Posts Tagged paredes

    Pared madera

    En el caso de que en pleno panel corresponda un cuerpo saliente se tendrá que realizar un agujero cuyo emplazamiento convendrá establecer cuidadosamente y procurar que su contorno interior corresponda al del accidente resaltante de la pared. En este caso, se hace uso de una sierra de corona.

    Revestimiento con paneles prefabricados

    Siendo imposible dar aqui los por menores de colocación de cada uno de los diversos sistemas de revestimiento con paneles prefabricados, nos limitaremos a la descripción de un determinado tipo que ofrece Ias ventajas de que puede colocarse indistintamente con o sin perfiles horizontales, ya que los paneles pueden descansar, si así se desea, sobre el suelo y protegerlos luego con un zócalo, en tanto que en la parte superior el panei puede fijarse o retenerse directamente o haciendo recurso a un perfil, el cual puede al propio tiempo ser el que retenga el plafón dei techo colocado a la altura que convenga.

    Revestir paredes

    He aqui en estos dos esquemas Ia manera de como poder adosar directamente un panel contra Ia pared y descansado directamente contra el suelo, para ser revestido posteriormente con un zócalo, y asimismo como descansar el panei en Ia parte interior de un perfil L en el caso de que no interese apoyarlo sobre el suelo, o para que debajo dei mismo se quiera colocar un zócalo que quede al mismo nivel superficial o más sobresa-liente, pero de modo que no se tenga que manipular sobre él en caso de restauración o reemplazamiento de un panei danado

    Paredes frias

    Las paredes frías es un fenómeno que se puede dar en cualquier habitación aunque la pared de que se trata no esté expuesta directamente al Norte (es decir, sin otra habitación o vivienda que la proteja). Simplemente puede ser debido a la posición o emplazamiento dentro de la distribución de la vivienda (existencia de un patio, de una habitación poco utilizada y carente de calefacción, etc.). Por regla general, suelen ofrecer estas paredes frías una diferencia de temperatura con respecto de 3 a 4 grados al aire ambiente.
    Debido a su propia estructura, como un material naturalmente caliente el corcho puede ser un eficacísimo corrector de esta pared y proporcionar otra vez bienestar en el interior de la habitación afectada.
    Actualmente existe una gran oferta de productos de corcho para revestimiento de paredes, no solamente en la clase de granulados del aglomerado sino también en la de los tonos.
    Hay asimismo muestras de chapas continuas, de cortezas de primera extracción y muchas combinaciones de texturas y colores.
    Pero además de estos productos de corcho donde dicho material aparece manifiestamente, también hay otros en los que el corcho es meramente un soporte de otro material, como puede ser una madera de calidad o también un metal (cobre, aluminio, etc., en diferentes acabados).

    Pared

    Mientras en el suelo los revestimientos cumplían sus funciones más o menos aislantes en función de su propia naturaleza por acondicionar una habitación respecto a otra que hubiera debajo de ella (otro piso, un subterráneo) o del contacto inmediato con la tierra (en el caso de no haber previsto una cámara de separación), también en las paredes los revestimientos contribuirán a aislar una pieza de las habitaciones vecinas colindantes, ya sea del propio apartamento o de una vivienda o casa ajena (tanto si se ha interpuesto entre ellas una cámara vacía o no) y, asimismo, defenderá el interior de una vivienda de las paredes que por el otro lado dan al exterior, a la intemperie y no a otra habitación interior (aun cuando para defenderlas se hayan previsto dobles tabiques para formar una cámara aislante).
    Al proceder a una revisión de los revestimientos de paredes no insistiremos en aquellos materiales cuya colocación y tratamiento se han tratado extensivamente en todo el capítulo anterior. A lo sumo haremos un toque de atención respecto a una particularidad de dichos materiales cuando se utiliza en paramentos verticales en lugar de ser colocado hori-zontalmente sobre el suelo, si existe una variedad en el tipo de adhesivos o de pegamentos, etc. En cambio, procuraremos suministrar los máximos detalles de colocaciones de materiales hasta ahora inéditos, tal como puede ser el tapizado de paredes con telas, etc.

    Revestimientos de paredes

    Una pared no tiene que sufrir continuamente pesos, roces ni pisadas. No obstante, en algunas partes recibirá alguna acción superficial de roce e incluso tendrá que soportar el peso de un cuerpo que, suspendido, de la propia pared actuará continuamente sobre ella dejando sus huellas. De ello se desprende que los materiales que puedan destinarse para revestir una pared son muchos más que los que se utilizan para revestimientos de suelos, los cuales, esos sí, requieren tener unas características de resistencia importantes.
    Así pues, además de los mismos materiales que hemos visto que se podían utilizar para revestir un suelo (moquetas, plásticos, corcho, madera, materiales pétreos, en sus diferentes versiones y variedades), podrán utilizarse otros para revestir una pared e incluso sin necesidad de que sean tan fuertes, ni tan resistentes. Así, por ejemplo, partimos ya de los recubrimientos de pintura y empapelado que poco aptos son para el suelo salvo en ocasiones excepcionales. Inmediatamente después de estos materiales «frágiles» tenemos versiones de moquetas que en su aplicación sobre paredes son muchos menos fuertes y con menor cuerpo, pues sería una lástima desaprovechar unas cualidades de resistencia y solidez para desempeñar una función que no las requiere. Sobre la pared se pueden aplicar tejidos, más o menos tensos, que no aguantarían mucho tiempo en el suelo al ser reiteradamente hollados. También podrán revestirse las paredes con tableros delgados cuya apariencia externa tenga, en cambio, una importancia decorativa y contribuyan a formar una cámara de aire de aislamiento.

    Adecuación de los pavimentos a revestir

    Aun cuando hemos dicho que un parqué o entarimado permite su colocación sin necesidad de arrancar el pavimento existente, si está muy deteriorado convendrá realizar un simple trabajo de alisado con un producto sellador o nivelador. Los productos selladores son básicamente de dos clases: unos a base de cemento que serán los más adecuados para igualar pavimentos duros, embaído sados hidráulicos o cerámicos y otros que pueden también utilizarse estos mismos objetivos, pero que serán los más idóneos para la igualación de suelos de madera, rellenar sus grietas y eliminar los posibles crujidos que puedan producir al ser pisados.
    Una vez restaurado el viejo pavimento podrá intercalarse entre las baldosas de parqué y el suelo un material aislante que al propio tiempo que hará las veces de cojín amortiguando las pisadas, aportará un ventajoso aislamiento térmico y acústico. Naturalmente, este material tendrá que ajustarse a las exigencias de colocación de cada tipo de baldosa de parqué según que requiera ser encolado o clavado.
    En cambio, cualquiera de ellos podrá convenir como base de un superparqué colocado simplemente por ensamblado de cantos.
    El denominado «superparqué» o «parqué flotante» tiene la ventaja de que no requiere ser fijado
    al suelo por medios mecánicos o cola. En esta figura se muestran dos modelos diferentes en forma de baldosas o de tablas.
    Una muestra de elemento modular de parqué flotante en el que se ve la cara buena ya acabada y el reverso con madera en bruto.

    Suelos de madera revestimiento de suelos

    Suelos de madera.
    El problema de los suelos de madera es que cuando se ha tomado la decisión de revestirlos débese al motivo de su mal estado (como por otra parte ocurre también en el revestido de suelos embaldosados, en los países que no son fríos). Y por lo tanto, para obtener todas las garantías de un buen revestimiento con plástico es obligado proceder a una reparación importante. De todos modos hay que convenir que para lograr un buen revestido, una restauración es, por regla general, mucho más barato que lo que supondría un arreglo del pavimento para dejarlo tal cual es o sustituirlo por otro nuevo…
    La refección en este caso consistirá simplemente en proceder a una planificación y a un relleno de las juntas o de los lugares en donde hubiera falta de material. Para la primera operación puede recurrirse a un acuchillado (muy penoso) o bien a un lijado con máquina (con producción de mucho polvo). Si el suelo se halla en muy mal estado de regularidad superficial, quizá lo más aconsejable es alquilar una máquina lijadora de disco provista de aspirador. Existen ahora accesorios de aspiración que

    Recortes de losetas

    Los recortes se realizan con el papel de protección y una vez comprobado que la pieza ajustada encaja perfectamente, se desprende dicho papel y se pega el trozo de moqueta sobre el suelo.

    Cuando se tenga que ajustar la moqueta contra superficies curvadas o en perfiles irregulares de molduras, será quizá más práctico emplear unas tijeras.

    Cortado de una loseta por el envés haciendo recurso a una escuadra o a una regla para tener la seguridad de que el corte sea recto.

    Presentando la loseta en el suelo después de haber realizado unos cortes rectos en la dirección en que se hallan las patas del radiador. De esta manera se podrá precisar el trozo que hay que eliminar de la moqueta para que rodee la parte inferior de las patas del radiador.