Posts Tagged papeles para empapelar paredes

    Preparación de paredes para ser empapeladas

    La preparación de las paredes.
    Paredes pintadas. No es preciso eliminar la pintura, a menos que esté en muy mal estado y la superficie presente irregularidades. Será necesario, en cambio, limpiarla y desengrasarla especialmente sobre una antigua pintura al aceite. Se frota la pared con papel de lija y se limpia toda la superficie con lejía para que adhiera mejor el papel.
    Paredes escayoladas. El escayolado debe estar perfectamente seco tanto si es reciente como si se ha remozado.
    Se rellenan con masilla los agujeros y las grietas. Se puede emplear una masilla a base de celulosa o de vinilo. Ambos productos pueden adquirirse en una droguería.
    Las masillas a base de vinilo son más caras que las de celulosa pero poseen mayor resistencia una vez han secado. Como masilla celulósica se empleará el mismo producto para encolar el papel (metilcelulosa) y como masilla vinílica un bote de pintura plástica blanca de buena calidad.
    Para conseguir un resultado satisfactorio es conveniente aplicar el relleno en capas sucesivas en pequeñas cantidades, aplicando una capa cuando haya secado la anterior. Se prepara solamente la masilla necesaria para una capa.

    Antes de aplicar la masilla se eliminan los residuos que hayan quedado en los lugares que se desea rellenar. Se raspa hasta descubrir el escayolado original y eliminar toda suciedad. Se aplica la primera capa con una espátula flexible o vieja, procurando rellenar la grieta hasta el fondo. Mientras se seca esta primera aplicación se limpia la espátula y se elimina el excedente. Se procede de manera análoga en los rellenos sucesivos. Una vez realizado el relleno y haya secado la masilla se lija hasta que la superficie quede igualada con el resto de la pared. Se empleará un papel de lija fino.
    Es importante recubrir la masilla con una capa de yeso antes de colocar el papel para lograr una superficie lisa y al mismo tiempo adherente a la cola usada para la colocación del papel.
    Si se emplea una cola para papel a base de celulosa, ésta misma será la mejor para la capa de preparación. Si, en cambio, se usa la tradicional cola glutinosa o de almidón (o también de vinilo) se elegirá un aparejo adecuado para cada caso. Hay que dejar secar la capa de cola de preparación antes de colocar el papel.

    Paredes empapeladas. Es muy probable que un papel nuevo colocado sobre un empapelado anterior presente problemas, como manchas y ampollas, pudiendo incluso desencolarse ambos papeles.
    Si el papel está muy bien adherido sobre su soporte, como puede ocurrir con un papel vinílico, no hay inconveniente en colocar el nuevo papel sobre el viejo.

    Papeles para empapelar

    Para pintar líneas y hacer elementos gráficos se recurrirá a la cinta engomada de pintor y a papel de diario o papel madera. La cinta engomada (A) bordea el diseño elegido, mientras el papel (B) protege el fondo. Este método permite trabajar cómoda y rápidamente. En la muestra 1 se obsérvala acción de pintar; la   muestra 2 indica el resultado: la franja geométrica sin cinta ni papel.

    Empapelado de paredes

    Se incorporará el azul oscuro a través de la alfom bra y la cortina, el verde muy claro en el tapizado del sillón, verde intermedio en el resto de los asientos. La cortina (al fondo, izquierda) del lugar de comer será también azul pero de intensidad distinta al que decora el rincón de estar. Los muros lisos se pintarán en verde muy claro.