Posts Tagged revestimientos

    Revestimientos paredes

    Esta última cualidad de relieve es particular de los revestimientos pétreos de pared por oposición a los del suelo que, lógicamente, para tener que aguantar los efectos de la pisada y evitar que se acumulen residuos en las partes deprimidas suelen ser generalmente lisos. Sin embargo, esta particularidad del relieve que hasta ahora casi era considerada como una condición casi exclusiva y como un factor negativo para revestimiento de suelo, ha dejado de tener vigencia absoluta, siempre y cuando los materiales de revestimiento no sean frágiles y permitan el ser pisados sin que se perjudiquen, tal como ocurre con bastantes materiales de fabricación hidráulica.

    Revestimientos interiores

    Hay que tener presente que muchos de estos paneles destinados preferentemente al revestimiento de paredes pueden muy bien ser utilizados (particularmente los que están constituidos por materiales livianos) para revestimientos de techos (falsos techos de pasillos o de habitaciones cuya dimensión más pequeña en anchura corresponde a la longitud del panel).
    Otro inconveniente de estos paneles prefabricados es que la mayoría de ellos no permiten ser inflexionados para poder seguir una superficie curva y, por lo tanto, deben ser utilizados exclusivamente para revestimientos de superficies rectas y planas.

    Revestimientos de paredes

    Revestimientos de paredes con paneles prefabricados
    Otra solución que cada vez posee una más ampliada oferta de variedades es la consistente en el empleo de paneles de mayor o menor anchura y de una altura correspondiente a la media de la mayoría de apartamentos de construcción actual (entre 250 y 270 cm) los cuales vienen ya listos para ser fácilmente fijados a las paredes, ya sea empleando unos perfiles metálicos o unos ristreles también prefabricados.

    Revestimientos madera

    Si se emplean tableros, cualquiera que sea su grosor, el trabajo quedará facilitado si en la parte inferior del rastrel de más abajo se fija un listón que rebase la cara exterior del mismo, y formando como una especie de reborde permita descansar los plafones o tableros en todo su grosor. Este regrueso a manera de galce como sea que luego será enrasado con la cara exterior del plafón, podrá ser disimulado posteriormente recubriéndolo con un zócalo.
    Detalle importante: El rastrel inferior para un revestimiento de madera conviene que se halle a una distancia media del suelo de unos 6 cm. De esta manera no se correrá el riesgo de humedecerlo con fregados y habrá espacio suficiente para que respire la madera.

    Decoracion madera

    Dos maneras existen de fijar los machihembrados en los listones que los amparan: mediante puntas cónicas o gracias a planchetas especiales que se grapan. La plancheta queda completamente oculta.
    Diferentes soluciones para resolver las juntas entre tablas machihembradas que han de constituir un entablado mural.
    El plano superficial formado por rastreles y listones debe estar perfectamente aplomado.

    Madera laminada

    En lugar de tablas acopladas por cualquier tipo de unión o por machihembrado se puede utilizar asimismo tablas de cantos lisos fijadas por medio de clavos o de tornillos en plena cara exterior de la tabla. En la primera solución cabe el recurso de botar las puntas y rellenar los huecos con masilla y en el segundo echar mano de elementos decorativos como ovalillos o tapacabezas de los tirafondos.
    Naturalmente, pueden revestirse paredes también con otros tipos de maderas más anchas que las tablas corrientes y en cambio de menor longitud que toda la altura de la pared para formar una especie de embaldosado.
    Asimismo cabe emplear tiras de tablero, liso o perforado, de fibras de tablero aglomerado (rechapados o plastificados), paneles de estratificados o de tableros de fibras plastificados, etc., etc.

    Colocación de placas de corcho

    En cambio, la colocación de placas de corcho obedece a otros principios que no son los del empapelado y que más bien se acercan a los del embaldosado sobre suelo. Así pues, es en las técnicas descritas a propósito de los revestimientos de suelo con baldosas de corcho donde se tendrán que ir a buscar las principales manipulaciones que hay que realizar.
    Resumiendo:
    Recordemos que los soportes deben estar exentos de polvo, especialmente si se trata de una pared enyesada recientemente.
    Marcar una línea vertical en el centro de la pared con ayuda de una plomada y asimismo otra horizontal que la cruce utilizando un nivel. Esta línea horizontal se hallará a una altura media entre el techo y el suelo, y preferiblemente no debe coincidir exactamente con la línea de visión (1,55 a 1,65).

    REVESTIMIENTOS DE PAREDES CON DISTINTOS MATERIALES

    Desde los simples papeles vinílicos en que el PVC es una capa exterior de un papel hasta los más gruesos materiales espumados o el cushion floor del que antes ya se ha hablado, caracterizado generalmente por ofrecer unos relieves gofrados, toda esta clase de materiales no es otra cosa que una variedad de papel de pared, y su manipulación y trabajo se realiza tal como ya se ha descrito en el tomo correspondiente de PINTURA y EMPAPELADO.
    Bastará tener en cuenta lo que allí se dijo acerca de la clase de soportes sobre los que se va a colocar el material, así como a los trabajos de acomodación y al uso de las colas específicas que sean las indicadas para él.

    Algunas recomendaciones para el encolado

    Superposición de un trozo del mismo material cuyo tamaño sea algo superior al del que ocupa el daño que se quiere corregir. Su forma puede ser cualquiera. Lo que interesa es que la zona que se vaya a corregir quede completamente cubierta con el respuesto.
    Aparte del consejo que anteriormente se ha dado respecto a utilizar la cola recomendada por el fabricante y los consejos que éste pueda dar para llevar a cabo el encolado, conviene recordar que la mayoría de pegamentos utilizados para consolidar los revestimientos plásticos sobre un suelo, son los denominados de contacto o de impacto.
    Estas colas se aplican sobre el suelo (y en algunos casos también sobre el envés del revestimiento), y es aconsejable actuar por zonas cuya cubrición total pueda resolverse con un extendido, pur medio de una espátula dentada, durante un tiempo en que la cola se mantenga fluida y no haya empezado a evaporarse el disolvente.
    El extendido resultará mejor si se efectúa trazando sucesivos arcos que se encabalguen sobre los anteriores.
    Después de la aportación de cola sobre las superficies hay que dejarla «dormir» hasta que habiendo perdido la parte principal de volatilidad del disolvente, se puede tocar la zona impregnada sin que las yemas de los dedos queden con rastros de Cola. Este secado puede ser muy variable en función de la clase de superficie que se cubra, de la temperatura ambiental y asimismo de la clase de cola. Habrá pues que realizar unas pruebas para poder operar con toda seguridad y eficacia.
    En tiempo normal (con poca humedad ambiental y con una temperatura media entre 18° a 22°) esta pérdida de adhesividad al tacto suele hallarse comprendida entre 12 a 15 minutos. Pero repitamos que estas indicaciones son solamente orienta-tivas ya que pueden variar según el tipo de colas y la naturaleza del soporte del revestimiento o de la cualidad del suelo. Las superficies porosas, al absorber parte del disolvente, dan lugar a un más rápido secado que otras más duras e impermeables.

    Proceder a un lijado superficial y Realizar una limpieza con gasolina

    1. Proceder a un lijado superficial.
    2. Realizar una limpieza con gasolina o un disolvente, lo que entraña tener que tomar toda una serie de precauciones: trabajar con una buena ventilación, suprimir todo manantial de fuego o calor. Aún así, después del lavado superficial es recomendable proceder a un lijado.
    3. Proporcionar al pavimento un producto que siendo compatible con los anteriores tratamientos ofrezca luego una buena base de adherencia para la cola que se utilizará. Es el caso de una cola de neopreno disuelta al 50 %.
    A pesar de las orientaciones dadas anteriormente habrá muchas ocasio nes en que el trabajo resultará mucho más rápido e incluso más barato, por lo menos en tiempo, si se procede al recubrimiento del entarimado con unos tableros aglomerados fijados por medio de atornillado al pavimento de madera. En este caso solamente se tendrá que vigilar que no se produzcan vacíos en la parte inferior del tablero que puedan dar lugar a pandeos al ser pisados. Esto puede compensarse fácilmente con calces o listones que compensen la separación y al propio tiempo logren una nivelación del tablero si basta con uno o de los que tengan que intervenir si no basta la superficie de uno solo.

←Anterior