza media y en la otra cara del ángulo unas losetas también de corcho pero revestidas a su vez con una chapa de madera.
    El corcho puede utilizarse como una chapa de madera para revestir muebles de todas clases. En este caso se trata de un mueble metálico de oficina.

    Fijación de los revestimientos plásticos

    Su colocación se realiza de manera análoga a la ya descrita en la aplicación de moquetas a tiras. También en este caso es preferible no querer aprovechar todo el material de los orillos, realizando una junta viva con los que vienen acabados de fabricación. Por mucho cuidado que se pusiera en la colocación se producirían inevitablemente desajustes y falta de coincidencia en las juntas, evidenciándose las soluciones de continuidad. Por lo tanto, debe pro-cederse, tal como se ha explicado anteriormente, por medio de superposición de un orillo de una tira sobre el otro colindante de la otra tira.
    El corte se realiza sobre los dos grosores al mismo tiempo, con ayuda de un cúter apoyado contra el canto de una regla metálica según una línea previamente trazada con lápiz. Los sobrantes recortados de una y otra tira se retiran. Acto seguido se levanta uno de los labios de la junta y resiguiendo con un lápiz el canto libre de la otra tira se marca en el suelo una línea recta la cual servirá de guía para centrar la tira autoadhesiva por ambas caras, de modo que quede repartida en su aproximada línea media longitudinal con la línea de lápiz trazada sobre el suelo. La tira autoadhesiva a dos caras se va aplicando del mismo modo que un burlete antoadhesivo, es decir, apuntando el extremo e ir fijándolo a medida que se va levantando el papel protector. Para tener una guía en el tendido se puede fijar un extremo con chinchetas y mantener levantada la tira hasta llevarla hacia el otro extremo y poder así orientarla en el sentido del trazo para después ir descendiendo poco a poco hasta que coincida su parte central con dicho trazo.
    Colocada la tira adhesiva se pegan los orillos de una tira y luego los de la otra haciendo presión con el canto de esta última contra el canto de la primera tira fijada. Para cerciorarse de la buena adhesión de los orillos de las tiras sobre la cinta autoadhesiva se puede pasar sobre la junta un rodillo o ruleta como los empleados para fijar los orillos de papel en la pared.
    Las eventuales ondulaciones que pueda presentar el revestimiento durante los primeros días desaparecen por sí mismas si se ha dejado la debida separación entre el revestimiento y las paredes. En el caso que el material sufriera una dilatación y chocase contra la pared, se pueden ir cortando pequeñas tiras laterales hasta que el revestimiento se allane por completo.

    Tiras vinílicas exclusivamente que carecen de cualquier otro material

    Tiras vinílicas exclusivamente que carecen de cualquier otro material

    Se ofrecen en rollos de anchuras que van desde el metro hasta los 3 m según la procedencia de fabricación. Son de poco espesor (1 mm por regla general) y bastante flexibles. Por lo tanto, traslucen todas las irregularidades que puedan existir en un suelo. Solamente es recomendable colocarlas en una base de perfecta pla-nitud.