Posts Tagged pavimentos hormigon

    Revestimientos de paredes

    Una pared no tiene que sufrir continuamente pesos, roces ni pisadas. No obstante, en algunas partes recibirá alguna acción superficial de roce e incluso tendrá que soportar el peso de un cuerpo que, suspendido, de la propia pared actuará continuamente sobre ella dejando sus huellas. De ello se desprende que los materiales que puedan destinarse para revestir una pared son muchos más que los que se utilizan para revestimientos de suelos, los cuales, esos sí, requieren tener unas características de resistencia importantes.
    Así pues, además de los mismos materiales que hemos visto que se podían utilizar para revestir un suelo (moquetas, plásticos, corcho, madera, materiales pétreos, en sus diferentes versiones y variedades), podrán utilizarse otros para revestir una pared e incluso sin necesidad de que sean tan fuertes, ni tan resistentes. Así, por ejemplo, partimos ya de los recubrimientos de pintura y empapelado que poco aptos son para el suelo salvo en ocasiones excepcionales. Inmediatamente después de estos materiales «frágiles» tenemos versiones de moquetas que en su aplicación sobre paredes son muchos menos fuertes y con menor cuerpo, pues sería una lástima desaprovechar unas cualidades de resistencia y solidez para desempeñar una función que no las requiere. Sobre la pared se pueden aplicar tejidos, más o menos tensos, que no aguantarían mucho tiempo en el suelo al ser reiteradamente hollados. También podrán revestirse las paredes con tableros delgados cuya apariencia externa tenga, en cambio, una importancia decorativa y contribuyan a formar una cámara de aire de aislamiento.

    Revestimientos cerámicos

    Además de su fijación por medio de aglomerante sobre un pavimento de carácter pétreo, los revestimientos cerámicos pueden igualmente asentarse y consolidarse sobre otros tipos de pavimentos, siempre y cuando se utilice en cada caso el producto aglomerante o adhesivo adecuado. Así se podrá revestir con ladrillos cerámicos un parqué o entarimado, un linóleo o plástico, etc. Habrá ocasiones, por ejemplo en el caso de un entarimado encerado, que se tendrá que proceder a un rascado para eliminar los restos de encáustico y conseguir que el adhesivo tenga un buen agarre sobre el pavimento anterior.
    La principal ventaja de los revestimientos cerámicos del tipo gres es su facilidad de mantenimiento pues basta pasar sobre ellos una fregó húmeda para mantenerlos con to su brillantez y no es necesario rec rrir a otra clase de productos.
    Téngase en cuenta que hay ma ríales cerámicos que son muy rest ladizos, especialmente si el suelo i tá húmedo. En estos casos pudie interesar emplear un producto an deslizante.
    Dos composiciones de pavimentos con dos tii diferentes de losetas cerámicas, utilizando en dos casos una pieza grande (reproducida al rr gen) combinada en cada caso con otra más quena