Posts Tagged losetas de suelo

    Fijación sobre listones

    Fijación sobre listones
    En el caso que por mal estado de la pared las grapas no retuvieran eficazmente la tela o saltasen cuando al tensarla se hayan fijado, lo mejor es recurrir al sistema tradicional que se había utilizado antes de que las herramientas de grapar se hubiesen perfeccionado y divulgado: montar un enmarcado a base de listones fijados por medio de tacos expandibles.
    Estos listones se reunirán simplemente a tope y no es necesario llevar a cabo ningún labrado para ajustar las uniones y encuentros.
    En algunos casos, los listones se podrán fijar por simple hincado de puntas de acero, sin tener que recurrir al uso de tacos y llevar a cabo toda una serie de perforaciones con accesorio de percusión.
    También en algunos otros casos puede caber el retener los listones por medio de cola de contacto.
    Sin embargo, antes de confiar en cualquiera de estos dos últimos sistemas es conveniente realizar unas pruebas para tener la garantía de que los listones quedarán cabalmente retenidos para que puedan luego
    recibir las tensiones y grapado de la tela.
    Los listones deben formar un marco que recorra todo el contorno que ha de cubrir el tapizado. En los ángulos se colocarán un listón en cada una de las paredes contiguas.

    Dónde se puede colocar un parqué o un entarimado

    Tanto si se trata de un revestimiento a base de baldosas (parqué) o de tablas (entarimado o entablado), la colocación se podrá realizar sin refecciones (salvo algunas muy exageradas que conviene contrarrestar para evitar un mayor deterioro) sobre cualquier pavimento aunque se halle defectuoso: hormigón con rajas, embaldosado con grietas y desportillados y con mucho desgaste superficial, sobre terrazos y mosaicos hidráulicos en mal estado, sobre anteriores entarimados o parqués, revestimientos plásticos deteriorados, moquetas sucias o agujereadas, etc.
    A esta lista citada que no es exhaustiva hay que añadir la de los revestimientos con parqués y entarimados sobre pavimentos en buen estado pero que, por las razones que sea, interesa revestir o cambiar el aspecto que tiene. Como, asimismo, se podrá instalar en un suelo nuevo que carezca de pavimento final pero disponga de un solado con cemento reciente…
    El parqué y el entarimado permiten también ser colocados sobre un recubrimiento aislante de muy diferentes clases.
    La principal característica de estos revestimientos tal y como suelen ser ofrecidos por el fabricante es que la mayoría de ellos y los que interesan al aficionado ya vienen acabados (cepillados, lijados y barnizados), que no son difíciles de colocar y que en muchos casos —en función del sistema que se ofrece— ni se precisarán clavos ni cola. Por otra parte, los trabajos preparatorios no son tampoco largos ni costosos. Exigen, eso sí, un cierto orden y meticulosidad en el desarrollo de los mismos.
    Por otra parte, son muy adecuados en aquellos sitios en donde las condiciones contractuales exigen respetar la naturaleza de los materiales de revestimientos existentes ya que es posible, en muy poco tiempo, volver a dejar en su estado primitivo, el suelo original y aprovechar los materiales en otro lugar.
    El desembolso que suponen no es extraordinario si se tiene en cuenta el que se eliminan toda una cantidad de trabajos preparatorios, cuando no se prescinde totalmente de ellos y, por lo tanto, el dinero desembolsado se consagra prácticamente a la parte visible y a la decoración que ofrecen.