Posts Tagged martillo de carpintero

    Martillo de albañil

    La maceta de albañil tiene ambos lados de la cabeza iguales (de sección cuadrada, , pero con las aristas achaflandas, como la que se ve en la ilustración, o también en forma casi piramidal con la base mayor en los extremos). Se emplea para hincar clavos grandes así como para asentar ladrillos (muchas veces con el mango). También se utiliza para picar contundentemente contra cinceles en el labrado y partido de materiales pétreos. Este martillo fue también la herramienta que usaban los enlosadores para asentar adoquines, pero en este caso solía tener una pena plana y ancha que servía, a manera de azada, para excavar la arena, en tanto que el cotillo se usaba para asentar. El peso de las macetas es siempre importante (de 800 a 2.000 g) y su mango es de madera. La martellina de albañil es más parecida al martillo corriente pero con la pena rectangular. Su peso varía entre 400 y 900 g. Los mazos tienen la misma forma pero su peso es mucho mayor (de 3.000 a 8.000 g); el mango es de madera y muy largo, para que se pueda asir con ambas manos a la vez.

    Martillo de ebanista

    El martillo de ebanista es muy parecido al anterior y se distingue de éste solamente por su pena asimétrica, como deprimida; su peso se halla comprendido entre los 200 y los 600 g. En cambio, el martillo de carpintero o de orejas es de acero forjado, tiene el cotillo casi en forma de tronco de cono o de pirámide y la pena está recurvada y hendida (para arrancar clavos), siendo su peso mucho más importante (de 400 a 800 g); su mango continúa siendo de madera o, más raramente, de metal con goma, en cuyo caso puede ser tubular y soldado a la cabeza para evitar que pueda salir disparado en ciertos trabajos.