Posts Tagged mesas de mosaico

    Mesa de mosaico

    Los materiales que se citan son los necesarios para una mesa de 48 cm x 96 cm.
    Se necesita:
    Una hoja de papel de 48 cm x 96 cm.
    Un tablero de aglomerado o madera laminada de 1,25 cm de grosor y de 48 cm x 96 cm.
    0,30 litros de pegamento de acetato de polivinllo, que una vez disuelto en agua se vuelve impermeable.
    Dos sacos de 3 kg de cemento Portland.
    Un recipiente grande para mezclar el cemento, por ejemplo un barreño viejo de plástico.
    Una paleta.
    Un peine para pasta (optativo).
    Trapos viejos y guantes de goma para las manos sensibles.
    Frascos de cristal para guardar las teselas.
    Un lápiz de punta gruesa y una regla.
    Cinta adhesiva y pegamento para papel.
    Cera de silicona o barniz para muebles.

    La mayoría de estos materiales (pegamento, paleta, pegamento polivinílico) se compran en droguerías o en tiendas de trabajos manuales. El tablero se puede comprar en una tienda de trabajos manuales o en u na carpintería. Aunque en la tienda digan lo contrario, nunca conviene que sea de madera mala porque se acaba combando. Los tableros laminados están muy indicados, pero salen caros.

    Preparación.
    Colocar cada color de teselas en un frasco distinto, para encontrar siempre el que se necesita cuando se está trabajando. Elegir una zona de trabajo adecuada, en la que se pueda dejar el mosaico un cierto tiempo (las etapas engorrosas vienen después). Colocar el tablero sobre una mesa de trabajo y pegar sobre él con cinta adhesiva la hoja de papel.
    Realización del dibujo. Hacer primero el dibujo a escala en una hoja de papel cuadriculado. Dividir luego el papel sobre el que se va a trabajar en cuadrados que representen cada uno una pieza del mosaico. Como las dimensiones de la mesa son 48 cm x 96 cm y cada tesela mide 2 cm. se podría pensar que el mosaico lleva 48 cuadrados a lo largo y 24 a lo ancho, pero no es así, ya que hay que dejar un espacio entre cada dos para el cemento.
    Por lo tanto, dividir el papel en 46 cuadrados a lo largo y 23 a lo ancho. Asi cada cuadrado será una fracción mayor que 2 cm, y la diferencia se cubrirá haciendo las rayas con un lápiz de punta gruesa. Aunque el sistema parezca poco preciso, a medida que se trabaje se irá comprendiendo su utilidad. Una vez terminada la retícula, rellenar a lápiz los cuadrados del dibujo, empleando si se desea los mismos colores. Después puede empezarse a colocar las teselas.

    Colocación de las teselas.
    Las teselas no se colocan directamente sobre el cemento, sino que cada cara anterior se pega con pegamento al papel y luego se coloca el conjunto entero contra el cemento, aunque es una forma mucho más sencilla de trabajar, supone hacer la primera parte por el reverso. El mosaico queda boca abajo, con las caras reticuladas hacia arriba. Como el diseño ofrecido en este capitulo no tiene arriba y abajo ni izquierda y derecha, no hay que preocuparse por este tema al trabajar en el reverso.
    Empezar en la esquina superior izquierda del papel. Coger las piedras de mosaico una a una y poner un poco de pegamento en su cara plana, es decir, anterior. Colocarlas en su sitio sin vacilaciones, con la cara anterior hacia abajo y dejando entre tesela y tesela la línea gruesa hecha a lápiz. No conviene usar mucho pegamento, porque el papel se arrugaría o, lo que es peor, se deslizarían las teselas y perderían su lugar en el dibujo.
    Hacer unos 30 cm de esta forma y poner algo pesado sobre el mosaico hasta que se seque, igual que se hizo con los mosaicos de papel y por las mismas razones.
    Antes de colocar cada pieza del mosaico, examinarla con detenimiento. Como se fabrican en serie, algunas tienen defectos y aunque parte del encanto de un mosaico radica en que el diseño quede un tanto irregular, hay que rechazar las teselas de bordes desiguales o de esquinas rotas. Estas piezas defectuosas pueden ser de utilidad cuando se tengan que partir las teselas. Una vez que esté colocado todo el mosaico, dejarlo un día o dos bajo algo pesado para tener la seguridad de que está completamente seco.