Posts Tagged moquetas en el

    Mantenimiento y conservación de revestimientos plásticos

    Una misma tira adhesiva servirá para recibir en cada una de sus dos mitades las partes inferiores de dos trozos de revestimiento que se tengan que unir. Manera de disponer las tiras adhesivas en el lugar correspondiente a una esquina saliente, tanto si el revestimiento es de una sola pieza como si se compone de dos trozos diferentes.
    Si bien, en principio, el mejor mantenimiento de un revestimiento plástico, cualquiera que sea su naturaleza, es un fregado con agua clara o adicionada con algún detergente suave —no cáustico— es conveniente tener presente cada una de las tres principales clases para un mejor resultado de lo que a cada una de ellas les conviene.
    Pero más allá de estas instrucciones particulares hay unos principios generales que siempre serán en beneficio de cualquier clase de revestimiento. 1. Para evitar los rayados ocasionados por granos de arenas que puedan aportarse con el calzado, colocar un felpudo a la entrada de la casa para restregar aquél.
    2. Evitar el punzonado que pueden ejercer algunas patas de muebles descansando todo su peso sobre el revestimiento.
    En primer lugar se evitarán las aristas rectas cortantes, arromándolas. Luego convendrá incorporar a la base unos grosores de plástico blando o de caucho, preferiblemente que rebasen los cantos de la pata, con el fin de aumentar la superficie de contacto. Las conocidas cápsulas de metal semiesférico que rematan las patas de algunos muebles estropean un revestimiento pues presentan una superficie de contacto muy pequeña.
    Poner atención también a las patas de muebles a base de tubo metálico, cuyas zapatas de plástico, si bien aminoran el efecto de cizallado continúan siendo cortantes.
    Veamos ahora cuales son los tratamientos especiales que requieren cada uno de los tipos de revestimientos plásticos:
    A. El linóleo. Además de una limpieza con una bayeta húmeda pasado con cierta regularidad o cada vez que se produzca un ensuciado fuera de lo corriente (especialmente en días de lluvia, si no se ha tomado la precaución de limpiar bien el calzado antes de entrar en la casa) será conveniente pasar un trapo impregnado en aceite de linaza cada tres o cuatro meses y frotar luego con una gamuza.
    Es preferible utilizar el aceite de linaza cocido.

    Parches moquetas

    Habrá ocasiones en que lo dilatado de la mancha o el fracaso en las acciones que se hayan llevado a cabo, recomienden la colocación de un parche, sustituyendo la parte afectada por otro trozo si se dispone con previsión del mismo.
    En otras ocasiones, los parches serán necesarios por haberse producido un daño material (una quemadura, un desgarrado con pérdida de material, etc.).
    Pero como sea que ésta es muy análoga a la que se emplea para colocar un parche en un empapelado y para la sustitución de una parte de un revestimiento plástico, remitimos al lector para mayor ampliación al proceso que se detalla con ilustraciones más adelante….

    Manchas solucion en las moquetas

    Hay que actuar inmediatamente que se haya producido una mancha.
    De una manera general, hay que tamponar sin restregar y procurar eliminar la parte más importante de la mancha utilizando papel absorbente o un trapo limpio.
    Actuar luego con los medios adecuados para contrarrestar, de la manera más eficaz, la mancha en función de su origen.
    En los arpiculos siguientes se ofrece un cuadro bastante exhaustivo de las principales clases de manchas que se pueden producir en la vida doméstica, indicando los medios y la manera de proceder para conseguir su eliminación.
    Téngase presente que muchas bebidas (café, té, coca-cola, jugos de frutos, etc.) contienen taninos que si se oxidan con el aire y con el calor toman una coloración parduzca que será indeleble, sino se contrarresta rápidamente.
    Actuar asimismo rápidamente contra orines y vómitos, los cuales provocan con el tiempo una decoloración de las fibras.

    Adherir losetas de moqueta

    Para adherir cada una de las losetas de moqueta se tendrá que arrancar el papel protector que cubre el envés con el adhesivo. Hay que procurar no tocar demasiado con los dedos dicho adhesivo puesto que queda contrarrestada su acción con el polvo y la grasa de las manos. Una vez desprendido ei papel se pegará la loseta en el suelo tal como se pega un papel en la pared, es decir, pasando la mano por encima para uniformar una adhesión continua de la superficie.

    En una habitación perfectamente recta —como suelen serlo la mayoría— esto! centrales pueden conseguirse por medio dt cordeles que unen en diagonal los cuatro los de la habitación, tal como se ve en la figura continuación, con un lápiz (o instrumento s de marcar) y con ayuda de una regla en línea media de un ángulo de las diagonal